Noble, Hermoso y Excelente

Cuando Ed Byers recibió la Medalla de Honor en febrero, yo estaba realmente orgulloso porque ¡él es mi cuñado!

Como parte del equipo 6 SEAL de la Marina de Estados Unidos, Ed llevó a cabo un dramático rescate de un médico estadounidense que fue prisionero en Afganistán. El gobernador estaba celebrando esta heróica demostración de valor. Cuando Ed escuchó que recibiría este reconocimiento, inmediatamente hizo arreglos para que toda la familia fuera invitada a la Casa Blanca, con todos los gastos pagados, para que pudiéramos estar en esta celebración. Apenas puedo expresar lo maravillosa que fue la experiencia de estar en la Casa Blanca en ese momento tan especial. No hay nada como escuchar la canción oficial de los eventos presidenciales “Hail to the Chief” (Saludo al Jefe) y ver al presidente hacer su entrada.

Esta experiencia fue posible para mi familia únicamente por el espíritu de generosidad de mi cuñado. Primero dio su alma y corazón en el campo de batalla y después utilizó esta plataforma y su influencia para llevarnos, como familia, a Washington, D.C. El hecho de que mi cuñado fuera tan generoso conmigo hizo que aumentara mi admiración por él. La generosidad tiene una manera de reflejar algo noble y hermoso, aun cuando algo excelente se hace posible.

La Generosidad en su Máxima Expresión

Nuestra iglesia recibe las ofrendas en la mitad del servicio, después de la alabanza y antes de la predicación. Es un acto de adoración y una demostración de generosidad. De acuerdo con Pablo en Hechos 20:35, Jesús dijo: “Mas bienaventurado es dar que recibir”.

En el tiempo de adoración, le damos la oportunidad a la gente para que viva la realidad de esta dicha, dando sus diezmos y ofrendas. Es el momento cuando nosotros como creyentes, demostramos algo noble y hermoso. Lo que es noble es que tomamos nuestro dinero, un reflejo directo de nuestro arduo trabajo, y lo damos para el trabajo en la iglesia. Pero el momento, en sí, es algo hermoso porque es voluntario. Mientras que unos dan con la sensación de estar obligados a hacerlo, la mayoría lo hace por un verdadero sentimiento de afecto por el Señor y el deseo de ver florecer sus propósitos. Esto es generosidad en su máxima expresión.

El Regalo de un Hijo

Hace algunos años, entré a mi oficina y encontré una nota en mi escritorio. Eran unos garabatos de mi hijo de 6 años, que apenas comenzaba a escribir. Con pluma roja, en un pedazo de papel de cuaderno, la nota decía: “De Noé, para papá”. Al lado del papel estaba un billete, muy arrugado, de 1 Dólar, que probablemente estuvo en el bolsillo de Noé por horas. Cuando lo vi, no pude evitar alegrarme. Estoy consciente de que el dólar es muy poco y no lo necesito, pero al mismo tiempo, derritió mi corazón porque él pensó en mí y tomó esta gran suma de dinero (para un niño de 6 años) y se aseguró de que yo lo tuviera. ¡Qué momento tan más hermoso!

Por un instante, imaginé cómo se siente Dios cuando le traemos las ofrendas a Él, en adoración. Aunque el dólar, al final de cuentas vino de mí, yo estaba encantado de recibir la bendición de Noé. Aunque era muy poco para mí, yo sabía que era mucho para él. Cuando hablé con Noé al respecto, él sonreía y estaba satisfecho. Se sentía bien al dar ese dólar.

Un Excelente Resultado

“Es más bienaventurado dar”, así como dijo Jesús. La bendición de la generosidad continúa en lo que ésta hace posible. En nuestra iglesia local, la generosidad de los fieles creyentes nos ha permitido capacitar al personal y los pastores que necesitamos para guiar bien a las personas que estamos discipulado, cuidar a los pobres en la comunidad, enviar misioneros, crear oportunidades de evangelismo y cubrir los gastos del día a día en la iglesia y sus instalaciones.

Hablando de instalaciones, no aparecieron al tronar de los dedos. En los últimos 10 años, se han llevado a cabo tres importantes campañas en donde las personas de nuestra iglesia han dado, con sacrificio, más de 6 millones de dólares (además de sus diezmos regulares) para la construcción de un espacio para las 2.500 personas que ahora vienen a la iglesia Centerpoint cada fin de semana. En el último año, en nuestros servicios de fin de semana, hemos tenido 550 personas que han tomado la decisión de creer en Jesucristo. Este es el más excelente resultado de todo, provocado por la generosidad noble y hermosa del pueblo de Dios.

Extendiendo el Reino

Cuando la generosidad del pueblo de Dios ayuda a la iglesia local a florecer, se puede enganchar a una cierta generosidad maravillosa como una comunidad colectiva, que reflejará algo noble y hermoso mientras que hace que algo excelente sea posible. Por ejemplo, en el otoño de 2015, cuando el Ministerio Internacional de Cuidado Infantil visitó la iglesia Centerpoint, lanzamos un desafío. Habíamos escuchado que el Ministerio Internacional de Cuidado Infantil (ICCM por sus siglas en inglés) nunca había visto a más de 150 niños patrocinados en un evento y quisimos ayudarlos a superar ese registro. El pueblo de Dios de la iglesia Centerpoint, abrazó el llamado a ser noble y a hacer algo hermoso para que algo excelente sucediera. En un fin de semana, patrocinamos 211 niños de ICCM, de Etiopía.

El poder de la generosidad del pueblo de Dios es único, y como resultado, habrá una extensión del reino de Dios, que es el resultado que todos deseamos ver.

JOHN HANSEN en el pastor líder de la iglesia Centerpoint en Murrieta, California. Anteriormente, sirvió por varios años como misionero en Asia.

LA GENEROSIDAD REFLEJA NOBLEZA Y HERMOSURA MIENTRAS HACE QUE LAS COSAS EXCELENTES SUCEDAN.

Written By
More from John Hansen

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *