Ventanas con Proposito

Las familias que viven “en la misión” saben de lo que se trata. Familias que viven “con un propósito” no se dejan llevar a una vida informal, a una vida sin examinar.

Un propósito lo suficientemente grande le da sustancia suficiente para mantenerlos en órbita. Una familia que se involucra en la vida misional camina segura entre los peligros gemelos del consumismo egoísta y la santidad artificial.

Pero las familias, incluidas las que aman a Jesús, se ven abrumadas con cosas que debían estar haciendo, al tiempo que casi no se mantienen al ritmo de lo que tienen qué hacer: trabajo, ejercicio, iglesia, clases, deportes, prácticas, ensayos, lavar la ropa, tiempo para el “yo,” y el sueño.

Esta es una manera rápida de hacer que su familia viva con un propósito: Maneje con sus ventanas abiertas.

Apague el radio o el DVD de sus hijos. Baje las ventanas. Dé unas vueltas por su comunidad.

Usted no está solo. Allí afuera hay vecinos: vecinos con los hombros caídos; vecinos que pasan despacio frente a las casas que alguna vez habitaron; vecinos que beben de los recuerdos de familias de las que formaron parte; vecinos que llegaron recientemente a la comunidad; vecinos que no hablan el idioma; vecinos que no conocen la historia más grande de todas.

Después de manejar por un día o dos recorriendo la comunidad, dé una vuelta no permitida. Vaya a donde usted normalmente no iría. Vaya a alguna parte de la que usted no forme parte, con los cristales abajo.

Manejar con los cristales abajo nos fuerza a la interacción, o por lo menos a reconocer que hay vida más allá de nosotros mismos. Mientras avanza, vaya hablando de lo que va viendo. Conduzca a su familia a una vida con propósito. Nos hace conducirnos negándonos a nosotros mismos.

Usted sabrá qué hacer después de haber manejado con las ventanas abiertas.

Conozco a alguien que siempre les da dinero a los pedigüeños de la esquina — mi dinero.

En eso consiste el pecado: no en el hecho de que regale mi dinero, sino que yo piense que es MI dinero. Ella tiene un propósito, con las ventanas abiertas.

Nuestra comunidad no es la comunidad de ustedes. Ustedes sabrán qué hacer donde estén. Espero que tengan el valor para hacerlo.

More from Obispo David Roller

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *