Matrimonio Bíblico: Liderando y Sirviendo Juntos

¿Cuál es el concepto bíblico del matrimonio? ¿Qué roles bíblicos les corresponden a los hombres y las mujeres? ¿Quien es el líder? ¿Quién se somete? Como pastores, estas son preguntas que la gente nos ha hecho dentro y fuera de nuestra congregación. Muy a menudo, se debe al hecho de que se han encontrado cara a cara con una ideología particular sobre el matrimonio y los roles de género dentro de un matrimonio.

Dos de las perspectivas más comunes sobre el matrimonio dentro de la comunidad cristiana son complementarias e igualitarias. En pocas palabras, en la visión complementaria, hombres y mujeres tienen el mismo valor intrínseco, y son valiosos también delante Dios. Sin embargo, el hombre es la autoridad final para cada decisión en la iglesia, en el matrimonio y en la vid; la mujer es simplemente un “ayudante”.

Por el contrario, la visión igualitaria sostiene la creencia de que la autoridad y la responsabilidad en el matrimonio, la iglesia y el trabajo se basan en el llamado y los dones de un individuo, y son igualmente disponibles tanto para hombres como para mujeres, esposos y esposas, en todos los ámbitos de la sociedad.

Como Metodistas Libres, ¿dónde aterrizamos cuando se trata de nuestra visión del matrimonio? Uno de los distintivos únicos de ser parte de esta tribu cristiana particular es que creemos que Dios ve a hombres y mujeres como iguales, no desde una perspectiva jerárquica. Así, nos adherimos a una ideología igualitaria y una visión bíblica sobre el matrimonio. Los Metodistas Libres sostenemos que hombres y mujeres -así como todas las etnias- son libres de servir y conducir por igual en el hogar, la iglesia, y la comunidad en general.

¿Es esto bíblico? Sí. Junto con muchos otros teólogos, los Metodistas Libres creen que Cristo está restaurando activamente la Creación a un tipo de plenitud relacional anterior a la caída. ¿Cómo fue la primera función de matrimonio? Bueno, eran portadores de imágenes iguales (Génesis 1:27). Ellos tenían igual acceso al Padre (Génesis 3: 8). Se les dio la misma autoridad sobre la creación (Génesis 1:28). De igual manera, el derramamiento del Espíritu Santo es dado a hombres y mujeres por igual (Hechos 2:17).

Además, el Espíritu Santo distribuye dones espirituales para construir la iglesia y promover el reino de Dios sin ningún tipo de prejuicio o restricciones sobre un género en particular (Romanos 16: 1-2, 7).

Además, Dios dice: “Voy a hacerle una ayuda adecuada” (Génesis 2:18). El erudito bíblico R. David Freedman sugiere que una traducción más precisa de este versículo sería: “Yo haré un poder [o fuerza] correspondiente al hombre” (fmchr.ch/rdfreedman). Freedman sigue adelante para afirmar que la única forma en que la mujer sería capaz de aliviar la soledad del hombre era siendo su igual.

Al considerar la vida de Jesús, vemos cómo agrega una capa más al misterio de la
unión matrimonial cuando dice: “Al principio de la creación Dios “los hizo hombre y mujer”. “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo” (Marcos 10: 6-8).

Las palabras de Jesús nos llevan a hacernos la siguiente pregunta: ¿dos personas se vuelven uno o uno absorbe a la otra? En la teología complementaria parecería que el hombre absorbe a la mujer. No parece haber una verdadera fusión de dos personas en una sola. La esposa esta perdida.

¿Y qué de las palabras del apóstol Pablo a los esposos y esposas, que se registran en Efesios 5?
Estamos de acuerdo con la evaluación de la pastora y teóloga Tara Beth Leach: “Pablo no aboga por jerarquía, más bien habla de un amor radical, y ausencia de egoísmo de esposa a esposo y de esposo a esposa” (fmchr.ch/tbleach). El mayor concepto de Efesios 5 es someterse el uno al otro por su reverencia a Cristo (Efesios 5:21). Sin duda, la sumisión mutua requiere mucho más trabajo y más intencionalidad de ambas partes en el matrimonio, marido y mujer. Sin embargo, esto es lo que nosotros, como seguidores de Cristo, somos llamados a hacer.

En nuestro matrimonio, una manera de practicar la sumisión mutua como marido y mujer es transfiriendo los puntos fuertes del uno al otro. Hay temas y áreas en la vida donde uno de nosotros es mucho más ampliamente inteligente, y/o tiene más experiencia que el otro. Entonces, cedemos a las admoniciones o consejos el uno de la otra. Conocemos las fortalezas uno de la otra y viceversa, transferimos la toma de decisiones del otro basadas en fortalezas individuales, y confiamos el uno en el otro para tomar la mejor decisión para nuestra familia. Lideramos según nuestras fortalezas para ser un equipo increíble.

Sin embargo, cuando no estamos de acuerdo con el siguiente paso para nuestra familia o nuestras carreras, y si ha habido varios desacuerdos a lo largo de los años: oprimimos el botón de pausa. El botón de pausa nos protege de forzar nuestra propia agenda y hace que busquemos el aporte del Señor. Entonces, haciendo eso, nunca nos perdemos una bendición porque hacemos una pausa. Sin embargo, ha habido ocasiones cuando uno de nosotros forzó su camino hacia adelante, y los resultados fueron desastrosos. Nosotros sinceramente creemos que el Señor nos destinó uno para el otro para hacernos más sabios, más compasivos y mejores reflejos de Su naturaleza.

Si deseas investigar más a fondo la visión igualitaria del matrimonio, así como el liderazgo en la iglesia, recomendamos encarecidamente los siguientes recursos:

• “Together—Reclaiming Co-Lidership in Marriage” (Juntos – Reclamando el Co-liderazgo en el Matrimonio), por Tim y Anne Evans
• “Paul, Women & Wives: Marriage and and Women´s Ministry in the Letters of Paul” (Pablo, las Mujeres y las Esposas: El matrimonio y el Ministerio de las Mujeres en las Epístolas de Pablo”, por Craig S. Keener
• “Very Married: Field Notes on Love and Fidelity” (Muy Casado: Notas de Campo sobre el Amor y la Fidelidad”, por Katherine Willis Pershey
• “Marriage Made in Eden: Una Perspectiva Pre-moderna para un Mundo Pos-cristiano), por Alice P. Matthews y M. Gay Hubbard
• “Mutual by Design” (Mutuo por Diseño), por Elizabeth Beye
• “Partners in Marriage and Ministry” (Socios en el Matrimonio y en el Ministerio), por Ronald W. Pierce
• “Still Side by Side” (Seguimos Juntos), por Janet George
• “Beyond Sex Roles: What the bible Says about a Woman´s Place in church and Family” (Más allá de los Roles Sexuales: Lo que la Biblia dice sobre el Lugar de la Mujer en la Iglesia y la Familia), por Gilbert Bilezikian

Jada A. Swanson y Jon E. Swanson son presbíteros Metodistas Libres que sirven como parte del personal de la Iglesia CrossView en Snohomish, Washington. Jada es un escritor que contribuye para The Park Foro, mantiene una práctica de dirección espiritual, y está cursando un doctorado en teología. Además de servir en CrossView, Jon es un asesor creativo de iglesias, organizaciones sin fines de lucro y empresarios. Tiene un doctorado en estudios de alabanza/adoración. Ambos son padres de dos adolescentes y viajan por el mundo en busca de los lugares en los que preparen el mejor café.

More from Jada A. Swanson y Jon E. Swanson

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *