Ve y Pierde algo de Tiempo

Aprendí a escribir a máquina en la escuela preparatoria, Es lo mejor que puedo decir acerca de eso.

Los cuatro años de preparatoria fueron los peores años de mi vida. En la escuela preparatoria tomé malas decisiones, hice malos amigos, observé la peor conducta. Para muchos de mis compañeros fueron años sin ley, sin propósito. ¿Dije antes que aprendí a escribir a máquina?

Hace poco tiempo que me tocó asistir a la reunión No. 40 de mis ex-compañeros de preparatoria, fue una sorpresa encontrarme con personas agradables, serias. ¿Dónde quedaron aquellos más de 50 amigos de cuando yo tenía 16 años?

Aunque la disfunción del grupo de mis compañeros había dejado cicatrices de por vida en algunos, las mejores y más permanentes decisiones fueron tomadas durante aquellos años de la escuela preparatoria. La manera en que Cristo se hizo real en mí durante aquellos años. Me enamoré de una deliciosa porrista del último año (con quien luego me casé), y los adultos mayores de mi iglesia nutrieron mi vida durante aquel tiempo.

Inclusive, aunque toqué en el terrible grupo musical (mil perdones, Chuck y Dave) llamado “Bolsa de Papel Marrón”, los adultos de la iglesia gastaron sus noches y fines de semana para viajar con nuestro grupo juvenil mientras cantábamos canciones acerca de Jesús, y públicamente compartíamos nuestra fe.

Aunque yo recorría el país en mi bicicleta para escuchar el verdadero rock’n roll, los adultos de la iglesia pasaron dos semanas con nosotros en un viaje misionero a Texas y México. Las semillas de esa experiencia más tarde germinaron y se convir-tieron en una carrera misionera.

Inclusive, aunque construí mi propio altavoz y luego hice que mi hermano fuera a averiguar a cuántas cuadras se podía escuchar, los adultos de la iglesia fielmente gastaron sus mañanas del domingo enseñándonos el camino a Jesús a pesar de nuestras caras de tedio.

E inclusive, aunque causábamos el aburrimiento en nuestros hermanos adultos y los hacíamos pasar mucho tiempo en oración, los adultos desperdiciaron su preocupaciones y oraciones a mi favor.

Y ahora, aquí estoy, escribiendo acerca de, y de cómo debemos de nutrir a nuestros líderes jóvenes en la maravillosa aventura de seguir a Jesús. Se la manera de hacerlo, porque algunos adultos se gastaron a sí mismos por mí.

Así que, ¿por qué no vas hacia una persona joven, y le das algo más que algo escrito a máquina?

More from OBISPO DAVID ROLLER

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *