Por que Acojer a las Culturas Inmigrantes

Al intenta definir que es cultura, nos estamos refiriendo sobre un pueblo que existe en un determinado espacio geográfico. Su cultura consiste en su religión, ideas, valores y percepciones acerca de lo que es moralmente bueno o malo. Pero de ninguna manera debemos de monopolizar a una cultura sin tomar en cuenta, los efectos y la crisis que se produce con el falso concepto de una cultura predominante.

En las últimas décadas debido a factores diversos, crisis física, socioeconómica y social, pueblos enteros se han movilizado como un éxodo masivo. Trayendo con ellos la diversidad cultural que en nuestra actualidad sufren la pérdida de su identidad siendo el blanco prefecto a peligros, pobreza extrema, corrupción y violencia.

Entonces, ¿Dónde podemos encontrar la solución a este gran dilema y cómo podemos construir una nueva sociedad más justa, más pacífica, más solidaria, más humana y más cristiana? Tenemos que acudir al único lugar que nos presente la certeza de Dios quien desea que seamos más como El. Por supuesto, hablo de las Santas Escrituras.

El pueblo judío a través de la historia, tuvo un poco de dificultad para llegar a comprender esta verdad. Nínive por ejemplo, Jonás es comisionado para anunciar el juicio de Dios pero se rehusó y pretendió escapar de la presencia de Dios. A igual como otros judíos llenos de prejuicios y desprecio hacia Nínive, no querían tener contacto con ellos porque eran considerados como personas paganas y contaminadas.

En el Nuevo Testamento, la iglesia cristiana en sus comienzos, estuvo compuesta mayormente de judíos cristianos. Al no comprender lo que el evangelio en un principio implicaba, se habían confundido como creyentes cristianos con sus ritos, comida y costumbres. En otras palabras, Los judíos cristianos pensaban que el gentil necesitaba ser judío primero antes de hacerse cristiano, olvidando que el evangelio fue dado para la redención de todas las naciones de la tierra.

Gracias a Dios y a su intervención, a Pedro le es revelado el divino plan de Dios pidiéndole que se levante, mate y coma animales que eran considerados inmundos por los judíos. Es Dios quien los purifica y por lo tanto estaban aptos para ser comidos. Finalmente, Pedro admite ante Cornelio que Dios le había mostrado que a ningún hombre se le discriminara llamándolo “común” o “inmundo” y que el evangelio era para anunciar el mensaje de la paz por medio de Jesucristo (Hechos 10:28, 34–36).

En la actualidad, no podemos permitir que  la tentación de  monopolizar a otras culturas hacia nuestra fe con conceptos e ideologías preconcebidas, continúe en nuestra cultura. Es nuestro deber el estar siempre preparados a no caer en ella y traer confusión con  el evangelio, imponiendo nuestras costumbres, estilos de vida y cultural social como si fuese la única manera de expresar y difundir el evangelio de la paz.

En del año 1974, Billy Graham hizo una reflexión muy personal. Durante su trayectoria como evangelista, declaro que una de las constantes tentaciones de su carrera había sido el de pensar que el cristianismo era sinónimo de norteamericanismo, o que le pertenecía a algún programa o partido político.

Tristemente, esta idea continua siendo comunicado en nuestra actualidad. El evangelio es utilizado para imponer culturas, denominaciones y plataformas políticas sobre otras culturas. La aplicación del evangelio debería de ser para proteger a aquellos quienes buscan ser redimidos. Donde el mensaje del Reino de Dios se adapte a nuestra presentación de dicho mensaje y hacia la cultura de quienes nos reciben, sin la falsa representación de Dios como los primeros cristianos judíos.

En Mateo 5:48, la palabra “perfecto”, se ha considerado como la clave del Sermón del Monte en cómo vivir una vida perfecta y sin faltas. Sin embargo, esta expresión se ha mal utilizado para definir la búsqueda de una verdadera cultura. Mateo 5:48 y Lucas 6:32-36 implican sin tanta explicación que “perfecto” significa Dios no discrimina y sus seguidores son llamados a no discriminar.

Por lo tanto es nuestro deber recibir aquellos que llegan a nuestras comunidades sin discriminarlos por su falta de cultura o por ser de una cultural diferente, necesidad económica o persecución. Llevándolos a vivir bajo la sombra de una supuestamente predominante cultura del mundo actual.

Fredy Caballero, es pastor asociado en la iglesia Luz y Vida en Sylmar California y estudiante en el Seminario Teológico Fuller.

DISCUSIÓN EN GRUPO:

[1] ¿Cuáles son las formas innecesarias o contraproducentes en los que algunos cristianos de Estados Unidos tratan de imponer sus valores culturales a los creyentes inmigrantes?

[2] ¿Cómo podemos celebrar las diferentes culturas, compartiendo la misma fe en Cristo?

More from FREDY CABALLERO

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *