La Pantera Negra y el Poder de los Perseguidos

Cuando era pequeño (como la mayoría de los niños y niñas estadounidenses) me gustaban los superhéroes. Superman, Batman, Flash — No me daba abasto. Recuerdo la lectura de los cómics X-Men y soñaba sobre lo divertido que sería tener superpoderes. ¡Qué maravilloso sería tener poderes, como ser casi invisible, de regeneración, tener uñas metálicas o super sentidos! Podría ser el mejor agente de policía, bombero, o soldado como nunca podía haber habido otro. Podría usar esos poderes para ser un gran futbolista, jugador de beisbol o de rugby.

Aunque mi interés en los superhéroes se ha desvanecido (Aún con la popularidad de Marvel Cinematic Universe), todavía mi mente se aferra a aquellos sueños, y me siento tentado a mezclar estos sueños de superhéroes con mis estudios bíblicos. Tampoco mi lección de flanelógrafo en la escuela dominical ayudó mucho para disolver esta tendencia durante mi infancia. Mis compañeros y yo escuchábamos historias de David y Goliat, Moisés y Faraón, los jueces y los reyes, y nuestras mentes se confundían con imágenes de superhéroes de tamaño más grande de lo normal.

Luego conocemos a Jesús, alguien que no reclama para Sí estos mismos sueños más grandes que la vida. Él viaja por la región de Galilea—no del universo, ni siquiera por el resto del mundo. Él enseña que los pobres (Lucas 6:20 y los perseguidos por causa de la justicia (Mateo 5:10) son bienaventurados, porque de ellos es el reino de los cielos.

¿Perseguidos? ¿Qué los superhéroes pueden ser perseguidos? Se ven demasiado Fuertes, Valientes y poderosos. No parecen ser personas comunes que dan su vida sin luchar. Pero es posible que no estemos considerando en el marco correcto estos caracteres bíblicos. Es posible que debamos cambiar nuestra definición de “héroe” Existe por lo menos un superhéroe popular que les da a nuestros sueños una imagen más robusta y bíblica de “héroe”.

El reciente estreno de “Pantera Negra” es la película de superhéroes más grande de los Estados Unidos inspirada en los comics”, según la revista Forbes (fmchr.ch/forbesbp). La película es una prueba de que solo los productores afro-americanos pueden producir un estreno mundial. Uno de los más interesantes aspectos del superhéroe Pantera Negra es su traje—el Hábito de la Pantera. Es de color negro con vivos dorados, una máscara diseñada con la apariencia de una cabeza de pantera, y garras filosas como navajas. El traje se ve intimidatorio. Está hecho de un material africano ficticio del reino de Wakanda (lugar de origen de la Pantera Negra). El vibranio es un maravilloso milagro de la naturaleza. Es flexible y casi indestructible. Cuando está terminado e incorporado al Hábito de la Pantera Negra (El traje de la Pantera Negra), tiene propiedades que le permiten absorber la energía kinética (como el impacto de una bala) y luego, respondiendo a una orden, libera esa energía (que no son buenas noticias para los chicos malos). Shuri, la hermana de la Pantera Negra, y un promisorio científico wakandano, lo explican de la siguiente manera: “Los nanites ¨ [hilos microscópicos de vibranio] absorben la energía kinética y la mantienen en su lugar para ser redistribuida”.

Esto significa que el tejido del traje actúa como un resorte, reteniendo toda la energía que los impacta y luego usa esa misma energía para responder a los oponentes. El traje puede servir como una metáfora para las comunidades afro-americanas. De los malos tratos, persecución y leyes injustas, las comunidades se han levantado para cambiar la legislación y lograr cambios en la cultura.

Esto no es solo cultural, racial o político. Este concepto de usar la agresión de un oponente como la fuente de poder se incorpora a la narrativa bíblica. Los malos tratos de los hermanos de José en contra suya (Génesis 37), fue después la manera en que Dios salvaría a la familia de Jacob, y por extensión, a los israelitas. La avaricia y dureza de corazón en contra de los israelitas fue el entorno en el que Moisés creció, y fue llamado a liberar a Israel y guiarlo hacia la Tierra Prometida. En el exilio y la diáspora de los judíos, Dios prometió no solo que el Espíritu Santo guiaría y enseñaría al pueblo hebreo (Ezequiel 36:26-27), pero también prometió un nuevo líder, salvador y rey (Daniel 7:13-14, Isaías 7:14, Isaías 9:1-2). Esto tuvo su cumplimiento en la persona de Jesucristo, que fue maltratado y asesinado como un sacrificio por nosotros. Por medio de esa muerte vicaria. Jesús fue levantado y reestablecido en el trono por medio de la resurrección.

Sin la cruz, la resurrección no es posible. De la misma manera, la victoria en nuestras propias vidas viene por medio del sufrimiento de diversas clases. Pablo lo dice de este modo: “Ahora me alegro en medio de mis sufrimientos por ustedes, y voy completando en mí mismo lo que falta de las aflicciones de Cristo, en favor de su cuerpo, que es la iglesia” (Colosenses 1:24). Cuando sufrimos, tomamos parte del mismo dolor, la misma tristeza, el mismo sufrimiento de Jesús y el mismo sufrimiento que Dios experimenta cuando los humanos pecamos.

Pero después de la crucifixión viene la resurrección. En la resurrección, Jesús recibió autoridad y herencia del reino. Esta clase de sufrimiento (por otros y a causa de la justicia), no nos empodera para terminar con nuestro propio sufrimiento, pero sí nos empodera para ayudar a sanar los sufrimientos de otros. Esto es posible por medio de una palabra de empatía o una palabra apropiada de ánimo (o desafío), que puede ayudar a otros en medio de su propio sufrimiento. Estamos más equipados porque nosotros mismos hemos sufrido. Por eso el Apóstol Pablo puede decir: “Me alegro en medio de mi sufrimiento por ustedes”. Cuando nosotros sufrimos por otros, absorbemos el dolor, y pasa a ser una expresión de amor y ministerio por el Espíritu Santo. Como la Pantera Negra, podemos tomar la energía de nuestro sufrimiento y utilizarla para salvar a otros. Aceptamos el sufrimiento a fin de ganar autoridad y heredar el reino.

Erik Anderson es un presbítero Metodista Libre que sirve como pastor de discipulando en Illinois. Él es exalumno del Colegio Cristiano Central, de Kansas.

Credito de Fotografia: Marvel Studios

 

 

Written By
More from Erik Anderson

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *