Siguiendo con Paciencia el Llamado

Desde temprana edad, Keith y Jenna habían querido ser misioneros. Creen que  Dios colocó este llamado en la vida de ambos,  y, desde entonces, han tenido que esperar con paciencia el tiempo de Dios

Dios parece ser realmente bueno para colocar llamados en nuestros corazones y en ocasiones pedirnos que esperemos. Él nos da tiempo de preparación incluso cuando podríamos pensar que estamos listos. Pero ¿no hay algo hermoso en el momento cuando Él nos libera para hacer lo que hemos sido llamados a hacer — cuando la espera finalmente termina y el ir comienza?

Keith y Jenna están ilusionados por salir y estar en Sus manos y pisar en una nueva (para ellos) esquina del mundo. En enero, abordarán un aeroplano con sus dos hijos y se dirigirán al Sureste de Asia para un viaje de tres semanas. La meta que tienen es visitar diferentes ministerios de la Iglesia Metodista Libre en el Sureste de Asia como una manera de “mojarse los dedos de los pies” y comenzar a construir relaciones.

Su experiencia del mes de enero es sólo el comienzo de su asignación misionera. Ellos son considerados misioneros Viajeros VISA y, por lo tanto, después de su viaje de tres semanas, regresarán a los Estados Unidos por varios meses para levantar fondos antes de retornar al Sureste de Asia en el otoño del 2018 para iniciar una permanencia de dos años.

Keith dice que uno de los beneficios de la permanencia de dos años es que “nos da un apetito por lo que experimentaremos” junto con “un hambre por regresar”.

Jenna dice que ella y Keith están ilusionados por “finalmente hacer aquello para lo que el Señor nos creó.” Ellos han estado muy agradecidos por el trabajo que el Señor ha dado a Keith a través de los años, pero están desesperados por construir nuevas relaciones y derramarse de tiempo completo en la vida de las personas.

“El Señor nos llamó a esto no solo a nosotros (Keith y Jenna) sino a toda nuestra  familia. Nuestros hijos tendrán una parte que jugar también. Mientras se desarrolla, estoy ansiosa por mirar la experiencia a través de los ojos de mis hijos,” dice Jenna.

En este entusiasmo, hay algunas oportunidades de crecer. El Sureste de Asia es un lugar nuevo con una cultura, idioma, y lenguaje corporal diferentes.

Mientras Keith, Jenna y sus hijos se trasladan a una nueva cultura, oremos al Señor para que les provea de amistades tan profundas que ellos no se sientan aislados o solos. Oremos para que en cambio sientan como si el Señor les hubiese llevado de una comunidad a otra.

“Seguimos con los ojos muy abiertos para descubrir cuales son los próximos pasos para nosotros. Queremos ser intencionales con el tiempo que tenemos, no sólo con las personas de aquí en los Estados Unidos, sino también con la pequeña obra que necesitamos terminar,” dice Keith.

Por favor considera en oración apoyar a Keith y Jenna. Puedes aportar directamente en línea en fmchr.ch/kjasia. Si tienes preguntas acerca de cómo llegar a ser un misionero Viajero VISA, dirígete a Beth Cullison en beth.cullison@fmcusa.org o si tienes interés en información adicional acerca  Asia, dirígete al Director de Área, Eric Spangler en eric4asia@gil.com.

 

More from Christiana Long

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *