Honrando los Padres Ancianos

Cuando los padres ancianos necesitan ayuda, recuerda: “Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor tu Dios te lo ha ordenado,” (Deuteronomio 5:16.).

Pero Él nos advirtió. Dar cuidados es desgastante emocional y físicamente.

Un cuidador — ya sea de un padre anciano, un esposo enfermo o un niño discapacitado permanentemente, alguna vez dice: “Estoy solo, nadie sabe ni le importa.  Estoy aislado y atrapado”.

Si tú te sientes solo, tienes suficiente compañía. Moisés pensó que estaba solo cuando un ángel lo acompañó (Éxodo 3:1-2.)

Los amigos de Pablo lo abandonaron, pero reportó: “el Señor estuvo a mi lado y me dio fuerzas” (2 Timoteo 4:16-17).
Los enemigos de Jeremías lo arrojaron a una cisterna vacía. Un eunuco etíope lo rescató (Jeremías 38:6-13.)

Los cuidadores pueden sentirse insignificantes cuando los amigos misioneros traen reportes impactantes, pero la persona a quien tú cuidas es evidencia de que tu labor por Dios ha dado fruto. Una víctima de embolia puede que camine de nuevo con tu ayuda. Puedes alimentar a alguien pacientemente tres veces al día por años. Tu enfermo a quien quieres es tu gozo y tu corona (1 Tesalonicenses 2:19-20.) Dios busca fidelidad.

Proveer cuidados puede ser un recurso de crecimiento personal. Mientras más sepas de la enfermedad, la puedes manejar mejor. Los cuidadores aprenden para bien de quienes reciben el cuidado.

Pero aprende también por ti mismo. Puede que descubras que el nuevo conocimiento es estimulante intelectualmente. Puede ser que ayudes a otros; puede ser que ellos te ayuden a ti.

En el Salmo 18:28-29, David clama al Señor a que mantenga su lámpara encendida, y luego dice que con la ayuda de Dios él puede escalar una muralla. Cuidadores: Piénsenlo de nuevo la próxima vez que se sientan abrumados.

PASAJES BÍBLICOS:

Deuteronomio 5:16
Éxodo 3:1–2
2 Timoteo 4:16–17
Jeremías 38:6–13
1 Tesalonicenses 2:19–20
Salmo 18:28–29

Una anterior cuidadora, Martha Evans Sparks, es miembro de la Iglesia Metodista Libre de Wilmore (Kentucky), es autora de cinco libros (tres de ellos sobre el cuidado por otros).

 

More from Martha Evans Sparks

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *