Grande del Jazz da Primer Lugar a Jesucristo

David Baker es uno de los mejores y más sobresalientes educadores de jazz. Con más de 2,000 composiciones, 400 artículos, 65 grabaciones musicales, 60 libros y 59 premios ganados, también ha servido a muchas organizaciones relacionadas con la música, incluyendo haber sido presidente de la Asociación Internacional por la Educación en jazz, él es descrito como “una persona muy amable y callada” por su pastor Mel Nead.

Baker y su esposa Lida, han sido miembros activos de la Iglesia Metodista Libre de Bloomington (Indiana) por más de 10 años. Fueron invitados por la hija de Baker, April Ayers, quien también es miembro de la iglesia.

Baker nació en Indianápolis en 1931. Su madre murió cuando él tenía 4 años de edad. Su padre no era muy asiduo asistente a la iglesia, pero su madrastra regularmente lo llevaba junto con sus hermanitos a la iglesia: “Virtualmente la iglesia era mi casa todos los domingos,” dice Baker.

La Indianápolis de la niñez de Baker era segregada. Los miembros del Ku Klux Klan eran dueños del poder en el gobierno local.

Baker asistió a la Iglesia Preparatoria Crispus Attucks, la única escuela para estudiantes de color en Indianápolis. Ya que los maestros de color no eran admitidos para servir como tales en otras escuelas de Indianápolis. Baker fue educado por algunos de los mejores maestros de la ciudad, incluyendo a muchos con títulos de master (Maestrías).

Cuando Baker intentó por primera vez tocar su música, los maestros lo regresaron a casa habiéndole regresado el importe de la renta del instrumento diciéndole que él no tenía talento. Sin embargo, Baker no se rindió, y se vio inmerso en la escena del jazz de la Indianápolis de los años 40.

Inspirado por sus maestros. Baker procuró la educación musical y ha sido maestro en la Universidad de Indiana por más de 40 años. Baker ahora preside el departamento de estudios de jazz en esa misma universidad.

Baker les dice a sus estudiantes: “Es posible que yo no tenga tanto talento como algunos otros, pero en trabajo nadie me gana.”

El crédito del éxito de su carrera se lo atribuye a la dirección de Dios. Baker dijo: “Todo lo que hago está permeado por el hecho de que soy guiado por lo que Cristo quiere que hagamos y seamos.”

Nead piensa que Baker es un gran ejemplo de pertenencia a la iglesia por el amor que muestra por otros. “No sé de nadie más que exprese más gentileza, más espíritu de amor, más interés por los demás,” dice Nead. “Eso es lo que el Dr. Baker es.”

Baker también usa sus dones musicales para servir a la iglesia. Un domingo de Resurrección compuso un oratorio inspirado en el Salmo 22, y junto con otros miembros de la iglesia, los ejecutó para la comunidad. Debido a la reputación de Baker, eventos musicales como este son una manera efectiva para que la iglesia Metodista de Bloomington alcance a la comunidad.

“En este pueblo, todo lo que tienes qué decir es algo que pertenece al Dr. Baker, y pronto tienes una gran asistencia,” dice Nead.

Aunque Baker ha recibido muchos estímulos a lo largo de su vida, continúa dedicado a la enseñanza y el servicio. En el prólogo de “David Baker: Un Legado Musical,” un nuevo libro acerca de la vida y la obra de Baker.

Quincy Jones, ganador de 27 Grammys, dice: “La decisión de dedicar la vida de uno para ayudar a otros a alcanzar sus metas es un logro de una persona verdaderamente sin egoísmos y llena de amor.”

Para ver el vídeo y fotografías, visite llcomm.org/?p=7224

More from Michael J. Metts

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *