Los Cristianos en el Mundo son Amigables

¿Si un cristiano viaja a algún otro lugar del mundo, eso lo/la convierte en “un cristiano mundial”?

Cuando me he reunido con cristianos que viven o viajan internacionalmente, me he dado cuenta que hay un don que algunos tienen y otros no. Es un don que nos mueve más allá de solamente viajar a otros lugares. Nos mueve a convertirnos en discípulos que, como Jesús, amamos a las personas interculturalmente. Este don es ser amigables.

Nosotros necesitamos desesperadamente amigos de otras culturas que nos amen y nos ayuden a aprender a amar interculturalmente. Para entablar una amistad con alguien de una cultura diferente, tienes que darte cuenta que este asunto de ser un cristiano mundial tiene poco que ver contigo. Puedes recibir amistad, pero no puedes hacer que suceda. Puedes abrir la puerta de tu corazón y mente para que suceda pero no puedes controlarla.

Hay tres personas involucradas en eso de ser amigables. Una es Dios, otra es nuestro amigo. La tercera eres tú.

Dios ama tanto al mundo. Todos nosotros lo sabemos. Quizá alguna vez hayamos cantado “Jesús ama a los niñitos, cuántos en el mundo estén”. Yo amo a mis hijos. Uno de mis deseos más profundos es que ellos puedan amarse unos a otros. Voy a ayudar a que eso suceda. Dios también lo desea

Jesús nos recuerda que los dos más grandes mandamientos son amar a Dios y amar a nuestros prójimos (Mateo 22:35-40). Su historia sobre el Buen Samaritano (Lucas 10:25-37) nos recuerda que nuestros prójimos incluyen a personas de todas las raíces étnicas, incluyendo cualquier cultura que tenga mala fama. (Quizá en estos tiempos Jesús nos contaría una historia acerca del Buen Extranjero, y nos permitiría llenar el espacio en blanco acerca del país de origen del extranjero).

Además Jesús nos ordenó ir y hacer discípulos a todas las naciones (Mateo 28:19-20) Los Grandes Mandamientos y la Gran Comisión se refieren a todas las naciones, todas las personas y todas las etnias.

Como Dios quiere que seamos como Él y Él ama al mundo, Él nos atraerá hacia nosotros personas para que las amemos (y que nos amen) interculturalmente. Él nos traerá amigos mundiales. Mientras caminemos con el Espíritu, Dios está trabajando para traernos relaciones más de lo que nosotros jamás pudiéramos desear o imaginar.

Cuando nosotros nos mudamos a una nueva ciudad para asistir al seminario, pedimos a Dios que nos diera amigos con otros antecedentes culturales y nos ayudara a ser amigos de ellos. Fue uno de los tiempos más ricos de nuestras vidas.

El segundo individuo involucrado en el proceso de ser amigables es un amigo. Para convertirte en un cristiano mundial, algunas personas de otras culturas deberán ser amigables contigo. No puedes hacer que alguien de una cultura diferente decida amarte y ser un verdadero amigo tuyo.

Cuando recibimos el don de la amistad de un miembro de otra cultura, debemos ser humildes y doblar nuestras rodillas en gratitud ante Dios. La idea de que alguien cruce las barreras interculturales para ser nuestro amigo debe hacernos increíblemente agradecidos que él o ella puedan amarnos de esa manera.

Estoy maravillado por los amigos que me han amado cruzando pequeñas o grandes barreras culturales. Ellos no tienen por qué hacerlo, y la amistad no siempre es fácil. Ellos me han regalado el don de un amor sacrificial.

Mi amiga Geetha ha trabajado duro para amarme. Si tú me conoces, probablemente conozcas a Geetha o has escuchado acerca de ella. Hemos sido amigas desde la universidad, y ella me invitó a su vida, a las reuniones de su familia y a su cultura.

Cuando he dicho cosas sin pensar, Geetha ha reaccionado con gracia y paciencia. Ella me dio un amor a toda prueba aun cuando yo estaba enferma (aunque no estuviera a las puertas de la muerte) y quejumbrosa en la India. Cayó de su silla presa de una risa incontrolable, cuando yo con autosuficiencia le platiqué acerca de mi “conversación” con un grupo de conductores de carretas en la estación del ferrocarril, creí que me estaba entendiendo claramente con ellos. No era así.

Geetha me introdujo a Detroit, Harlem y Oakland. Hemos visitado tres océanos juntas. Abrió mi mente y corazón para muchas otras personas y experiencias. Respondió a mi ignorancia con paciencia y perseverancia. Me ha dicho verdades duras con amor.

Todos nosotros necesitamos amigos que nos alcancen, necesitamos personas para introducirlas a nuestras vidas, nos  amen y nos digan cuando actuamos como tontos. Necesitamos personas que nos ayuden a amar al mundo de mejores y más profundas maneras.

La tercera parte de este tipo de amistad somos nosotros. Debemos convertirnos en personas que puedan tener una relación con alguien de una cultura diferente.

¿Cómo podemos convertirnos en personas amigables?

  • Pidámosle amigos a Dios
  • Vivamos, trabajemos, pasemos tiempo y asistamos a una escuela en lugares en los que conozcamos amigos interculturales.
  • Pidamos a Dios que nos ayude a convertirnos en alguien que ame cruzando la barrera cultural; no sólo simbólicamente.
  • Seamos humildes y honestos.
  • Busquemos la manera en cómo Dios puede conectarnos.

Además debemos ser buenos amigos. ¿Cómo seríamos buenos amigos de alguien de una cultura diferente?

  • Pidamos a Dios que nos ayude a ser buenos amigos.
  • Interesémonos en las personas, no en la sociología.
  • Recuerda que cada uno es un individuo, no un clon de cultura diferente.
  • Trabajemos para ser buenos amigos; no tratemos de “tener” un amigo – nadie debe ser una posesión.
  • Hagamos preguntas adecuadas.
  • Escuchemos.
  • Tengamos en mente que la otra persona sabe más que nosotros acerca de muchas cosas.
  • Amemos sacrificialmente.

ORACION:

Espíritu Santo, queremos ser buenos amigos de personas alrededor del mundo, incluyendo a nuestros propios vecinos. Ayúdanos a ser buenos amigos y a ser merecedores de la amistad de otros. Relaciónanos con aquellos que Tú quieres que sean nuestros amigos. Gracias Dios por los amigos con los que ya nos has conectado, los amigos con los que nos estás conectando, y por los amigos con los que nos conectarás en el futuro. En el nombre de Jesús, amen

DISCUSIÓN EN GRUPO:

[1] ¿Has pedido a Dios que te conecte con un amigo de diferente cultura?

[2] ¿Qué diferencia podría hacer en tu vida un amigo de cultura diferente

[3] ¿Estás dispuesto a que amigos de otras culturas te digan la verdad en amor (Efesios 4:15)?

Written By
More from Rose Brewer

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *