La Misión de Olive Branch

La Misión Olive Branch (Rama de Olivo) es no solamente la misión de rescate más antigua en la ciudad de Chicago—es también la misión de rescate más antigua de los Estados Unidos. Aunque los primeros principios de la misión se remontan a 1867, la Misión Olive Branch fue organizada formalmente en 1876. La Misión Olive Branch domina a Hull House y el sistema moderno de servicio social por hasta  20 años. El periódico de la misión Olive Branch  está en su 119 año de publicación, lo que lo convierte en la segunda publicación más antigua en Chicago solo después del Chicago Tribune.

Rachel Bradley, la fundadora de la Misión Olive Branch, la inició ofreciendo clases de costura a prostitutas. Estas clases les proporcionaban una fuente alternativa de ingresos. Ella presentó una fuerte pelea en contra de la proliferación cada vez mayor de casas de prostitución, que según se sabe, compraban y esclavizaban a muchachas muy jóvenes (de los 8 a los 12 años de edad) y las convertían en prostitutas. Ella impactaba sus vidas con un amor genuino y un mensaje de esperanza. Ella expresaba su creencia de que si recibían la oportunidad, estas “mujeres especiales” podrían vencer la culpa, la vergüenza y los más increíbles desafíos y luchas.

Ella comenzó la misión y sus clases de costura en su iglesia de la Calle Morgan, y luego se mudó a un cuarto en la Calle West Lake. Cuando creció el ministerio, ella siguió adelante estableciéndose en la Misión Wells Street, en un espacio que anteriormente había sido una cantina. Los registros nos indican que las mujeres de la Misión Olive Branch tuvieron éxito cerrando tabernas, salones de baile y prostíbulos por medio de sus reuniones callejeras y activismo político. No pasó mucho tiempo para que el ministerio creciera incluyendo hombres y mujeres indigentes, expandiéndose además hacia las más grandes necesidades de alcohólicos, (hombres y mujeres)  que pululaban en las afueras de la ciudad.

La Misión Olive Branch fue fundada y dirigida por mujeres Metodistas Libres valientes que escogieron ministrar en lugares en los que la mayoría de los cristianos no irían. Los registros históricos reviven sus recorridos a través de las calles y callejones de Chicago a cualquier hora del día o de la noche, en las peores temperaturas para cuidar a los hambrientos, los indigentes, enfermos y moribundos. Estas mujeres consagradas ministraban regularmente en la Prisión, y en el Hospital del Condado Cook. Pelearon sus batallas en favor de los principios cristianos y desafiaron toda oposición social.

La Misión Olive Branch fue fundada históricamente en las intersecciones de Chicago en los momentos de necesidad más críticos.

Esta época fue la de los momentos de no mucho tiempo después de la Guerra Civil, cuando grandes grupos de sud-africano americanos fueron emancipados y emigraron hacia Chicago en busca de empleo con la esperanza de una nueva vida, era el tiempo cuando oleadas de emigrantes europeos llegaron a Chicago tratando de encontrar su sueño americano, y cuando cerca de un tercio de los residentes de Chicago estaban volviendo a edificar sus vidas después del Gran Incendio de Chicago. La cosa no funcionó como esperaba la mayoría, y se vieron en circunstancias muy desesperadas en la Skid Row (Pila de Troncos) de Chicago. Fue para estas personas desvalidas que la Misión Olive Branch fue fundada, y lo mismo que entonces, se sigue aplicando la misma política: “Aquí no rechazamos a nadie”.

En una ciudad que estaba volviendo a emerger rápidamente, Olive Branch se estaba enfocando en las necesidades físicas y espirituales de una población indigente muy pobre.

La misión aplicó un énfasis de alcance agresivo hacia las relaciones intencionales en desarrollo, con los quebrantados, los que habían sido relegados y menospreciados por la sociedad. La Misión Olive Branch ha rechazado de manera consistente el trato de compasión condescendiente en el cuidado que brinda a individuos y familias en necesidad. Más bien, siempre ha defendido la dignidad y el valor de cada persona sin importar cuáles son sus circunstancias inmediatas.

Guerras, depresión e intranquilidad van y vienen, igual que las teorías políticas, sociales y teológicas acerca de la pobreza y los remedios para acabar con ella. La Misión Olive Branch ha perdurado a la vez que lleva un compromiso inconmovible hacia aquellos que han perdido el camino. En la calles, los pasillos, debajo de los puentes en lugares aislados, así como en edificios abandonados hay una riqueza potencial de recursos. La Misión Olive Branch no está en el negocio de simplemente regalar cosas, glorificar, manejar  o mantener la tragedia humana y la pobreza. Más bien, su gran misión sigue firme en contra de la dependencia como un obstáculo. La Misión Olive Branch está en el negocio del desarrollo humano, dando oportunidades de recuperación, reinstalación y re ingreso en la vida productiva. La Misión Olive Branch sigue siendo un lugar donde las vidas perdidas, heridas, quebrantadas y desesperadas pueden recibir ayuda libre,  segura e incondicionalmente pueden recibir amor y cuidados.

El calibre y la calidad de sus programas, los resultados sustentables alcanzados por la misión están trayendo esperanza en el frente de batalla de las necesidades de la comunidad en toda la ciudad de Chicago. La Misión Olive Branch sigue representando una promesa de esperanza en todo lo que hace y todo lo que toca.

Actualmente, la Misión Olive Branch proporciona:

Un refugio, vivienda temporal y alimentos todas las noches para cientos de indigentes solteros, mujeres solas, familias, mujeres con niños y jóvenes.

Apoyo para vivienda y servicios de gestoría para cientos de individuos y familias que viven en sus unidades de apartamentos, una ayuda de largo plazo con una duración de siete a nueve meses para tratamiento/oportunidad de recuperación residencial  para los que están luchando contra adicciones a heroína, cocaína, mariguana y tabaco.

Preparación y entrenamiento para trabajar para personas que están en la transición de desempleados a trabajadores de tiempo completo y la autosuficiencia.

Apoyo de tutoría para después de la hora de salida de la escuela para niños sin hogar que deben estar al día académicamente en sus respectivas escuelas.

Entrenamiento académico, práctica y experiencia para universitarios graduados y no graduados en los campus de sus dos centros  Internacionales para Entrenamiento y Estudio (el Campus Chicago para Estudios Urbanos, y el Campus Maasai de Investigación en Kenia).

Programa de Sanción Correccional para jóvenes sancionados por una corte.

Seminarios de oficios y apoyos de gestoría para personas indigentes y familias en transición hacia hogares estables y empleos de larga duración.

Un importante ministerio africano en expansión entre el pueblo maasai, en Kenia.

La Capilla

La Misión Olive Branch ha fundado también su propia Iglesia Metodista Libre bajo la Conferencia Centro Norte de la Iglesia Metodista Libre – USA. En unos pocos años la congregación ha crecido y madurado para convertirse en la iglesia más grande de la Conferencia Centro Norte. La visión para el establecimiento  de esta iglesia en Chicago (La Capilla de la Misión Olive Branch) en el contexto de la comunidad de la parte sur (South Side) fue la de proporcionar una relación estable para todas las personas que reciben ayuda y apoyo de su misión en sus momentos cruciales de necesidad-y aún así, una vez que entran en la relación de su nueva fe en Jesucristo, o habiendo entregado sus vidas a Cristo-desean y necesitan  el beneficio del discipulado continuo, relación y comunión con creyentes que entienden y aprecian su peregrinaje.

La Capilla de la Misión Olive Branch también proporciona un lugar de servicio y ministerio para muchos que han encontrado su sanidad y transformación, liberación en la misión, y simplemente desean corresponder con un espíritu de gratitud apasionada. La Capilla también proporciona una hermosa e intencional manera en que la Iglesia Metodista Libre se comprometa, conecte y participe en la comunidad general. Muchas familias y personas de la comunidad han llegado a ser miembros vibrantes  de la iglesia, y otros que vienen detrás.

La Capilla de la Misión de Olive Branch refleja el Metodismo Libre tradicional en su pasión de entender, amar, cuidar, preservar y restaurar la dignidad de las personas que pueden quedar en el aislamiento, en las sombras de la iglesia moderna. Nuestro interés supremo está en los perdidos, los quebrantados y los que sufren. Los que están atrapados en las peores realidades – prostitutas, pandilleros, traficantes de drogas, alcohólicos, asesinos y criminales – llegan a ser magníficos cristianos. Ellos nos hacen recordar la maravillosa gracia de Dios y poder salvador y transformador. Imaginemos los servicios de testimonios todos los domingos en la noche, en la Capilla.

Gracias a la sinergia de nuestra iglesia y la misión, somos un ministerio que da la pelea de día y de noche, cada hora de cada día durante todo el año. Nuestras puertas nunca se cierran y siempre hay alguien de guardia. Los perdidos encuentran su camino hacia, o regresan a Cristo y son salvos. Almas quebrantadas emergen de los caños más profundos hacia las alturas. En nuestros servicios de adoración, hay personas sanadas milagrosamente, liberadas y transformadas. Las personas se ven felices, bendecidas, corren por los pasillos, prorrumpen en alabanza. Gritan: ¡Gloria, Aleluya! El Espíritu Santo está en acción. Se mueve de una manera maravillosa y real a través de nuestra iglesia y la Misión.

A casi 147 años de sus inicios, la Misión Olive Branch sigue creyendo apasionadamente que con la ayuda de Dios, de la nada algo puede hacerse, lo poco se convierte en mucho y lo importante es la gente. Sin temor a equivocarme, yo proclamo que Dios debe ser el centro de un movimiento avasallador, inspirado por la más pequeña semilla de fe, y combinada con un sentido de esperanza real en lo más profundo de los corazones de las personas  y familias más sufridas y desesperadas. Para este fin, la Misión Rama de Olivo debe continuar creando auténticas oportunidades que cambien las vidas de las personas, familias y comunidades para la honra y gloria de Dios. Mis amigos y yo estamos convencidos que lo mejor está por venir. Y como Dios lo está realizando, nosotros esperamos en Él.

David Bates es el presidente y ejecutivo en jefe de la Misión Olive Branch, y pastor de la Capilla de la Misión Olive Branch

DISCUSIÓN DE GRUPO:

[1] ¿Cómo pueden tú y tu congregación decidirse a ir a ministrar en lugares en los que la mayoría de los cristianos no irían?

[2] ¿Podría la frase: “Aquí no Rechazamos a Nadie” servir como lema de tu iglesia o ministerio?

[3] Tu iglesia o ministerio mezcla la condescendencia con la compasión, o trata a cada persona con dignidad?

 

 

Written By
More from DAVID BATES

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *