Pactantes y Conferencias

Yo no sé mucho acerca de las ramas del árbol genealógico de mi familia. (Mi esposa y yo compramos kits de prueba de ADN hace unos meses para ayudarnos a rastrear nuestros ancestros y trasfondo étnico, pero aún no lo abrimos. Posiblemente me preocupo por los dramas de la televisión que vi recientemente donde uno de estos kits de ADN llevó a un hombre a ser apresado equivocadamente porque su ADN coincidía con la huella genética de su hermano gemelo que él no sabía que existía. Posiblemente yo no debía ver tanto la TV). Sin embargo, he escuchado algo sobre algunos de mis ancestros escoceses por el lado de mi padre.

Estos antepasados, hombres y mujeres fueron un grupo conocido como los Pactantes quienes desfilaron bajo un estandarte azul que proclamaba: “Por la Corona de Cristo y el Pacto”. Las cosas no siempre funcionaron bien para los Pactantes — especialmente durante un período en los 1600 conocido como el Tiempo Asesino. De acuerdo al periódico El Nacional, de Escocia: “Se estima que 18,000 personas perdieron sus vidas por adherirse a la causa del Pacto y hasta hoy muchos de los Pactantes que murieron entonces son recordados como mártires, por su fe” (fmchr.ch/covenanter).

Me gustaría ondear un estandarte azul y ponerme una camiseta “Por la Corona y el Pacto de Cristo” y decir que estos ancestros tenían razón en todo, pero la verdad es mucho más complicada. No tomaría el espacio para detallar todos los conceptos religiosos y políticos de los Pactantes, pero sí podemos decir que estos tercos Presbiterianos/Calvinistas se desilusionarían de que uno de sus descendientes es un Metodista Libre/Wesleyano. En base a los escritos de su precursor teológico, Juan Knox, a ellos por cierto no les gustaría que mi esposa esté preparándose para ser ordenada como pastora.

Sin embargo, yo puedo admirar a estos cristianos por tomar en serio sus pactos a pesar de la amenaza de prisión y muerte. Temo que muchos cristianos modernos no puedan detallar sus creencias doctrinales y lo que hace que su iglesia o denominación sea única. Así como los pueblos están descubriendo sus genealogías, pienso que los pueblos deberían entender su herencia teológica.

La buena noticia es que el pacto más importante es compartido por todos los seguidores de Cristo, sean Metodistas, Presbiterianos, Anglicanos, Luteranos, Católicos, Bautistas o (escribe aquí el nombre de algún otro grupo). De acuerdo a nuestros compañeros en el Proyecto Bíblico: “Cristo mismo es el pacto del Nuevo Testamento—un pacto que no puede fallar ni ser roto. Cristo invitó a las personas a seguirlo y a unírsele en un nuevo compañerismo con Dios”. (fmchr.ch/bpcov).

El enfoque de esta edición es sobre dos pactos y leyes—específicamente la Ley, o la Tora/los primeros cinco libros de la Biblia (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio). El Proyecto Bíblico explica: “En la Tora, vemos a Dios crear a la humanidad, pero la humanidad se rebela. Más tarde, Dios escoge a Abraham para bendecir a todas las naciones a través de su familia y llevarlos de nuevo a Dios. Los descendientes de Abraham, sin embargo, terminan siendo esclavos de los egipcios. Después de que Dios los rescata, hace un pacto con ellos, prometiendo protegerlos y bendecirlos si obedecen una serie de reglas y rituales a las que nos referimos como la ley del Antiguo Testamento” (fmchr.ch/bplaw).

Estas no son leyes hechas por el hombre como querían hacer mis ancestros escoceses algunas veces rompiéndolas para defender sus pactos. Estas reglas y reglamentos son la Ley que vino directamente de Dios y que fueron cumplidas en Jesús (Mateo 5:17—18). Infortunadamente, algunos se obsesionaron en obedecer la Ley y simultáneamente olvidaron el amor por los demás pueblos que Dios creó. Sin embargo, Romanos 13:8—10 nos dice: “No tengan deudas pendientes con nadie, a no ser la de amarse unos a otros. De hecho, quien ama al prójimo ha cumplido la ley. Porque los mandamientos que dicen: ´No cometas adulterio´, ´No mates´, ´No robes´, ´No codicies´, y todos los demás mandamientos, se resumen en este precepto: ´Ama a tu prójimo como a ti mismo´”. El amor no perjudica al prójimo. Así que el amor es el cumplimiento de la ley”,

Tuve la oportunidad el verano pasado de visitar el cementerio de la iglesia en Edimburgo, Escocia, donde el movimiento de los Pactantes se inició en 1638. Espero algún día visitar el lugar de Nueva York donde se inició oficialmente la Iglesia Metodista Libre en 1860 bajo un árbol de orquídeas y el campo adyacente.

A la vez que es bueno que nosotros rastreemos nuestras raíces, es mucho más importantes que nosotros “no dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, y con mayor razón que vemos que aquel día se acerca” (Hebreos 10:25), los Metodistas Libres de todas partes del mundo nos reuniremos del 16 al 19 de julio en una convención en Orlando, Florida para la Conferencia General de 2019. Los delegados elegirán a nuevos obispos y posiblemente aprueben nuevas leyes eclesiásticas para mantener nuestros pactos (o sea, los Artículos de Religión), pero muchos más de nosotros nos uniremos con ellos y nos animaremos unos a otros. Sigue leyendo este número para leer los artículos de la serie que están siendo publicados revisando los grupos de enfoque de CG19.

Jeff Finley es el editor ejecutivo de Luz y Vida, a la que se unió en 2011 después de trabajar como reportero y editor para Sun-Times Media.

 

 

 

 

 

 

 

 

Written By
More from Jeff Finley

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *