La Verdad que nos Hace Libres

A los judíos que habían creído en El, Jesús les dijo: “Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” (Juan 8:31-32).

Cuando yo tenía 5 años de edad, en mi casa sospechaban que yo había robado a nuestros vecinos un aditamento de un grifo de agua. Por mucho tiempo yo lo había admirado, y no se les ocurrió pensar en nadie más que en mi para acusarme. Yo podía haberme salido con la mía si no es por el hecho de que la primera vez que me lo preguntaron, culpé del hecho a mi amigo. Mi  padre fue a la casa de la mama de mi amigo y todo se descubrió. Cuando él regresó, me dijo: “Te voy a dar otra oportunidad de que digas la verdad. Si eres honesto conmigo, todo saldrá bien para ti”. Y yo acepté el trato.

Me gustaría decir que aprendí la lección y que ya no volví a mentir, pero eso sería poco menos que ser honesto. Ser un discípulo de Jesús es comprometerse a ser una persona honesta,  que es un resultado de vivir en Dios. En Juan 8, Jesús se encuentra en el centro de una interacción con líderes judíos, cosa que no es muy agradable de leer. Ellos están enfrascados en una discusión sobre quién es Él, de la naturaleza del Padre, y de la incredulidad de ellos. En medio de la discusión, Jesús se detiene, y les dice a aquellos que creen en Él y les ofrece estas palabras de esperanza: “Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” (v. 32).

La naturaleza del discipulado cristiano es parecerse a Aquel a quien seguimos. Jesús revela que uno de los componentes claves en nuestra relación con Él es adherirnos a sus enseñanzas. Otras versiones traducen las palabras de Jesús como: “continuar”, “aferrarse”, o “habitar” en la Palabra de Dios. Los discípulos que habitan en la Escritura serán absorbidos en la verdad de lo que Dios ha dicho. Ellos  podrán llevar esa verdad a todos los que los rodean.

¿Pero cómo nos hace libres esa verdad? Consideremos cinco ideas para el discípulo:

La verdad nos hace libres para:

  1. Conocer a Dios y conocernos a nosotros mismos. Podemos estar de acuerdo con Él acerca del estado de nuestra alma. Reconocer que su grandeza nos lleva a la confesión de cómo fallamos. La confesión nos lleva a liberarnos de nuestra carga de pecado y vergüenza. No libera para que busquemos más de Dios. La primera mentira en el jardín del Edén nos prepara para una vida de ocultarnos de Dios, temerosos de lo que pueda pasar si hablamos con la verdad. Confiando en Jesús aún en medio de nuestro pecado nos libera para vivir abiertamente con Él.
  2. Vivir honestamente con otros. Nuestra libertad significa que otros pueden confiar en nosotros, aunque la verdad duela. Podemos extender la gracia a otras personas con nuestra vida cuando ellos fallen, porque entendemos que Así es como Dios nos ha tratado.
  3. Aprendemos todo lo que Dios tiene para nosotros en esta vida. Al estudiar, nuestras almas se liberan de la ignorancia y Dios puede expandir nuestras mentes para saber acerca de lo que Él es y el mundo que Él ha creado a nuestro derredor. Dios nos ha revelado a nosotros la verdadera sabiduría en muchos campos. Pero nosotros debemos procurarla.
  4. Compartimos la vida de Dios con otros. Esto se hace en diferentes formas, pero cada día la verdad de Jesús nos compele a alcanzar a los que se encuentran alrededor de nosotros.
  5. Reconocer cuando nuestras ideas se nos terminan y necesitamos dirección. Es una disciplina diaria dar el control y pedir ayuda del que es nuestro Creador, creyendo que Él puede hacer mucho más de lo que jamás podemos pedir o imaginar  (Efesios 3:20).

El Discipulado significa permanecer creyendo en Su Hijo Jesús y permitiendo que Su verdad nos haga libres.

Colleen Hurley Bates es pastora asociada de adultos y crecimiento espiritual en la Iglesia Metodista Libre de Santa Bárbara, California.

DISCUSION EN GRUPO:

[1] ¿Cuáles son las maneras en que podemos vivir honestamente con los demás? ¿Cómo nos aparta esta honestidad de la manera en que viven otras personas?

[2] ¿Qué métodos de estudio pueden sernos útiles en la búsqueda de la sabiduría de Dios?

[3] ¿De qué manera podemos compartir con alegría la vida de Dios con otros?

 

Written By
More from

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *