Sensible Equilibrio

La Biblia habla sobre finanzas en más de 2,350 ocasiones.

Estos pasajes incluyen la parábola de Jesús en Lucas 12:16-21:

“El terreno de un hombre rico le produjo una gran cosecha.  Así que se puso a pensar: “¿Qué voy a hacer? No tengo dónde almacenar mi cosecha.

“Luego dijo: “Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otros más grandes, donde pueda almacenar todas las demasías de grano. Y diré: Alma mía, ya tienes bastantes cosas buenas guardadas para muchos años. Descansa, come, bebe y goza de la vida”.

“Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te van a reclamar tu vida. ¿Y quién se quedará con lo que has acumulado?”

“Así sucede con el que acumula riquezas para sí mismo, pero no es rico para con Dios”.

John Wesley nos dejó tres sencillas declaraciones para ayudarnos a mantener este balance: “Gana todo lo que puedas”, “ahorra todo lo que puedas” y “da todo lo que puedas”.

El granjero rico de la historia de Jesús siguió las dos primeras instrucciones de Wesley, pero se olvidó de la tercera. Esta historia pudo haber tenido muchos finales diferentes si el granjero hubiera regresado algo al Verdadero Propietario (Salmos 50:10) en lugar de sólo construir para sí mismo.

Yo crecí en una granja, y sé que un granjero no puede contar con una cosecha abundante todos los años. Un balance sensible existe entre ser responsable y saber que Dios tendrá cuidado de nosotros.

Considera Deuteronomio 8:11-14, 17-18:

“Pero ten cuidado de no olvidar al Señor tu Dios. No dejes de cumplir sus mandamientos, normas y preceptos que yo te mando hoy.  Y cuando hayas comido y te hayas saciado, cuando hayas edificado casas cómodas y las habites, cuando se hayan multiplicado tus ganados y tus rebaños, y hayan aumentado tu plata y tu oro y sean abundantes tus riquezas, no te vuelvas orgulloso ni olvides al Señor tu Dios, quien te sacó de Egipto, la tierra donde viviste como esclavo. …  No se te ocurra pensar: “Esta riqueza es fruto de mi poder y de la fuerza de mis manos.” Recuerda al Señor tu Dios, porque es él quien te da el poder para producir esa riqueza; así ha confirmado hoy el pacto que bajo juramento hizo con tus antepasados.”

Arnie Brann de Seattle, es vicepresidente regional de la Fundación Metodista Libre.

DISCUSIÓN EN GRUPO:

[1] ¿Cómo haces un balance entre ganar, ahorrar y dar?

[2] ¿Cómo se vive una vida diferente si una persona toma en cuenta que finalmente Dios es dueño de todo?

Written By
More from Arnie Brann

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *