Un Movimiento del Espíritu

Aliquippa, Pa., ha experimentado tiempos difíciles.

En tiempos pasados el pueblo se benefició con una explosión de la industria del acero que dio empleos estables a los residentes. La industria del acero abandonó el pueblo a mediados de los 80, y ahora el lugar alberga a menos de 10,000 pobladores con un ingreso medio estimado de no más de 27 mil dólares al año. Las adicciones y el crimen son comunes en el lugar.

Aliquippa es un pueblo difícil pero Dios nos ha puesto allí para adorarlo y glorificar su nombre”, dijo el Pastor Leroy Netting durante un servicio de adoración en la Iglesia Metodista Libre de Aliquippa.

En cierto momento, la congregación llegó a una asistencia promedio de más de 120 personas.

Foto por Michael J. Metts

Hace unos años, sin embargo, la iglesia estuvo a punto de cerrar sus puertas. Asistían regularmente de diez a quince personas. La iglesia no tenía pastor. Los ingresos eran muy escasos. Pero la congregación nunca perdió la esperanza.

“Decidimos que ya que ese pequeño grupo aún permanecía, que Dios no quería cerrar la iglesia”, dijo Maureen Egenlauf, que ha estado asistiendo a la Iglesia Metodista Libre de Aliquippa por más de 60 años. “Todavía sucedían milagros, las oraciones aún seguían siendo contestadas”.

Netting llegó como pastor con un deseo contagioso en su corazón de ver a Dios transformar a Aliquippa.

“Tú no puedes estar junto a él por mucho tiempo sin ver esa chispa”, dice Egenlauf. “Él simplemente te va a empujar”.

Los miembros de la congregación visitan de casa en casa e invitan a la gente a la iglesia. Aunque algunos de los miembros al principio se sentían incómodos con este método, creen que el Espíritu Santo está obrando en su comunidad, y tienen deseos de levantar la cosecha.

“Yo nunca había tenido un grupo de personas haciendo esto, así que sé por experiencia que es el Espíritu Santo el que está obrando”, dice Netting: “Él ha hecho tantas cosas tan milagrosas …”

Los miembros están cambiando su mentalidad de ministerio en una variedad de formas.

Foto por Michael J. Metts

“Nos hemos convertido en una iglesia multicultural”, dice Egenlauf, quien se refería al Obispo David Roller cuando animaba a la Conferencia de Pittsburgh a que fueran a buscar las almas de todas las culturas y orígenes.

La congregación ha visto a Dios también proveer financieramente en formas muy maravillosas. Ya han podido terminar dos proyectos de remodelación, y recientemente adquirieron terreno para un nuevo edificio.

Chuck Hilt, quien ha estado asistiendo a la iglesia por cinco años, tuvo la visión de usar una porción de terreno propiedad de la ciudad que estaba abandonado a fin de construir un nuevo edificio para la iglesia. Aprovechando la amistad de Hilt con una de los miembros del cabildo, la congregación recibió la oportunidad de comprar esa propiedad. Con ayuda de la Conferencia de Pittsburgh, la congregación ha recibido los recursos necesarios para comprar el terreno.

“Tenemos que descansar en el Espíritu Santo”, dice Egenlauf, quien es también la tesorera de la iglesia.

Los miembros de la congregación esperan usar las nuevas instalaciones para crear un lugar seguro para los jóvenes cuando salen de la escuela.

Cada año, Netting celebra reuniones de avivamiento. Las personas renuevan votos de seguir a Cristo, y son salvos.

Netting no vacila en dar la Gloria a Dios por bendecir su ministerio.

“El Espíritu Santo lo es todo”, dice. “Sin Él, no habría esperanza”.

More from Michael J. Metts

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *