La Garencia Como Ministerio

Recientemente Dan Sigler fue ordenado un presbítero en la Iglesia Metodista Libre, un rango que generalmente es concedido a pastores, pero él normalmente no se para detrás de un púlpito los domingos en la mañana.

Dan tiene otro título, es gerente de ventas en una empresa de publicaciones. Anteriormente, fue un plantador de iglesias con una maestría (master) en trabajo social, y dice que le parece ser la persona menos indicada para ser un supervisor de ventas.

“Lo curioso es que jamás he vendido nada en mi vida,” dice Sigler. Sin embargo, Sigler sobresale en esa posición a la cual recibio después de unirse a la compañía como trabajador social. ¿Para qué necesita una empresa a un trabajador social?

Los dueños de la compañía les dan a los residentes de Boise, Idaho, la oportunidad de obtener un empleo a pesar de que tengan antecedentes de haber estado en prisión, estar en libertad bajo palabra o haber usado drogas, situaciones que a menudo dificultan obtener trabajo y rehacer sus vidas. El uso de metanfetaminas es un problema muy común en la región, un trabajo estable es un factor importante para encontrar vivienda, vencer las adicciones y evitar las conductas criminales.

Sigler dirigió la singular combinación de clases para padres, y de relaciones, grupos de rehabilitación y consejería en la compañía. A medida que el negocio fue satisfaciendo las necesidades personales de los empleados, su base de trabajadores mejoró.

“Los retrasos en la producción disminuyeron, el volumen de ventas aumentó, la fatiga también fue menos. La fuerza de trabajo adquirió estabilidad,” dice Sigler. “Eso hizo que la compañía tuviera éxito. Como resultado, pudimos aumentar nuestra capacidad y contratar más personal.”

En este momento la compañía proporciona empleos a más de 300 personas, aproximadamente la mitad de ellos se han recuperado de la adicción a las drogas o han estado en libertad bajo palabra, o bajo fianza. Un renacimiento espiritual acompaña la transformación en las vidas de muchos empleados.

“Muchos de ellos ahora son creyentes y se han integrado a alguna iglesia,” dice Sigler. “Hemos tratado de estar en contacto con algunas de las iglesias en la comunidad, y las hemos invitado a participar.”

Sigler ayudó a la compañía a desarrollar un estilo de gerencia que difiere de los que antes experimentaron los trabajadores. Él explica que los empleados que tienen antecedentes están familiarizados con un liderazgo que está basado en la fuerza sobre todo lo demás.

“Lo opuesto es el modelo del liderazgo cristiano, que es el de ser un siervo y ser lo bastante humildes como para poner a los demás por encima de uno mismo,” afirma Sigler. “Tenemos este sentido de visión común en todos los ámbitos de la compañía, con todos ocupando los diversos puestos según sus dones y habilidades.”

Algunos cristianos utilizan frases tales como “ministerio de tiempo completo” y “trabajo secular,” pero para Sigler las diferencias no son tan claras.

“No hay diferencia si me estoy refiriendo a cuestiones relacionadas con los negocios o interactuando con una persona; finalmente, estoy viendo a Cristo en todas esas interacciones,” dice Sigler.

Kenji Nitta trabaja con Sigler en la compañía de publicaciones y asiste también con él a la Iglesia Comunidad Cristiana New Heights.

“Él usa lo que sabe para servir a otros, y lo hace bien. Él puede aconsejar hábilmente lo mismo a una víctima de violación que reestructurar una empresa cuya fuerza de trabajo sea aún mayor a los 300 trabajadores para un mejor desempeño y
menos desperdicio de métodos,” dice Nitta. “No hay trazas de ambiciones egoístas en ninguno de sus actos. Su interés en honrar el nombre de Jesús en todo lo que hace es una motivación para él en lo cuidadoso que es, en pensamiento, obras, y amor hacia los demás.”

Written By
More from Jeff Finley

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *