RLV: Mayo 2013

Perspectiva de un Inmigrante

El tema de inmigración está lleno de emociones y opiniones diversas. Una reciente encuesta de Gallup encontró que 640 millones de adultos emigrarían a otro país si tuvieran la oportunidad de hacerlo.

En 1992 mis padres se salieron de su tierra natal en búsqueda de una vida diferente en un país extranjero. Ya éramos una “familia misionera” con los indígenas en el ejido Jaramillo cerca de San Quintín en el estado Mexicano de Baja California. Nuestro proceso de inmigración fue nada menos que un milagro. De los cientos de aplicaciones de entrada con fines de residir en los Estados Unidos diaria-mente, sólo diez visas fueron otorgadas ese día ¡y cuatro fueron a mi familia!

Rápidamente, mi pequeño mundo giro al revés. A los cinco años de edad, en un país extranjero, rodeado por un idioma extraño y cultura nueva, tenía muchas desventajas. Recuerdo luchas y esfuerzos de mis padres también. Tomaron trabajos que nadie más quería. Viene a mi mente que trabajaban 12 horas al día, y al mismo tiempo plan-taban una iglesia. También recuerdo la manera en la cual la Iglesia Metodista Libre nos mostró cariño, apoyo y un amor excepcional.

La escritura nos recuerda que Dios nos llama a amar cuatro grupos de personas (Deuteronomio 14:22-29). Los extranjeros, los huérfanos, los pobres y las viudas. Están invitados a venir, comer y estar satisfechos. La escritura nos muestra el diseño perfecto de Dios para conducir nuestras vidas, administrar finanzas, y priorizar nuestro tiempo para servir “El Reino”. El hacerlo no solo transforma tu vida personal, sino afecta para la eternidad las vidas de los que te rodean.

PDF: RLV Mayo 2013

CONTENIDO:

Written By
More from

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *