Un Futuro Cierto

¿Cuál será la forma de nuestro cuerpo después de la resurrección? ¿Cuál es la relación espacial entre el cielo y el infierno? ¿Existen señales incontrovertibles del fin de los tiempos?

Estas preguntas solo tocan la superficie de lo que lo que la gente pregunta acerca de nuestro futuro. Tenemos pistas en lugar de respuestas sólidas sobre la manera en que los eventos se van a desarrollar.

Es imposible describir los tiempos en un lenguaje puntual, secuencial. Es igualmente imposible definir el reino de Dios que ha sido removido de las estructuras sociales y políticas que conocemos. Nuestro contexto del reino involucra a otro reino.

Sin embargo la gente de nuestra historia reciente ha gastado una cantidad exagerada de tiempo tratando de clarificar lo que no se ve claro — solo para que sus explicaciones sean destejidas por expertos lingüísticos y teológicos o por cambios en el ámbito político. Peor que los inconvenientes y el desconcierto de cálculos errados es el excesivo oscurecimiento de la certidumbre de las grandes verdades.

La Iglesia Metodista Libre ha puesto bien claro en sus artículos que explican los temas de los que estamos seguros. Puedes encontrar estos cinco breves artículos bajo “Las Últimas cosas” en nuestro “Libro de Disciplina” en fmcusa.org — “El Reino de Dios”, el “Regreso de Cristo”, “La Resurrección”, “El Juicio” y “El Destino Final”. En pocas palabras, Dios reina por la eternidad con Su pueblo. Cristo volverá sin duda alguna, en una forma muy diferente a cuando vino la primera vez. Acabará con el mal y triunfará en todas las cosas. Existe una resurrección corporal de entre los muertos en la que la persona es claramente identificable. Existe un juicio en el que todos en la historia habrán de sucumbir. Nuestro destino no es ni arbitrario ni temporal. La gracia de Dios prepara el camino para aquellos que respondan abierta y libremente. Rechazar la gracia de Dios y la maldad consecuente pavimentará un camino eterno y trágico para los impenitentes.

No hay un calendario. No hay una fecha límite. No hay reinos temporales. No hay eventos locales pronosticados. Simplemente no tenemos por qué especular.

Las afirmaciones escriturales nos dan base suficiente para celebrar y esperar — el triunfo, eliminando la distancia entre Dios y nosotros, sabiendo que Dios pondrá todas las cosas en su lugar, entendiendo que el castigo está listo para toda la humanidad. Estas seguridades me hacen esperar con una gozosa anticipación, ver a mi derredor con un compromiso serio, y ver hacia arriba con gratitud a Dios que tiene todo bajo su control para siempre.

More from Obispo Matthew Thomas

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *