MOPS es Importante para la Familia Militar

Soy una niña militar mimada convertida en esposa militar. La vida militar no espera que nadie haga planes conforme a sus deseos. Mi mundo siempre está cambiando y mi tribu nunca es la misma. Normalmente mi familia siempre está fuera de mi alcance, y mi jornada de maternidad puede ser una de las aventuras más solitarias. Sin mi esposo, sin mis mejores amigos, sin mi familia. A menudo cambio de casa y de escuela, no tengo una comunidad, no tengo estabilidad.

Soy como cualquier mamá, tengo mis altibajos. Amo mis MOPS mañaneros, mis chats de campo interrumpidos y las danzas en mi minivan. Tengo días buenos y días malos. Hay días cuando mi cordura depende principalmente en la fuerza de mi café y en el factor entretenimiento del line up de PBS. Pero igual… ser mamá puede ser algo muy solitario: Hay ocasiones en que ser mamá es uno de los lugares más solitarios. Aquí es donde interviene MOPS.

Hay algo tan confortante como estar junto con otras mamás. Esas mamás pueden tener diferentes rutinas, a lo mejor están pasando por diferentes etapas, y lo entienden. Se dan cuenta de la manera en que tú te sientes. Ellas saben que tú no terminas otra conversación. Ellas saben el valor de una taza de café. Puede ser que ellas nunca hayan estado en el lugar en que estás ahora, pero están dispuestas a hacerte compañía cuando se necesite. Estas mamás forman la comunidad de MOPS. Estas mamás son las que me sirven de apoyo.

La rápida historia de la última misión de mi esposo es que yo estaba sola—sola. Estaba sola con dos niños, un recién nacido y una casa que mantener. Estaba sola con un cuerpo posparto que restablecer. Estaba sola arreglando las camas por días a la vez. Estaba sola con niños que bañar, comidas que preparar y niños que necesitan ser amados. Eran más los días que pasaba en el hospital y dando vueltas a la tienda para comprar comestibles literalmente arrastrando a mis niñas… a pesar de saber que PB&J era la especialidad de la hora de comida… otra vez.

Pero allí estaba MOPS.

Una barra de comida, una cara sonriente, apoyo, conversación de adultos, estímulo y amabilidad, para eso se hizo MOPS, por eso es importante MOPS. Estas mujeres, muchas nunca han estado aquí. Muchas nunca sabrán que tu esposo se encuentra a 9,600 km. cuando llegue el nuevo bebé. Muchas nunca sabrán el dolor de todo lo que se ha perdido—recuerdos, momentos, ajustes en nuevas jornadas. Ellas entienden que una comida puede hacer el día. Ellas entienden que un mensaje de aliento puede iluminar tu mundo de mamá.

Hay una bendición en una comunidad de MOPS, aun si un día se convierte en larga distancia, es un estímulo saber que vas a tener una conversación de adultos. Tienes que ser tú, ¡nadie más que tú! Llegarás a tus reuniones, sobremesas no interrumpidas, una taza de café caliente. Encontrarás apoyo, encontrarás amistad. Cuando llegue el tiempo que mi familia se una, de que mi familia se aventure a lo que venga después, vendrá la soledad. La casa puede cambiar, igualmente la escuela. Todos nuestros amigos quedarán atrás. Pero entonces… Queda MOPS.

Chelsea Enders es una mimada militar convertida en esposa militar, así que no necesariamente existe un lugar específico llamado “hogar”. Su familia está actualmente estacionada en Ohio. Es la mamá de tres niñas y está casada con su novio, Brooks. A ellos les gusta pasar tiempo al aire libre, viajar y llevar a sus hijas a vivir aventuras.

Written By
More from Chelsea Enders

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *