Los Estudiantes de SPU se Involucran en Salud Global

Cuando ellas planearon una organización no lucrativa para ayudar a eliminar la fístula obstétrica en Etiopía, Skylar Piro, Sefanit Ghezahegn y Rediet Mulugeta, un experto les dijo que eran “demasiado optimistas”. Con este comentario sintieron arder un fuego dentro de ellas.

“Es el resultado de nuestra fe”, dijo Piro, quien se graduó en ciencias políticas en la Universidad de Seattle Pacific con un título de administración. “Veremos un tiempo cuando esta severa condición médica considerada la más devastadora en los enfermedades de los niños recién nacidos ya no exista más”.

Para Piro, Ghezahegn y Mulugeta, la misión de SPU, de involucrar la cultura y cambiar el mundo no es una idea
abstracta. Su plan de acción para capacitar a las mujeres en Etiopía no es más que el resultado lógico de su educación — y un deseo de usar sus conocimientos y habilidades para mejorar la salud del mundo.

La fístula obstétrica afecta a millones de personas en todo el mundo, 100,000 de ellas solamente en Etiopía. La condición, que es fácilmente prevenible y tratable resulta en severas heridas internas, a menudo acarrea el abandono de la familia y el escarnio de la comunidad. El acceso a los médicos capacitados para intervenir en padecimientos difíciles casi siempre evita la complicación. Pero Etiopía solamente tiene 59 médicos especialistas y 1,000 curanderas para una población de 77 millones de personas.

“Queremos entrenar a las mujeres etíopes a saludar con las tradicionales pañoletas etíopes, a la venta en línea en los Estados Unidos”, dice Mulugeta, que tiene un título en estudios de desa-rrollo global. “Esto les proporcionará la habilidad para un empleo y les ayudará a fondear su propia rehabilitación física, educación, vivienda y alimentos”.

Piro planea matricularse en la escuela de posgrado para el siguiente año para estudiar en la mediación de resolución de conflictos, su meta es estudiar los sistemas de cuidado y salud en las comunidades por medio de subvención para llevar a cabo estudios en Etiopía.

Mulugeta, que ahora es una interna con el Año de Misión en Houston, vive en una comunidad urbana aprendiendo los métodos de las no lucrativas en desarrollo comunitario.

Ellas esperan que de aquí a tres o cinco años puedan regresar todas juntas y usar sus experiencias para lanzar Tesfa Netela.

“Sabemos que inicios como el nuestro son consumidores de tiempo y demandan sacrificios”, Dice Piro. “Pero todas nosotras vamos a hacer cosas que beneficien esta organización en el largo plazo”.

Una cosa más, añade. Nunca, nunca jamás nos digan que somos “demasiado optimistas”.

Written By
More from Jeff Finley

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *