Noticias de un Dios Alegre

Buenas, no necesariamente sería el adjetivo que tú, o yo (o cualquier otra persona) usaría para describir las noticias locales, nacionales o mundiales. Sin embargo, es el adjetivo que describe el mensaje sobre la encarnación de Dios.

La manera en que estas noticias llegaron al mundo no fue por medio de un cintillo rojo en la parte inferior de una pantalla, sino por medio de la voz de un ángel. La audiencia de estas noticias no fueron las masas, sino más bien un pequeño grupo de pastores que vivían a campo abierto. Tampoco eran influyentes sociales, ni evangelistas famosos. Uno se puede imaginar que estaban “fuera de lugar”. Sin embargo, Dios decidió que ellos serían el primer grupo de personas que no estarían “fuera de lugar” para las mejores noticias en la historia del mundo.

El ángel dio el anuncio a los pastores durante la noche mientras la gloria del Señor brillaba a su alrededor: “No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:10-11).

Dios es el creador de las noticias, el origen de las noticias, y Él le dijo a Su personal de noticias: “Cuando anuncien las nuevas a los pastores, llámenlas ´buenas nuevas´” ¡Y Ellos lo hicieron! Como tú sabes, Dios llamó “bueno” a Su creación (Génesis 1). Dios es el creador de la buena tierra, pero el pecado la devastó, y también Él es el productor de las buenas noticias que redimirán su desgarrada creación. Cualquier cosa que Dios haga. ¡es buena!

Aunque “buenas” describe a las noticias, “gran gozo” nos lleva a algo más profundo. ¡Son nuevas de “gran gozo” porque las buenas nuevas se originan en la creatividad y el amor de un Dios alegre! Yo creo que “gran gozo” nos habla más acerca de la fuente de las noticias que de las noticias mismas. Sólo leamos lo que dice Colosenses 1:19-20: “Porque a Dios le agradó habitar en él con toda su plenitud y, por medio de él, reconciliar consigo todas las cosas…”

Dios se agrada y se llena de gozo en enviar a Su Hijo al mundo. Él amó tanto Su creación, que dijo: ¿A quiénes de ustedes les gusta dar buenas cosas a sus hijos? ¿Cuánto más nuestro Padre en los cielos dará buenas cosas a ustedes? ¿Quién dijo esas palabras? ¿Por qué Jesús diría eso (Mateo 7:11; Lucas 11:13)?

Debido a que Jesús sabe que Su presencia en la carne y las buenas nuevas del reino vienen no solo de un Padre Bueno, no solo de un Padre amoroso, sino de un Padre alegre. Dios fue tan alegre sobre lo que había hecho que los ángeles no podían solamente decir: “Les traigo buenas nuevas para todo el pueblo”. Tuvieron que describir la personalidad de la persona que las daba.

“Buenas” describe la naturaleza de las noticias., “gran gozo” explica el origen de las noticias, y “para todo el pueblo” expresa la gran audiencia que no solo escuchará las noticias, pero también tendrá la habilidad de recibirlas.

Pero consideremos un pensamiento trágico solo por un segundo. ¿Qué si las noticias no fueran para todo el pueblo?

Por ejemplo, ¿Qué si yo dijera: “¡Buenas nuevas!” Pizzas de Bazbeaux gratis! … pero no para ti. ¿No hay pizza para ti”? (Cuando vayas a Indianápolis investiga a Bazbeaux; ya verás). ¡Qué decepción para ti! ¡Realmente no serían buenas noticias!

“¡Buenas nuevas! Hay disponible perdón de pecados… pero no para ti”. Entiendes el punto. Buenas nuevas para algunos realmente no son buenas nuevas. Son “Buenas nuevas para ellos”, o “buenas para nosotros” Buenas nuevas que no es para todo el pueblo y separa y crea barreras. (Lee lo que Jesús dice en Efesios 2:13-22).

A Dios gracias, ¡las buenas noticias de gran gozo son para todo el pueblo! Cristo vino para todos, especialmente las personas que hoy viven en rebelión a Cristo. Todos pueden encontrar perdón en Cristo. Todos pueden ser reconciliados con Dios y con otros en Cristo. Posiblemente las buenas nuevas de gran gozo para todo el pueblo es la única esperanza para la unidad en nuestro mundo. Exceptuando el evangelio, ¿hay algo que realmente sean buenas noticias para todo el pueblo, de generación en generación, de cultura a cultura?

¡Entonces dame ya las buenas noticias! “Les ha nacido a ustedes un Salvador; él es el Mesías, el Señor”. ¡Qué frase tan extraña! “a ustedes les ha nacido”. Cuando mi esposa y yo tuvimos nuestro primogénito, se lo mostramos a nuestra familia y amistades. Nadie nos dijo: “Me da gusto que tu hijo me haya nacido a mí”. Yo no iba por todos lados con mi niño en brazos y diciendo: “Este es mi hijo. Él les ha nacido a ustedes”

¡No! Eso sí sonaría raro. Nadie hace eso. Liam nació de Brianna y yo. Es nuestro hijo, nosotros lo atendemos, nosotros lo estamos criando, es nuestra responsabilidad, y nos alegra mucho porque él nació de nosotros.

Pero Dios nos da un mensaje como ningún otro. “A ustedes les ha nacido un Salvador”. Cristo es nuestro, nosotros no tenemos que atenderlo como si fuera un bebé, pero Él sí cuida de nosotros. Nosotros no tenemos que criarlo, pero Él nos enseña y nos ayuda a madurar. Nosotros no somos responsables por Sus actos, pero Sus actos nos capacitan a ser responsables ante la gracia de Dios. Y lo mejor de todo, porque Cristo ha nacido en nosotros, lo hemos de recibir, creer en Su nombre, y hemos recibido el derecho de ser hechos hijos de Dios.

Cristo nacido en nosotros nos provee el camino para que nazcamos de Dios. En otras palabras, tenemos que ser parte de la familia de Dios y participar de Su interminable vida de gozo. Pronto, viviremos con la fuente de las buenas nuevas, ¡el Dios alegre!

No temas, ve y comparte las buenas nuevas de gran gozo a todo el pueblo.

 

John-David VanValin es el pastor principal de la Primera Iglesia Metodista Libre de Indianápolis. Él es graduado de la Universidad de Spring Arbor con un título de Bachiller en Artes en Psicología en el Seminario Teológico de Asbury con una Maestría en Divinidad.

More from John-David VanValin

La Influencia Divina de Dios

Nuestra visión es “llevar integridad al mundo a través de comunidades bíblicas...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *