Raza e Iglesia

Cuando Michael O. Emerson y Christian Smith escribieron “Divididos por Fe” (2000), ellos sondearon a la Norteamérica evangélica blanca y descubrieron que muchos cristianos blancos preservan el abismo racial.

Emerson y Smith descubrieron que los blancos no promueven activamente el racismo, pero su énfasis en el individualismo, el libre albedrío y las relaciones personales ignoraron problemas sistémicos de la sociedad que perpetúan la desigualdad racial actual. En otras palabras, los blancos evan-gélicos creen que los problemas raciales pueden ser resueltos por el arrepentimiento y la conversión. En ese momento, el 93 por ciento de las iglesias eran racialmente homogéneas.

Nuestra nación ahora tiene un presidente afroamericano, un hecho que lleva a muchos a creer que cualquiera puede ascender a pesar de la raza y las circunstancias. Incluso, de acuerdo con el Centro de Investigaciones Pew, la brecha de la riqueza entre blancos y negros ha crecido; en 2009, las casas que eran propiedad de blancos tenían un valor promedio de $113,000 comparado a $6,000 de las casas de los negros. A pesar de prácticas de empleo aparentemente justas estas disparidades persisten en gran parte debido a una falta de equidad que se viene transmitiendo entre generaciones.

Si una iglesia urbana verdaderamente representa a su vecindario, probablemente incluirá múltiples razas. Incluso, de acuerdo a “Diversidad en la Iglesia” de Scott Williams (2011), el 93 por ciento de las iglesias siguen siendo homogéneas.

No podemos seguir siendo la iglesia en la ciudad sin atender los problemas de la ciudad: racismo, la pobreza, la carencia de vivienda, y adicciones. Aunque la salvación personal ciertamente se dirige a los problemas del individuo, debemos unirnos a iglesias negras para trabajar por la justicia sistémica.

La Primera Iglesia Metodista Libre de Indianápolis recientemente participó en un servicio conjunto de adoración con otras dos iglesias del vecindario para alabar a través de las líneas raciales y denominacionales. Todos podemos aprender de otras iglesias en nuestros vecindarios sobre los asuntos que están presionando a sus miembros y la manera en que podemos ayudar. Observa a tu alrededor y mira a dónde Dios te quiere llevar.

Katherine Callahan-Howell es pastora en la Iglesia Metodista Libre de la Comunidad de Winton en Cincinnati y una editora que contribuye para Liderazgo Diario.

DISCUSIÓN DE GRUPO:

[1] ¿Refleja tu iglesia a tu vecindario?

[2] ¿Qué hace tu iglesia para promover la justicia?

More from Katherine Callahan-Howell

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *