Tesoros Celestiales: Cada Producto Representa una Vida Cambiada

Dios puede usar a quien tenga un corazón dispuesto. En 1996, Kathy Gaulton se estaba embarcando en un Nuevo empleo con una compañía global que la contrató. Su objetivo era el diseño de marcas de lujo, y los Estados Unidos era su territorio

Pero justo antes de iniciarse en su nuevo empleo, hizo un viaje misionero a Tanzania con su iglesia y Empowering Lives International. Ese era el trato con la compañía—retener el empleo, y comenzar al regresar. Como Metodista Libre de cuarta generación, Kathy creció en la iglesia, pero no sentía tener ningún don o habilidad. Su único don—lo descubrió en 1967 a la edad de 19 años—parecía ser el de hacer compras y hacer a las compañías ganar dinero. Esto la llevó a una carrera de casi 40 años en hacer compraventas al menudeo. ¡Le pagaban por hacer compras! Le pidió a Dios darle un empleo global, y luego Él le ofreció un empleo soñado—viajar por el mundo; utilizar bolsos de diseño, calzado y accesorios; y gastar el dinero de otras personas a la vez que recibía un pago de seis dígitos por hacerlo. Parecía ser el sueño que llaman americano.

Al desembarcar en Tanzania, rápidamente Kathy sintió que algo no tenía sentido. Para empezar, a ella le gusta resolver problemas. Pensó: “¿Cómo puedo compartir el amor de Dios con personas que se mueren de hambre?” Las moscas volando sobre los rostros de los niños, los vientres infantiles abultados, la pobreza rompió su corazón.

Dos días antes de salir de Tanzania, El director de ELI International, Don Rogers le pidió a Kathy ayudar a cinco mujeres a iniciar un pequeño negocio. Se le concedió a Kathy un poco de tiempo para iniciar el negocio, pero ella tenía un corazón dispuesto, y las mujeres tenían máquinas de pedales para coser. Haciendo el honor a su don, fue de compras en la aldea local con su amiga, JoAnne, para buscar telas. Para cada una de las mujeres, compró un metro de tela que daría para fabricar exactamente 15 bolsas.

La reunión con las mujeres duró dos horas, pues era traducida a dos idiomas. Se les dijo a las mujeres que hicieran bolsas decoradas. El siguiente día, cuatro de las cinco mujeres aparecieron con más de 300 bolsas. Ellas habían cosido en la oscuridad y utilizado la tela que pudieron encontrar. Los materiales no eran iguales, la tela estaba deshilachada y hecha jirones porque usaban tijeras defectuosas, los hilos no eran iguales a las telas. A pesar de la apariencia de las bolsas, Kathy vio que aquellas mujeres querían lo mismo que ella—alimentar a sus familias y satisfacer sus necesidades, y ellas escucharon: “Yo les pagaré por cada pieza”.

Viajando por un camino polvoriento en un ómnibus hacia el aeropuerto, el viaje de regreso a los Estados Unidos comenzó. Kathy vio a una mujer que gritaba y corría detrás del ómnibus. Era la quinta mujer que se había sentido enferma el día anterior, pero ahora venía cargando una gran bolsa llena de otras pequeñas bolsas. El bus se detuvo, y Kathy le pagó por sus bolsas.

De regreso a California, Kathy se dio cuenta que Dios había puesto un sueño en su corazón, de servir a los pobres. Ella pensó: “Las artesanías son fabricadas por personas en todo el mundo. Es posible que yo les pueda ayudar con mi don de comprar y mi experiencia en el desarrollo de productos. Si tienen sus estómagos llenos, entonces estarán más dispuestos a escuchar del amor y la esperanza en Cristo Jesús”.

Soñando con su esposo, el Pastor Metodista Libre Gary Gaulton (quien más tarde sirvió como el superintendente de la Conferencia Japonesa de la Costa del Pacífico), hicieron un plan para que Kathy arrancara su empleo global, y cuando el Señor indicó que era el tiempo correcto, le permitiría iniciar Tesoros Celestiales. Todos pensaron que ella había perdido la razón: ¿Por qué abandonar tan maravilloso trabajo? ¡Tenía un ingreso estable y vivía el sueño americano! Incluso su pequeño grupo la cuestionó. Dos personas—el Obispo Kevin Mannoia y el esposo de Kathy, Gary—la animaron a dar el paso de fe y permitir que Dios obrara en el sueño de su corazón. No era fácil. A menudo Kathy luchaba con el sentimiento de que estaba siendo egoísta, una egoísta cristiana, y pensó: “¿Cómo puedo servir a los ricos cuando en mi corazón yo quiero servir a los pobres?”

Establecer boutiques y viajar a lujosos países europeos haría súper feliz a la mayoría de la gente. Ella estaba agradecida y maravillada de que podía experimentar estas cosas, pero la visión que Dios puso en ella se apoderó de la chispa y atractivo del lujoso estilo de vida. Cinco años después, Kathy pudo dejar su empleo e iniciar Tesoros Celestiales en un garaje. Ella comenzó a conseguir invitaciones de iglesias y compartir la visión que Dios le dio con quien la quisiera escuchar.

Tesoros Celestiales fue fundada en Mateo 6:19-21: “No acumulen para sí tesoros en la tierra donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar, porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”.

Tesoros Celestiales es personas, pueblo de Dios, que son profundamente amadas y altamente apreciadas. Ellas creen que Dios les dijo que reinvirtieran el 100 por ciento de las ganancias de la venta de los productos en sus pequeños negocios a fin de crecer y poder contratar a más personas y romper el círculo de la pobreza.

¿Pero cómo pueden ellas sostener sus operaciones de ministerio? Escuchan al Señor decir que Él proveerá; el 100 por ciento de los costos operativos de Tesoros Celestiales provienen de donaciones, de misiones, y son fondos de fe.

Tesoros Celestiales fue incorporada en 1998. Este mes, Tesoros Celestiales celebra 20 años de ministerio. Con más de 20,000 familias artesanas en 22 países alrededor del mundo. Tesoros Celestiales trabaja para luchar en contra de la pobreza por medio de proyectos artesanales en los países más pobres entre los pobres. Con el empleo de artesanos—incluyendo viudas, huérfanos, refugiados, personas con capacidades diferentes, y los más humildes entre los humildes—es el corazón de Tesoros Celestiales. Esta red de microempresas le da a la gente esperanza donde no hay esperanza y les muestra que Dios los puede usar. Tesoros Celestiales cree en los dones y el talento de personas en aldeas remotas donde no han sido descubiertos ni han recibido oportunidades.

El Garaje les Quedó Chiquito

En 2002, Tesoros Celestiales empequeñeció el garaje, y la hija de Kathy, Christina (Gaulton) Gruenberg ofreció su ayuda del tiempo completo en el ministerio. Ellos abrieron una pequeña tienda en Glendora, California, gracias a un pastor Metodista Libre que creyó en el ministerio. Eso condujo a una tienda más grande en otra parte de Glendora que se convirtió en un faro de luz y esperanza a la comunidad. Personas vienen sólo para escuchar la música ambiental de adoración porque sintieron que allí había paz.

La bolsa decorada se ha convertido en la pieza icónica de Tesoros Celestiales. No solo es una bolsa atractiva, pero se usa en el ministerio como una bolsa de regalo. Finalmente, la bolsa representa transformación. Dios puede usar una pieza deshilachada, disímil e imperfecta y convertirla en algo hermoso—igual que las personas. Hace tres años, mujeres en Kenia que hacían bolsas decoradas “graduaron” de Tesoros Celestiales. Aprendieron habilidades de negocios y a valerse por ellas mismas y poder proveer para sus familias. Estas mujeres ahora poseen todos los negocios de su comunidad. Un nuevo grupo de mujeres están fabricando las bolsas en este momento. Esto grupo de Laboret, Kenia, expandieron su línea de productos para hacer bolsas reusables a partir de telas locales.

En 2016, la tienda de la marca de Tesoros Celestiales: “Comprar con una Misión”, se trasladó a Ruta 66, de fama mundial. Con la ayuda de constructores cristianos locales, quienes con frecuencia crean escenarios y casas para programas de televisión, diseñaron y construyeron un nuevo interior para la tienda con materiales reciclados, incluida la madera. Toda la tienda está construida a mano—¡incluso las mesas, envolturas y paredes!

Estos productos hechos a mano no solo han apoyado a artesanos globales, pero las ventas de los productos a través de los años han ayudado a apoyar a nueve pastores Metodistas Libres camboyanos, misioneros y plantadores de iglesias en Tailandia han sido impactados por Tesoros Celestiales, así como proyectos artesianos en las Filipinas. Manos de Esperanza fue uno de los primeros proyectos asiáticos que fueron apoyados por Tesoros Celestiales. Miles de bolsas hechas por personas afectadas por la lepra se han fabricado y vendido. Proyectos artesanales Metodistas Libres en Etiopía han recibido ayuda, esposas de pastores Metodistas Libres en Kenia han podido tener un ingreso, y Kathy ayudó a Kali Long (de la MiaTribe) en las primeras etapas con el desarrollo de productos para Grecia. El año pasado, Tesoros Celestiales fue el brazo económico principal para Impacto Medio Oriente—apoyando a refugiados en Jordania. Los productos de Tesoros Celestiales van a estar en la tienda minorista temporal de los misioneros Al y Diane Mellinger (Bulgaria), Market Place Manna-Around the World Shop, en el Centro Comercial Jackson Crossing, en Jackson, Michigan.

“Nos encanta asociarnos con personas en el desarrollo económico, ya que sirve a sus ingresos y les da acceso al mercado y la distribución en maneras que nosotros—o ellos—no hubieran podido lograr por ellos mismos”, dijo Kathy.

Por 10 años, Tesoros Celestials ha trabajado con una talentosa artesana joyera de nombre “Sam” en Tailandia. Ella era budista. Se despertó con ella una amista, y en pocos años, ella le preguntó a Christina acerca de Dios. Christina puedo darle a Sam un plan de lectura bíblico. Sucede que una de sus compañeras era cristiana y leía diariamente la Biblia en idioma burmano. ¡Dios es tan bueno! Dos años después, Sam llevó a su hijo a un centro preescolar cristiano en Chiang Mai. De eso no se escucha, y es raro encontrar esa clase de transformación, según dice un amigo misionero de tiempo completo.

En Guatemala, artesanos están siendo discipulados y transformados por nuestros amigos pastores Nely y Edwin, quienes son gerentes del proyecto. Ellos celebran seminarios de matrimonios y trabajan con artesanos hasta más de seis horas de viaje en automóvil. Tesoros Celestiales ha ido anualmente a trabajar en Guatemala y ha llevado a dos grupos allá en los últimos años. Una de las personas que cosen, Tomás, ha estado trabajando con nosotros por 10 años, y ahora emplea a seis personas en su pueblo cerca del Lago Atitlán.

El ministerio TC Kenia ha crecido mucho. Por medio de la Organización de la Feria Mundial de Libre Comercio, artesanos han sido entrenados en el desarrollo de productos, negocios y finanzas. Esta relación también ha permitido que cuatro de nuestros artesanos reciban órdenes de HomeGoods (Bienes del Hogar). Un grupo de artesanos se están asociando para hacer operaciones bancarias. Una tienda de Libre Comercio con productos artesanales de Tesoros Celestiales también ha sido abierta en Nairobi

Estos artesanos han sido liberados del alcoholism, adicciones, esclavitud y muchas cosas más. Ellos han cambiado vidas.

Tesoros Celestiales se ha convertido en misiones en todos los niveles. Las misiones pueden ser divertidas, no temibles. Formar parte de un grupo misionero de corto plazo puedes visitar y hacer ministerio en comunidades artesanales. Tesoros Celestiales puede trabajar con la estrategia misionera de tu iglesia o hacer donativos caritativos personales. Puedes también recibir una feria de regalos en tu iglesia. Es una gran oportunidad de alcance.

La etiqueta es “cada producto representa una vida cambiada”. Sin embargo, las vidas cambiadas no son solo de artesanos, sino las vidas del personal, donadores, clientes y personas que han sido impactadas por este ministerio. Dios ha hecho inmensurablemente más de lo que jamás podríamos haber pedido, o imaginado.

El corazón de Tesoros Celestiales es el mismo corazón de la Iglesia Metodista Libre: ver a personas encontrar sanidad y santidad de las maneras siguientes—libertad de la pobreza, libertad de la esclavitud, y libertad en el Espíritu Santo. Dios puede usar a cualquier persona que tenga una visión y un sueño. Todo lo que necesitas es un corazón dispuesto a seguir el llamado de Dios en tu vida. Él te guiará y Él proveerá.

Estas son las maneras en que puedes hacer un impacto:

Compras  – Visita en linea shopwithamission.com, o físicamente nuestra tienda emblema — Comprar con una Misión, un mercado de Libre Comercio — en 1325 E. Route 66, Glendora, CA 91740

Recíbenos –  Invítanos a tu iglesia, club social, retiro y más. Envía un correo-e: caroline@heavenlytreasures.org

Ora –  Sé un miembro de nuestro escudo de oración. Apreciamos la oración. Envía un correo-e: info@heavenlytreasures.org

Ofrenda –  Añade Tesoros Celestiales a tu estrategia de misiones.

Ve –  Envía un grupo de corto plazo a una comunidad artesanal.

Carolina Sakanashi es la esposa del Rev. Philip Sakanashi. Ellos tienen dos hijos: Kara, de 12 años, y Kai, de 8. Ellos sirven en la Iglesia Metodista Libre Orange Coast, en Costa Mesa, California. Caroline es directora de tiempo completo de mercadeo para Tesoros Celestiales y es la hija mayor de Kathy Gaulton.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

More from Caroline Sakanashi

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *