John M. Perkins: Un Pacificador Bendiciendo a Otros

John M. Perkins no ha tenido una vida fácil.

“Crecí en Mississippi. Mataron a mi hermano después de la Segunda Guerra Mundial. Mi madre murió de hambre”, Dijo Perkins el 14 de mayo en Peoria, Illinois, en el banquete de la Misión del Lado Sur que atrajo a MetodistasLibres de las conferencias North Central, Gateway y Wabash por medio del liderazgo del pastor principal de la Primera Iglesia Metodista Libre de Peoria, B. Elliot Renfroe.
Perkins no se convirtió al cristianismo hasta la edad adulta. “A los 27 años, llegué a conocer a Jesucristo debido a que mi hijo asistió a un Club de Buenas Nuevas y escuché el mensaje central del evangelio”, dijo a la multitud en el Centro Cívico de Peoria.

Perkins dejó la escuela en el tercer grado, pero ha escrito más de 10 libros a la vez que se convirtió en un distinguido profesor en la Universidad Seattle Pacific, que alberga el Centro para la Reconciliación, Entrenamiento para el Liderazgo y Desarrollo Comunitario John Perkins. Ha obtenido doctorados honorarios de las universidades Seattle Pacific y Spring Arbor junto con varios colegios. Ha servido en las directivas de la Universidad Spring Arbor y en organizaciones cristianas como la Asociación Nacional de Evangélicos (que incluye la Iglesia Metodista Libre de Estados Unidos) y la Comunidad de Prisiones.

“Dios está levantando una nueva generación de liderazgo para dirigir – no solo líderes negros. Los negros no pueden hacerlo. Los blancos no pueden hacerlo. Nos necesitamos unos a otros. Necesitamos hacerlo juntos, y si no lo hacemos juntos, verás lo que pasa cuando Dios provee”, dijo Perkins. “La reconciliación racial es una terrible mentira, porque solo hay una raza – la raza humana”.

El comentario de Perkins en Peoria no debería ser interpretado como si se opusiera a la reconciliación. De hecho, Perkins es el fundador de la Fundación para la Justicia, Reconciliación y Desarrollo Comunitario John y Vera Mae Perkins. Él y su esposa, Vera Mae se mudaron en 1960 con sus hijos de una vida cómoda en California de vuelta a su estado natal de Mississippi donde él creía que Dios quería que le sirvieran. La familia invirtió los siguientes 12 años iniciando una guardería, un programa de jóvenes, una iglesia, un programa de educación para adultos, una granja cooperativa, una tienda de segunda, un ministerio de reparación de casas y un centro de salud (fmchr.ch/spujp).

En su nuevo libro, “Una Sangre: Palabras de Inicio para la Iglesia sobre Raza y Amor”, Perkins escribe, “nunca imaginé cuando salí de Mississippi a la edad de años, que Dios me traería de regreso con un cambio de actitud hacia la gente blanca. Dejé Mississippi con odio en mi corazón. Dios me trajo de regreso con un corazón que rebosaba con su amor. Tenía que estar reconciliado con Cristo y me preparó para regresar a Mississippi para reconciliarme con mis hermanos y hermanas blancos. Aun ahora que lo vuelvo a pensar, me siento sobrecogido por el poder transformador de Dios. Dios es el máximo reconciliador” (fmchr.ch/jponeblood).

En la introducción del libro “Una Vida con Propósito”, el autor y pastor de la iglesia de Saddleback, Rick Warren, hace notar que el líder de los derechos civiles de los afroamericanos, de 88 años de edad “ha vivido una vida de ministerio dedicada a la causa de la reconciliación. Él ha inspirado literalmente a miles de personas a vivir sus vidas en servicio al evangelio a través del evangelismo y el desarrollo comunitario” (fmchr.ch/warrenob).

Los esfuerzos de Perkins para reconciliarse con los blancos pueden parecer sorprendentes, porque su hermano fue asesinado por un oficial policíaco blanco. Y policías blancos lo arrestaron y casi lo matan a golpes en 1970 luego que participó en una demostración de derechos civiles.
“Debemos conducirnos en perdón”, dijo Perkins, quien citó 1 Juan 1:7 a la diversa audiencia en Peoria, “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”.

Como pacificador de larga carrera, Perkins continúa llamando a los hijos de Dios a cruzar las líneas de nuestra sociedad dividida y trabajar juntos.

“Podemos hacerlo. Podemos compartir nuestros recursos – nuestras vidas”, dijo Perkins. “Somos tan egoístas e individualistas que nos hemos vuelto adictos a nosotros mismos. Debes tener a otros en tu vida”.
Perkins reunió a los líderes cristianos de cada rincón de Estados Unidos en 1989 y formó la Asociación Cristiana de Desarrollo Comunitario con una misión de “inspirar, entrenar y conectar cristianos que buscan ser testigos del reino de Dios al reclamar y restaurar comunidades de bajos recursos” (ccda.org).

El mensaje de Perkins incluso ha encontrado una audiencia en el radio de música rock. Perkins inspiró la canción de Switchfoot “The Sound (John M. Perkins’ Blues)”, que alcanzó el No. 7 en la tabla de música alternativa de la revista Billboard y el No. 15 en la tabla de Hot Rock Songs en octubre de 2010. La letra dice, “John Perkins lo dijo bien, ‘El amor es la batalla final.’” (Visite fmchr.ch/jmpblues para ver el video de la canción, que incluye escenas de Perkins hablando junto con escenas del movimiento de derechos civiles).
Perkins sabe que su tiempo restante en la tierra es corto.

“Tengo dos hijos en el cielo”, dijo Perkins. “Ansío verme con mi madre, quien murió cuando yo tenía 7 meses”.

Visita spu.edu/depts/perkins para aprender más de Perkins y la labor del Centro para la Reconciliación, Entrenamiento para el Liderazgo y Desarrollo Comunitario John Perkins.

Jeff Finley es el editor ejecutivo de Luz y Vida, equipo al que se unió en 2011 después de trabajar como reportero y editor para Sun-Times Media. También sirve como delegado a la Conferencia Wabash de la Iglesia Metodista Libre John Wesley en Indianápolis.

Written By
More from Jeff Finley

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *