la misión continúa desde africa hasta indianápolis

Jim y Martha Kirkpatrick viven en las afueras de Indianápolis, pero después de pasar más de 40 años en África Central como misioneros, esta pareja en edad de retiro trabaja activamente en el ministerio dentro de la ciudad.

“Nos gusta ir a donde somos invitados, donde hay alguna necesidad, y donde la gente no hace fila para trabajar.” dice Martha.

Jim y Martha sirven actualmente como pastores asociados en la 1ª. Iglesia Metodista Libre de Indianápolis, localizada en el corazón de la ciudad. Jim describe algunos de los retos más grandes del ministerio urbano como las drogas, la pobreza y el desamparo.

“Es un lugar al que muy poca gente le gusta visitar porque ver los resultados en esta parte de la ciudad requiere de un gran esfuerzo,” dice Martha.

Los Kirpatrick han sido atraídos al ministerio desde que eran jóvenes. Los padres de Jim fueron misioneros en Kenia, y Martha desde su niñez anhelaba servir en África.

Tanto Jim como Martha enfatizan el trabajo del Espíritu Santo en sus vidas como la fuerza substantiva que los mantuvo en el campo por más de 40 años. Jim creció siendo miembro de la Iglesia Metodista Unida mientras que Martha era Wesleyana; la enseñanza de la santidad fue una gran parte del legado que habían recibido.

Las enseñanzas Metodistas Libres sobre la Santidad y la reputación del buen trato a los misioneros los atrajo a la Iglesia Metodista Libre.

“Yo dije que si hay alguna iglesia que haga las cosas bien, son los Metodistas Libres.” Le dijo Jim a Martha cuando se les acercó la Junta Misionera Metodista Libre para hablar sobre la posibilidad de servir en África.

Después de unirse a la Iglesia Metodista Libre, se les pidió que sirvieran en la Iglesia Metodista Libre de Pulaski, cerca de Spring Arbor, Michigan, por dos años.

“Durante el segundo año, tuvimos un toque real del Espíritu Santo, un despertamiento real,” dijo Jim.

Salieron para África después de dos años de ministerio en Michigan, mientras servían en el Instituto Bíblico de Mweya, entrenaron líderes de iglesias de todas partes de Burundi, Congo y Ruanda.

“Ese fue probablemente el tiempo más fructífero,” dijo Jim.

El despertamiento brotó en 1970. Martha describió cómo Elie Buconyori, el actual obispo de la Iglesia Metodista Libre de Burundi, fue lleno del Espíritu Santo durante ese avivamiento. Él proclamó su deseo de pertenecer completamente a Dios hasta su meñique izquierdo. En la cultura de Burundi de ese tiempo, los profesionistas se dejaban crecer la uña del meñique izquierdo, indicando que no eran trabajadores comunes. Aunque Buconyori era un profesionista preparado, él decidió dejar de lado su status y pertenecer a Dios por completo.
[quote float=”right”]“Cualquier despertamiento, cualquier movimiento del Espíritu viene de lo profundo, de una oración desde lo más profundo del alma.”[/quote] Después de ser testigos de muchos avivamientos durante su ministerio, los Kirpatrick tienen un gran deseo de ver que un avivamiento fuerte se extienda por los Estados Unidos.

“Cualquier despertamiento, cualquier movimiento del Espíritu viene de lo profundo, de una oración desde lo más profundo del alma,” dice Jim. “No solo la oración formal, sino algo que se sienta desde corazón en busca de Dios.”

Jim cree que hay una gran necesidad de que los cristianos se rindan completamente a Dios.

“Necesitamos el deseo de morir al pecado, el deseo de hacerlo todo para Dios, el deseo de pasar tiempo en oración y en el estudio de la Biblia,” dice.

Written By
More from MICHAEL METTS

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *