Poder que Permanece

Como joven cristiano, yo estaba molesto con mi falta de habilidad para mantener unida cualquier forma de consistencia en mi caminar con Cristo. Aunque  asistir a la iglesia, e incluso la lectura de Biblia, fueran parte regular de mi vida, mi vida interior era todo menos consistente.

Nunca olvidaré cuando descubrí Gálatas 5:16-25. (Tómate un momento y léelo). Cuando leí acerca de la guerra interior entre el Espíritu y la carne, pensé, “Sí, ese soy yo. Es lo que yo estoy experimentando”.

Mientras mi vida exterior estaba en orden, mi vida interior era una confusión. Incluso como un creyente activo en la iglesia y en el estudio bíblico personal, me di cuenta que mi corazón se inclinaba hacia el pecado. Estaba a punto de descubrir lo que muchos creyentes lo habían  hecho a través de la historia, cómo vivir una vida empoderada por el Espíritu Santo.

El consejo de Pablo a los cristianos en Galacia era sencillo: “Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la carne” (Gálatas 5:16).

Fue un alivio darme cuenta que yo no era el primer creyente que necesitaba esta instrucción. La desesperación cedió su lugar a la confianza cuando comencé a crecer al principiar a  “andar el Espíritu”.

Me sentí confortado al  darme cuenta que si yo continuaba por esta senda, no estaba sujeto a los actos y actitudes que antes me habían esclavizado. Yo podía experimentar la verdadera y permanente libertad del pecado—tal como lo fue para los lectores originales de esta epístola.

Me consoló escucharlo, si continuaba este camino, no debería estar sujeto a los actos y actitudes pecaminosos que alguna vez me esclavizaron. Una real, y permanente libertad del pecado podían ser mi experiencia — tal como lo fue para los lectores originales de esta carta.

Esto marcó el inició de un proceso de descubrimiento que continúa hasta este día. Estoy sorprendido de forma rutinaria por el poder de Dios para transformar una vida desde el interior hacia afuera. Dios ha provisto todo lo que necesitamos para vivir una vida sobrenatural por medio del mover del poder del Espíritu Santo dentro de nosotros.

“Si el Espíritu nos da vida, andemos guiados por el Espíritu” (Gálatas 5:25). Los desafío a descubrir qué significa “andar guiados por el Espíritu”.

Joe Wickman es pastor de ministerios familiares en Ministerios Nueva Vida, una congregación Metodista Libre en Endicott, N.Y. Más escritos suyos se encuentran disponibles en joewickman.com.

DISCUSIÓN EN GRUPO:

[1] ¿Has sentido que andas fuera del camino de Dios debido a tu propia inconsistencia?

[2] Si el Espíritu de Dios vive dentro de ti, ¿Qué tipo de vida sería posible para ti vivir?

[3] ¿Cómo puedes “andar guiado por el Espíritu”?

Written By
More from Joe Wickman

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *