Levantando una Cosecha de Salud y Libertad   

Margarita (no es su verdadero nombre) fue abusada y vendida para tener sexo por su propia madre cuando tenía 9 años. Como resultado, ha pasado décadas como adicta a las drogas y dando a luz hijos que no podía criar, no habiendo sido criada tampoco. Su dolor y su trauma se profundizaron. ¿Puede ser alcanzada? ¿Sus hijos serán atrapados por un ciclo de abuso y seguirán sus pasos, o encontrarán otro camino mejor para vivir sus vidas? Nuestros Ministerios de Cosecha Sana en la Iglesia Metodista Libre, en Rochester, Nueva York. Nueva York procura mantener a las madres como Margarita, y sus hijos en situación parecida para encontrar ese mejor camino.

Aunque Edgemont ahora es una iglesia suburbana, Edgemont comenzó en la ciudad de Rochester, y por mucho tiempo, los miembros han tenido el corazón para ministrar allí.  Cosecha Sana se inició como un sueño de dos doctores en medicina que sirven a una población sufriente en una comunidad de la ciudad. La visión de ellos, de comunidades sanas con familias que prosperan, negocios, e iglesias en las que las personas se reconcilian con Dios, con ellas mismas, y con los demás”. Edgemont captó esta visión y creó la singular posición de misioneros urbanos a la ciudad de Rochester. Kim Roth es la persona que Dios llamó para cumplir el sueño y la visión, y convertirlos en un ministerio. Según la declaración de misión de Cosecha Sana: “Nuestra estrategia es trabajar con nuestros prójimos en el enfoque de las fortalezas y recursos de la comunidad en las áreas de:

  • Salud
  • Nutrición
  • Desarrollo Juvenil
  • Formación Espiritual
  • Desarrollo Económico
  • Empoderamiento Familiar”.

Específicamente, Cosecha Sana alcanza a familias del interior de la ciudad, ayudándoles a plantar huertos para alimentos, asesorando a los niños académica y espiritualmente, y guiándolos en las bases de la vida, como la comida saludable, buenos modales, el respeto por uno mismo y por los demás). Además, proporcionamos un club bíblico en una escuela pública del interior de la ciudad. Aproximadamente 20 niños asisten al club. Hemos sido invitados a orar en la escuela sobre una base mensual. Oramos en el lugar por la facultad, el personal, estudiantes y familias, mientras diariamente enfrentan luchas únicas a la vida urbana. Los niños que acuden a la escuela vienen con hambre o fatiga, o sin los útiles y la ayuda necesarios. El día es muy largo para que el personal y los niños traten de enseñar y aprender en circunstancias menos que ideales.

Uno de los puntos sobresalientes del año ministerial para Cosecha Sana es enviar estudiantes mentores y niños del Club Bíblico a un campamento cristiano durante una semana en el verano. Cada año hay vidas cambiadas, se hacen decisiones de vivir por Cristo y hay bautismos, y los niños continúan creciendo en su comprensión del amor incondicional de Jesús por ellos. Después de siete años de ministerio, estamos comenzando a ver el fruto de la obra de Dios en la creación de nuevos futuros para niños para cuya sociedad cree, y está destinada a terminar en bandas de delincuentes, en las cárceles, o atascados en ciclos generacionales de pobreza.

Edgemont tiene una rica historia, habiéndose iniciado en 1860 por un grupo de personas después de reunirse con B. T. Roberts. El grupo era liderado por una mujer a quien llamaban Hermana Babcock, quien decía: “Vayamos en el nombre del Señor”, para dar inicio a la Primera Iglesia Metodista Libre de Rochester, ahora conocida como Edgemont. Roberts fue un fuerte defensor del trato igualitario de personas—sean hombres o mujeres, ricas o pobres—y era un apasionado de la libertad, dignidad y valor de las personas. Roberts dijo en uno de sus muchos mensajes en contra de la esclavitud que “si la iglesia adopta el problema de la esclavitud de la manera correcta, en el espíritu correcto, la esclavitud pronto será extendida de la tierra”, (como se registra en el libro de Howard Zahniser: “Cristiano Ferviente: Vida y Obra de Benjamín Titus Roberts”, cuya impresión se ha agotado, pero que se puede leer en línea en fmchr.ch/chzahniser).

Edgemont procura honrar este legado por medio de sus Abolicionistas de Edgemont que colaboran con nuestros Ministerios Cosecha Sana y con el Movimiento de Liberación de la Iglesia Metodista Libre—USA. Nuestros abolicionistas sirven en Cosecha Sana por medio de su programa de mentoría y el Club bíblico. Somos llamados por Dios para ministrar a los niños como Margarita, para que sepan que pueden tomar un camino diferente en la vida.

Después de dos años de oración en busca de la dirección de Dios. Los abolicionistas comenzaron a recibir y ayuda a un grupo de padres substitutos. Hemos aprendido que los niños que viven en hogares substitutos. La mayoría de los cuales han experimentado algún tipo de trauma, están en riesgo de sufrir tráfico. Las estadísticas muestran que más del 60% de jóvenes víctimas de tráfico en los Estados Unidos han pasado algún tiempo en cuidado substituto (fmchr.ch/sfmaht). En otras palabras, los padres substitutos están en las líneas frontales en la lucha en contra del tráfico humano. Los jóvenes traumatizados son vulnerables ante aquellos que supuestamente los cuidan pero que realmente los explotan por ganancias financieras. Los padres substitutos procuran ministrar a los menores que han experimentado dificultades increíbles, abuso, descuido y/o abandono. Esto requiere fortaleza, amor incondicional, paz y esperanza. Nosotros, como cristianos, sabemos que esto se puede realizar por fe en Jesús. Los abolicionistas de Edgemont proporcionan un lugar de reunión para padres substitutos se reúnan para animarse y apoyarse unos a otros mientras se les proporcionan alimentos y cuidado infantil para ellos.

El ministerio de Jesús era para “proclamar las buenas nuevas a los pobres” y llevar libertad a los oprimidos (Lucas 4:18). Con relación a este pasaje de la Escritura, B. T. Roberts escribió en la primera edición (enero de 1860) de “El Cristiano Ferviente”: “El que así cuida de los pobres, debe provenir de Dios. En relación con esto la iglesia debe preocuparse porque el evangelio sea predicado a los pobres. Con ellos, los dolores peculiares deben ser aceptados” (fmchr.ch/earnest1).

La Iglesia Metodista Libre de Edgemont, a través de sus Ministerios de Cosecha Sana, y los Abolicionistas de Edgemont, ha adoptado este llamado al ministerio. Al ministrar a las familias y comunidades a las que Dios nos ha llamado, lo vemos que cambia vidas, igual que la de los hijos de Margarita, quienes asisten fielmente a la iglesia, han recibido el bautismo y están comenzando a ver todos sus posibles futuros que se extienden delante de ellos.

Daria Roesch es la pastora de cuidado y comunicación en la IML de Edgemont. Ella es graduada del Seminario Northeastern, es una anglófila que escribió su tesis final del seminario sobre “La Teología de Jane Austen”.

 

 

Written By
More from Daria Roesch

La Influencia Divina de Dios

Nuestra visión es “llevar integridad al mundo a través de comunidades bíblicas...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *