Servicio Involuntario

He oído decir que la persona que es consciente de su humildad, realmente no es humilde.

La gente que es humilde rara vez reconoce su humildad. De hecho, a menudo son los más conscientes de su necesidad de ser llenos, menos de sí mismos y más de Cristo.

Los que piensan que son los más humildes, generalmente no lo son. De igual manera, con todo lo que se dice en estos dias sobre el servicio y el hecho de servir, he descubierto que los mejores servidores son los menos conscientes de su servicio. Los que creen entender plenamente el servicio son los que menos lo ejercitan.

El servicio es una orientación del corazón. No es una práctica o conjunto de prácticas en particular. Se hace mejor por personas que están conscientes de las necesidades de los demás y luchan activamente por satisfacer esas necesidades. Los actos de servicio se realizan mejor por aquellos que no pueden resistir ver a las personas necesitadas sin hacer algo.

Aquellos que organizan un comité para servir a otros raramente están orientados hacia el servicio. Puede ser que son motivados por el sentido de culpa, el deseo de alcanzar resultados, o por la creencia de que muchos puedes hacer más que unos cuantos.

En mi propia experiencia, los verdaderos siervos se sienten un poco frustrados con esos comités que organizan actividades de servicio y proyectos.

Los verdaderos servidores, simplemente desean eliminar el sufrimiento de los demás y ayudar a los que lo necesiten. Eso es lo que ellos hacen. Es parte de su vida diaria. Se trata de ayudar y no de planear.

Así que, si quieres ser un siervo, empieza sirviendo. No formes un comité o hagas un programa de ayuda. Eso mataría la intención. Si necesitas comprometer a otros contigo, está bien, pero recuerda que un comité jamás ha formado a un siervo.

Las iglesias que sirven mejor a su comunidad son las que están llenas de personas sensibles a la necesidad y se comprometen a hacer algo. Simplemente no pue-den ver a una persona en necesidad y dejarla sola. Ellos tienen la historia del buen samaritano tatuada en su vida. Probablemente sean los que piensan que no están sirviendo lo suficiente. Simplemente no pueden separar el vínculo de amor-acción.
(1 Juan 3:16-18).

Así que te desafío a que pienses en 5 necesidades tangibles que veas en estos momentos y que hagas del servicio, un estilo de vida.

More from OBISPO MATTHEW THOMAS

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *