La Liberadora Educación Cristiana produce Carácter

por Jim Mannoia

Muy pocas instituciones seculares de enseñanza superior se preocupan mucho por el carácter. Incluso tendencias recientes a enseñar cursos como la ética de los negocios hacen poco más que ofrecer herramientas para analizar los valores.

Pero bien lo entendemos los cristianos, Platón estaba equivocado cuando dijo “Saber el bien es hacerlo”.  Desde la Caída el conocimiento no es garantía de bondad. De hecho, el conocimiento quizá haga posible cometer delitos en una escala más grande y ocultarlos mejor. La bondad se origina en el carácter, y el carácter se desarrolla en fases, las cuales, a su vez, son promovidas de una manera diferente a como lo es el conocimiento. Esta es una segunda característica de la Educación Cristiana en Artes Liberales.

El desarrollo del carácter, como la habilidad física y mental, es un proceso. Empezamos por pensar y actuar de manera simplista, viendo las cosas en blanco y negro, y sosteniendo opiniones que con frecuencia son dogmáticas. Algunas personas nunca se desarrollan más allá. Los que se desarrollan reconocen que los asuntos más importantes de la vida son más sutiles, matizados, mostrados en claroscuros. Esto a menudo trae consigo una actitud de incertidumbre que es en ocasiones escéptica hasta el punto de creer que todas las opiniones son tan buenas como otras. En contraste el dogmatismo es duro.

Las personas e instituciones que descuidan la educación del carácter en ocasiones concluyen que este es el final del desarrollo. La tolerancia sola es una virtud. Pero los que participamos en la Educación Cristiana Superior  sabemos que hay más. La liberadora educación Cristiana aspira a liberar a los estudiantes de ambas actitudes. El compromiso crítico viene cuando a los estudiantes se les muestra que ellos pueden ir más allá del dogmatismo y del escepticismo. El resultado es un equilibrio paradójico entre la pasión (pero no el dogmatismo) y la humildad (pero no el escepticismo). Los graduados liberados abrazan apasionadamente la verdad a la vez que reconocen que “Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo;” (1 Corintios 13:12). Por analogía, el Pueblo de Dios fue liberado de Egipto a través del desierto hacia la Tierra Prometida.

El compromiso crítico es difícil de entender e incluso difícil de enseñar. Desde Egipto, todo lo que el Pueblo de Dios podía ver era el desierto, y era tenebroso. Los estudiantes, y sus padres, con frecuencia se resisten al viaje. Como todas las formas de carácter, el compromiso crítico es mejor capturarlo, no enseñarlo, así que tener modelos a seguir es esencial en las instituciones cristianas. Adicionalmente, como todo tipo de desarrollo, el compromiso crítico generalmente ocurre cuando hay un delicado equilibrio entre crecimiento y nutrición.

Los colegios Cristianos intencionalmente pugnan por balancear elementos del entorno y curriculares que hacen a los estudiantes se sientan incómodos a la vez que los apoyan en comunidad. Como los buenos entrenadores y los buenos padres entienden, llegar al el equilibrio correcto una atención cuidadosa al atleta o al niño. De la misma manera las universidades trabajan duro para poner una buena atención personalmente en cada estudiante personalmente. Este balance se vuelve más efectivo porque estas instituciones con frecuencia son más pequeñas y están integradas por un profesorado bien acreditado que consideran su trabajo como un ministerio transformando  a los estudiantes al carácter de Cristo, ayudados conscientemente por el Espíritu Santo.

Ser transformados a la imagen de Cristo, no sólo por lo que Él hizo sino por lo que Él fue, significa adquirir Su carácter. El proceso no carece de riesgos, pero produce un resultado que generalmente no se encuentra fuera de las instituciones cristianas.

Jim Mannoia, Ph.D., fue el 10mo rector del Colegio Greenville. Él es asesor en jefe del Grupo Estratégico deUniversidad Americana Medes que está estableciendo una nueva Universidad en el norte de Irak, y como fellow principal de Council for Christian Colleges & Universities (Concilio de Colegios y Universidades Cristianas). Es autor del libro “Artes Liberales Cristianas: Una Educación que va más allá”.

DISCUSION EN GRUPO:

[1] ¿Realmente es posible creer algo con todo tu corazón y aún ser humilde por ello? ¿Conoces a alguien que sea así? ¿Cómo puede este tipo de persona ser útil en la obra del Señor?

[2] ¿Si desarrollar el carácter requiere que la persona sea sacada de sus zonas de confort, entonces qué estás haciendo hoy para ponerte intencionalmente fuera de tus zonas de confort con el fin de seguir creciendo?

Written By
More from

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *