Polvo y Escombros en la Iglesia

Yo no hice nada, pero el mundo está roto. Yo ni siquiera estaba ahí, así que no me culpen, No hay razón para discutir. La evidencia de la rotura se encuentra por todos lados: divisiones, grietas, desportillamientos y disfunciones.

Hay personas con roturas evidentes; otras, no tanto. Cuando la rotura invade nuestros cuerpos y mentes tan profundamente que ya no somos capaces, lo llamamos discapacidad. Cuando esto sucede, los que somos capaces tenemos la tendencia a pintar una raya para mantener a los discapacitados separados del trabajo, de las con-versaciones, y hasta de la iglesia.

Pero los seguidores de Jesús pintamos una raya diferente que incluye y abraza a los discapacitados.

Recordamos que los discapacitados procuraban a Jesús, y el los tocó, les enseñó, y los sanó. ¿Qué nos parece lo siguiente?

  • Provoca conmoción. Habrá distracciones de voces que no hacen nada, prótesis que no responden, aparatos que sí ayudan.
  • Pagar el precio: Los discapacitados cuestan. No te vas a beneficiar con lo que gastas en ellos, pero lo que hagas agrada a Dios, eso debe servirte de algo.
  • Se paciente: Las personas con cuerpos quebrantados pueden necesitar tiempo para moverse.
  • Alza tu voz: Lo que quiero decir no es que grites. Habla en favor de los discapacitados. Aboga por edificios para templos y servicios que incluyan un lugar para incluir, en lugar de excluir.

En el corazón de todo hay un corazón. Toda persona discapacitada tiene un corazón igual que el tuyo, pero puede ser algo complicado por lo estorboso que son las heridas. ¿No sería maravilloso si los edificios y las personas Metodistas Libres fueran un refugio para aquellos que tienen impedimentos? ¡Que nuestros servicios y reuniones se llenen de sillas de ruedas y de andaderas! ¡Que seamos conocidos como personas y lugares que incluyan un espíritu de sí se puede, pero con cuerpos de los que no pueden …

Imaginé la confusión cuando los cuatro amigos del paralítico hicieron el hoyo en el techo, y bajaron a su amigo discapacitado en frente de Jesús. ¡Cuánto polvo y escombros deben haber caído sobre los fieles de aquella buena iglesia! ¿Quiénes eran aquellos tenaces amigos, que sin importarles el costo, llevaron a su amigo discapacitado hasta la presencia de Jesús? No sabemos sus nombres. Pero ellos nos dan el modelo de desorden, tenacidad y amor que nosotros debemos imitar.

More from OBISPO DAVID ROLLER

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *