Unidos en la Comunión Cristiana

En los primeros años del Metodismo Libre, B.T. Roberts declaró que sus difíciles experiencias con la Iglesia Metodista Episcopal lo habían curado de la intolerancia sectaria. Él decía: “Siento una gran simpatía por cada empresa que lleva la tendencia de promover el reino de Cristo en toda su pureza”.

La Conferencia General de 1882 declaró: “Tenemos comunión y amor cristianos por todas las personas de cualquier denominación que demuestran con sus vidas que ellos ’siguen la paz con todos los hombres, y la santidad sin la cual nadie verá al Señor’.  Nos uniremos con todas aquellas personas  que estén dispuestas, de una manera cristiana y abierta, a la promoción social y las reformas civiles”.

Una comunidad interdenominacional de la que la Iglesia Metodista Libre ha formado parte es La Asociación Nacional de Evangélicos, organizada sobre una base permanente en 1943. La Iglesia Metodista Libre fue una de las primeras afiliadas de esta agencia que fue establecida para la acción evangélica unida. La organización ha sido eficaz en representar a los evangélicos en una amplia gama de intereses donde los cristianos que creen en la Biblia desean ser escuchados como una voz unificada. De la misma manera, por medio de la colaboración de muchos grupos. Los recursos de cada grupo han sido más efectivos.

Vale la pena mencionar que Juan Wesley en 1764 intentó formar una unión de clérigos evangélicos  que debía basarse , dijo, no sobre acuerdos y opiniones, faseología religiosa u orden eclesiástico, sino sobre la aceptación de cada miembro de tres creencias esenciales, a saber, el pecado original, la justificación por la fe, y la santidad de corazón y vida, “siempre que su vida concuerde con la doctrina”. De los 40 o 50 clérigos, solo tres respondieron a la proposición que él les había hecho.

Leslie Ray Marston fungió como uno de los obispos Metodistas Libres, y como presidente del Colegio Greenville y de la Asociación Nacional de Evangélicos, en 1960, la Casa de Publicaciones Luz y Vida publicó la obra “From Age to Age a living Witness” (De Época en Época, Testigo Viviente), del Obispo Marston, de la que este artículo ha sido condensado.

Visita fmchr.ch/lmarston para adquirir “From Age to Age a Living Witness” por $9.99.

 

 

More from Leslie Ray Marston

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *