Por la Salud de la Nación

Como Metodistas Libres, creemos que Dios nos llama a ser ciudadanos responsables como una expresión de discipulado cristiano. Si bien nuestra máxima lealtad es el reino de Dios, también nos comprometemos a orar por los líderes y trabajar por el bien común en las comunidades y naciones donde Dios nos ha colocado. Desde los años 40, la IMLUSA se ha unido con otros fieles cristianos en enfrentar asuntos de políticas públicas por medio de la voz colectiva de la Asociación Nacional de Evangélicos (NAE, por sus siglas en inglés). En estos días de incertidumbre nacional rumbo a la elección de nov. 3, nos unimos con otros miembros de la NAE en la firma de la declaración siguiente, misma que apoyamos como consistente con nuestros valores Metodistas Libres. Con el co-patrocinio de World Relief, otra organización con la que somos afiliados, “Por la Salud de la Nación”, es una invitación a todos los seguidores de Jesús a procurar la salud de nuestra nación por el bien de todo el pueblo. La encomendamos a ustedes.

Obispos Linda Adams, Keith Cowart, Matt Whitehead
Iglesia Metodista libre — USA

La Declaración
Como cristianos evangélicos, somos llamados por Jesús a amar a Dios y amar a nuestro prójimo. Como ciudadanos seguimos este llamado, debemos involucrarnos con la humildad, la civilidad, el rigor intelectual y la honestidad en los problemas complejos y controversiales que enfrenta nuestra nación. Invitamos a todos los seguidores de Jesús – sean Demócratas, Republicanos o Independientes – a unirse a nosotros en la procuración de la salud de la nación para el bien de todo el pueblo.

Nos Arrepentimos.
Primero reconocemos que no siempre hemos amado a Dios y amado a nuestro prójimo, y nos arrepentimos. A pesar del ejemplo de Jesús y la enseñanza de la Escritura, muchos de nosotros no nos hemos opuesto adecuadamente a los sistemas injustos que le fallan a la gente de color, mujeres, niños y los nonatos. No siempre hemos cumplido los mandamientos de Dios de proteger a los inmigrantes, los refugiados y los pobres. No siempre hemos tratado con los que tienen opiniones diferentes – tanto dentro como fuera de nuestra fe – con dignidad. No siempre hemos mostrado la belleza del evangelio de Jesús o la gloriosa relación con Él por medio de la fe.
Renovamos
La fiel participación cívica evangélica y el testimonio deben encabezar una agenda bíblicamente equilibrada. Renovamos nuestro compromiso de seguir el camino de Jesús en nuestras vidas personales y nuestras esferas de influencia, procurando el florecimiento de nuestras comunidades por medio de leyes y liderazgo justos y misericordiosos. Esto incluye:
• Proteger la libertad religiosa y la libertad de conciencia
• Salvaguardar la naturaleza y santidad de la vida humana
• Fortalecer los matrimonios, familias y niños
• Procurar la justicia y la compasión para los pobres y personas vulnerables
• Preservar los derechos humanos
• Perseguir la justicia racial y la reconciliación
• Promover la paz justa y reducción de la violencia
• Cuidar la creación de Dios
Estos principios se detallan en “For the Health of the Nation” (Por la Salud de la Nación), publicado en 2004 y disponible en ForTheHealt.net. Mientras que estos asuntos no agotan los intereses de la fe o del gobierno, sí ilustran los grandes compromisos en los que los evangélicos se pueden involucrar en la acción común.

Resolvemos
Las necesidades del momento son críticas. Resolvemos:
• Procurar la justicia racial y la reconciliación, pidiendo o extendiendo el perdón en el nivel individual, local y nacional;
• Mantener una ética integral pro-vida que protege tanto a los no nacidos como a los vulnerables de todas las edades, enriqueciendo la vida a través de la igualdad de oportunidades y la justicia para que todas las mujeres y hombres puedan prosperar.:
• Resistirnos a ser co-optados por la agenda política y procurar más bien la amplitud de los compromisos que Jesús mostró y que las Escrituras enseñan;
• Encarnar el amor de Dios por todos, tratando a las personas con dignidad incluso cuando debemos enfrentarlas como lo exigen nuestra conciencia y nuestras convicciones cristianas; y
• Orar por todos los que llevan las responsabilidades y cargas de liderazgo.

Con nuestra confianza en Dios, nos comprometemos con el llamado bíblico de actuar con justicia, amar misericordia y andar en humildad con nuestro Dios. Te invitamos a que te unas a nosotros.

More from Obispo Matt Whitehead, Obispo Linda Adams, Obispo Keith Cowart

La Influencia Divina de Dios

Nuestra visión es “llevar integridad al mundo a través de comunidades bíblicas...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *