La Iglesia Local se Encuentra la Iglesia Global

En un mundo conectado con Skype y vuelos directos internacionales, las iglesias locales pueden trabajar junto con hermanos y hermanas en Cristo a través de todo el mundo. Las conexiones internacionales también hacen posible que más personas conozcan acerca de Jesús en la proximidad de las iglesias locales. Esta es una época sin precedentes para ser parte de la familia global de Dios.

Para trabajar juntos efectivamente de forma intercultural e intercontinental se necesita práctica. Las iglesias locales pueden participar en el cuerpo universal de Cristo si descubren el papel que deben tomar en el plan de Dios que ya está siendo develado, dando apoyo al liderazgo y construyendo relaciones interculturales.

La historia de Dios se ha estado desarrollando desde el principio de los tiempos. Los cristianos que llegan a un área nueva para ellos deben primero ver como se está desarrollando allí la obra de Dios y aprender de la demás gente local mientras se unen a la historia en desarrollo. Trabajar en la iglesia global es como llegar tarde a una reunión, donde involucrarse requiere comprensión de lo que hay allí y lo que hasta aquí se ha hecho. Actuar como si un grupo misionero fuera lo máximo, o quizá la única manera en que Dios nos habla, tristemente aísla a ese grupo del precioso tapete que Dios está tejiendo, y del que cualquier grupo no es más que un hilo. Las iglesias locales deben estar atentas a la presencia del Espíritu Santo en todo el mundo y estar listas a formar parte del gran equipo que desarrolla la más grande historia de Dios.

Misiología 101
Misiología, la disciplina de la comunicación intercultural de la fe cristiana, ayuda a guiar a los cristianos a compartir su fe eficazmente hasta lo último de la tierra, mientras que a la vez honra a los que han llegado primero y que ya están sirviendo alrededor del mundo. La misiología examina desde los tópicos sobre antropología y de la economía hasta la teología contextualizada, estudiar cómo compartir el evangelio de maneras relevantes y respetuosas a personas en situaciones radicalmente diferentes.

Los cristianos tienen que hacer a un lado la idea de que su cultura tiene las respuestas correctas solo porque tienen más recursos o porque la conocen mejor. Más bien, el ministerio siempre tiene que tener sentido en el contexto del lugar en el que se lleva a cabo. Cristo nos llama a ser siervos, a reunirnos con otros desde una posición de humildad y amor, que incluye decidir aprender las complejidades de la realidad de los demás.

Mundo de Cambio
La misiologia capacita a los cristianos a ir a la par con un mundo que cambia. El desafío de las misiones para el Siglo 21 es llegar a las almas en las áreas urbanas del mundo que crecen aceleradamente cada semana. Más de la mitad del mundo vive en ciudades, con un millón de personas llegando cada semana. Las ciudades son la mejor esperanza que muchas personas tienen para procurar educación e ingresos, a pesar de la polución, el amontonamiento, muchas veces viviendo por debajo de la línea de pobreza, la desigualdad económica, y la violencia.

La misiología nos proporciona un contexto sobre la manera en que la iglesia se ha esparcido históricamente, y cuales estructuras organizativas tienen sentido para la iglesia urbana. Como el corazón bombea sangre a través del cuerpo, las ciudades mueven gente, unos a largo, y otros a corto plazo, dificultando el desarrollo de iglesias estables pero incrementando las oportunidades para la evangelización global. La misiología lleva a las iglesias locales de la mano para aprovechar al máximo su impacto global.

Evaluando el Impacto
Las iglesias deben evaluar su impacto desde la perspectiva de las personas del final de la línea. Los misioneros deben examinar la manera en cómo es tomada su ayuda y como hace sentir a aquellos que la reciben, en lugar de solo poner la atención en sus propias acciones al dar, orar o ir. Demasiado énfasis en algo en ocasiones hace que las iglesias vean la pobreza en donde no la hay.

En missionfrontiers.org, Steve Saint, un misionero a la tribu Waodani, explica qué tan fuertemente las relaciones de la familia extendida proporcionan una red de seguridad a los niños cuyos padres han muerto. En un contexto norteamericano, estos niños serían considerados huérfanos, pero los orfanatos de los Estados Unidos, bien intencionados, en Sud América pueden romper las redes familiares al ofrecer un hogar a niños que ya lo tienen. La caridad mal entendida mina la auto dependencia sin resolver las necesidades locales reales.

De igual manera, los visitantes que ostentan sus aparatos electrónicos y que compran suvenires pueden provocar sentimientos de pobreza comparativa. Los cristianos globales maduros evitan proyectar necesidades en las personas que viven materialmente vidas muy sencillas pero que pueden ser ricas en otros aspectos. Los cristianos de los países desarrollados se benefician al llegar dispuestos a aprender desde la perspectiva de sus hermanos y hermanas, en lugar de hablar de necesidades asociadas con estilos de vida diferentes. Cristo dice que Sus seguidores no pueden servir a Dios y a las riquezas, una lección que muchos creyentes con recursos pueden volver a aprender de los cristianos alrededor del mundo que viven vidas sencillas.

Los esfuerzos internacionales de éxito deben enfocarse en capacitar a las iglesias locales de todo el mundo a ver sus propias necesidades. Pablo se enfocó en establecer nuevas iglesias, fortaleciendo las ya existentes, y enviando y supervisando a líderes nativos. Las misiones de hoy deben hacer lo mismo.

Las iglesias deben preguntarse constantemente: ¿Están produciendo nuestras ofrendas iglesias nuevas verdaderamente? ¿Las personas locales piensan que nuestras dadivas están fortaleciendo a la iglesia? ¿Están siendo capacitados los líderes locales como colaboradores y no como subordinados?

En Latinoamérica, los líderes Metodistas Libres del área están creando estructuras y dirección, dentro de la cual los lideres locales trabajan de manera autónoma. En tiempos recientes, el liderazgo saludable significa aquellos líderes locales que son abrazados y respetados como colaboradores de un mismo nivel en la obra misionera.

Desarrollar la comunicación entre culturas y la consciencia necesaria para trabajar efectivamente con iglesias alrededor del mundo es una tarea difícil, pero las iglesias están recibiendo mayores oportunidades de practicar. Recientemente visite la Iglesia Metodista Libre de Maturin, en Venezuela, una congregación que se inicio con una persona nativa que había escuchado el evangelio en Ypsilanti, Michigan, y regresó a su casa para compartir a Cristo. La Congregación creció rápidamente y es una fábrica de líderes que ha plantado otras ocho iglesias. Esto fue posible porque las personas de Ypsilanti decidieron alcanzar a estudiantes extranjeros.

Los esfuerzos misioneros deben comenzar en casa, con el desarrollo de relaciones interculturales y valorando las practicas de desarrollo de liderazgo. Para que la iglesia sea saludableen su relación global, los cristianos necesitan enfocarse en desarrollar relaciones globales de larga duración. La meta de las misiones de corto plazo a menudo se describe como “la construcción de relaciones”, pero con la idea de una duración de dos semanas en lugar de una duración por la eternidad.

La Doctora Delia Nüesch-Olver es la Directora para Latinoamérica de las Misiones Mundiales Metodistas Libres y anteriormente profesora de misión urbana global en la Universidad Pacifico de Seattle. Conozca más acerca de su ministerio vía Facebook y latinamericaarea.com.

El Pastor Wally Fleming, de la Iglesia Memorial Metodista Libre de North Chili, Nueva York, ha servido como líder de una serie de viajes a la Argentina. Su iglesia está desarro-llando relaciones duraderas de modo que los resultados importantes para los líderes en Argentina se convierten en la prioridad misionera de corto plazo. Esto impacta la manera en como la iglesia se enfoca en la oración, el ofrendar y formar futuros grupos misioneros. Los esfuerzos están enfocados a un impacto duradero del reino en un lugar específico.

En la iglesia global, los misioneros van de todas partes a todas partes! Estados Unidos tiene más de 100 congregaciones Metodistas Libres con miembros latinos, la mayoría de los cuales están ministrando de cultura a cultura dentro de los grupos de su propio idioma. Abrazar a la iglesia global significa celebrar y profundizar la colaboración mutua de manera global.

Un proverbio africano dice: “Si quieres avanzar rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, busca compañía”.

Al abrazar las iglesias locales a la familia global de Cristo, a veces la obra caminará despacio y dolorosamente, pero los frutos son un anticipo del reino del cielo, donde las almas
de todas las naciones adorarán juntas.

More from Delia Nüesch-Olver con Heather H. Otieno

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *