Vestido con Compasión

Era malísima en el juego de “Simón dice”, y eso fue lo que captó mi atención. Yo estaba en el último año de la preparatoria, asistía a la conferencia juvenil de nuestra denominación en julio de 1999. Yo era odioso (yo diría “extrovertido”), y Dios me estaba enseñando a fijarme en aquellos que no son el centro de atención. Cuando la vi caminar por un lado sin dejar de ver a todos los demás que estaban jugando, supe que Dios me estaba llamando a reunirme con esta jovencita – a pasar un momento recordandole a esta joven acerca del amor de Dios.

Mientras me sentaba a su lado, ella me miró y sonrió. Me presesnté, y hablamos por unos momentos acerca de las grandes cosas que Dios estaba haciendo. Yo nunca había estado antes en Toronto, mucho menos en la zona centro en la cual estábamos trabajando. La alenté diciéndole que, con algo de práctica, “Simón dice” se vuelve más fácil. Hacia el final de nuestra conversación, ella sostuvo mi brazo y escribió su nombre con un marcador. Pensé que era algo agradable.

A la hora de comer compartimos historias de esa mañana. Uno de los obreros me agradeció por pasar tiempo con la jovencita nueva. Era sorda y tenía problemas para comunicarse con los demás niños.

Pero esperen. Cuando recordé lo sucedido esa mañana, me di cuenta que realmente ella no había hablado ni una palabra durante todo el tiempo que pasamos juntos. No sin mencionar que no era muy buena en el juego “Simón dice”.

En Colosenses 3:12, Pablo nos recuerda cómo Dios escogió personas para ser vestidas con compasión – literalmente para sufrir con otros. Para lograrlo, debemos ser personas que escuchan y están alertas de cómo otros pueden estar sufriendo. Sentarse con, y vivir entre ellos es sólo el principio. Nuestras vidas deben estar abiertas a compartir la vida juntos, como lo vemos en el ejemplo dejado por Cristo.

Chadwick Anderson, miembro del Grupo base de FM:infuse, en la IML, es pastor de jóvenes y jóvenes adultos en la Iglesia Metodista Libre Moundford, en Decatur, Ill.

DISCUSIÓN EN GRUPO:

[1] ¿Has estado tan concentrado en ti mismo que te perdiste completamente algo importante?

[2] ¿Cómo ha sido impactada tu vida por alguien más que tuvo compasión de ti?

[3] ¿Cómo te ha llamado Dios a conectarte con el sufrimiento de otros?

More from Chadwick Anderson

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *