Gracia Salvífica y Poder Transformador

Nací en Brooklyn, Nueva York. Mis padres eran un matrimonio piadoso y servían como líderes en su iglesia. Cuando yo tenía 5 años nos mudamos a Nueva Jersey, ya que mis padres querían formar a sus hijos en un ambiente mejor.

Aunque crecí en la iglesia, pasé por un período de rebeldía en mi adolescencia y caí en la trampa del delito y las drogas. Comencé sólo yendo de una esquina a otra con mis amigos. Siempre buscando lo que estuviera de moda para involucrarnos, comenzamos a fumar mariguana. No pasó mucho tiempo sin que pasáramos de fumar la hierba a usar drogas más fuertes.

Yo no sé cómo es que terminé la escuela preparatoria. Después de la preparatoria, decidí ingresar en la Naval (Navy), pero seguía teniendo la misma mentalidad de andar en fiestas y drogarme. Después de entrar en la Navy, seguía igual de perdido. Un día escuché claramente al Señor decir: “¿Hasta cuándo vas a andar huyendo de mí?”

Poco después, asistí a la boda de mi prima Lolita y vi a mi primo Eric, que asistía a Teen Challenge (un ministerio cristiano) en el que su vida había sido totalmente cambiada. Yo sabía que también necesitaba un cambio en mi vida, de modo que fui al Ministerio de Varones Casa Pivote, el centro de inducción de Teen Challenge. Fue allí donde acepté a Jesucristo como mi Señor y Salvador. En ese mismo tiempo también recibí el llamado al ministerio.

Al terminar el programa en Teen Challenge, me moví a Oklahoma para asistir al Colegio Biblico Mid-América. Conocí a Estelle Harris (quien ahora es mi esposa) en la escuela, a la que se referían, a modo de broma pero muy adecuadamente, como el Colegio “Novio” de Mid-América.

Comencé como el primer pastor juvenil del Alcance Mundial de Oración de Fe en Oklahoma, una iglesia con una congregación predominantemente caucásica. Ahora me río cuando recuerdo aquellos días de trabajar con el pastor de la iglesia. Yo le enseñé a cantar música soul y él me enseñó a cantar música campirana (country).

Esa fue solo una de mis muchas experiencias durante mi ministerio en la que sentí que el Señor me sacó de mi zona de comodidad.

Creo que Dios siempre está preparándonos para el siguiente sitio al que Él quiere llevarnos en el ministerio.  Según yo, fue la preparación para servir a personas de diferentes trasfondos culturales y étnicos.

De Oklahoma, nos fuimos a pastorear una congregación en St, Louis, la Iglesia Metodista Libre Lighthouse (El Faro), donde servimos en la década de los 90. Después, en el 2000 nos relocalizamos en Maryland donde serví como el pastor principal de la Confraternidad Nueva Visión de la Iglesia Metodista Libre por 15 años y plantamos una iglesia en la zona urbana de Washington D. C.—Nueva Visión en la Ciudad. En 2015, el Señor nos llamó a Estelle y a mí a servir en Indianápolis en la Iglesia Metodista Libre John Wesley, donde somos “una congregación internacional con una misión global”.

Tengo en mi poder una Antigua foto, que captura un momento profético con mi abuela y yo.  Esto no tiene precio. Ella está viéndome directamente, pero ve a través de mí. Mi abuela me dijo en aquel mismo momento de la manera en que me veía predicar el evangelio a miles de personas. Ella sabía entonces que mi destino era convertirme en un predicador mucho antes de la manifestación de la gracia salvífica de Dios, y del poder transformador que había transformado completamente la trayectoria de mi vida. Ella pudo ver lo que yo no podía ver, y ella vio lo que había dentro de mí, mi destino y la grandeza dentro de mí para servir a Dios en Su reino.

Llamado con Propósito

Fuiste llamado desde el vientre con un propósito. Dios ha preparado un plan para que tú lo sigas, una tarea, la de ser fructífero y multiplicarte. Él te ha equipado con todo lo que necesitas para tener éxito en la vida, para ser una bendición mientras navegas en las etapas de la vida. Dios tiene bendiciones inesperadas en tu vida para que sepas que Él no ha terminado con nosotros. Su llamado para ti, incluso desde antes que nacieras, sigue vivo y activo—no importa por lo que hayas pasado, no importa lo que estés enfrentando en este momento.

Ahora que estás aquí, en este mismo momento, estás rodeado de la voz del Señor que pronuncia tu nombre, llamándote (y a mí) con una tarea en la vida. Consiste en contar la historia sobre cómo Dios entró y cambió nuestro rumbo, cambió nuestras mentes, tocó nuestros corazones, y ahora podemos ver en otra dimensión que otros no pueden porque están espiritualmente ciegos y espiritualmente sordos. Ahora estás en el lugar correcto en el tiempo correcto para una palabra correcta porque Dios te tiene en Su mente en este mismo momento para revelarte que hay grandeza en ti—grandeza para ser revelado en servir a Dios y servir también a otros.

La Misericordia se Mueve

Este es un llamado para darle un giro a tu pensamiento, para ser empoderado por el Espíritu Santo para hacer grandes cosas y darte cuenta que Dios está haciendo en ti una grande obra. Dios va a usar tu vida como un río que fluye de lo más profundo de tu ser (Juan 7:38). Todos los que te conocen se asombrarán de cómo Dios ha hecho una transformación en tu vida. Estoy aquí para decírtelo, no te conformes con menos.

Dios tiene tanto para que seas y veas. Te ha coronado con bendiciones espirituales, con gracia y misericordia. La gracia y la misericordia vienen detrás de ti. Cuando giras, gira la gracia. Cuando te mueves, la misericordia también se mueve.

  1. Kenneth “Kenny” Martin es el pastor principal de la IML Juan Wesley en Indianápolis, miembro de la Junta de Administración de la Iglesia Metodista Libre – USA, y miembro de la Junta de Preparación y Consejo Ministerial de la Conferencia de Wabash. Anteriormente fundó y sirvió como supervisor de la Red de Ministerios del Reino, un grupo interdenominacional e intercultural de pastores y líderes.
More from E. Kenneth Martin

La Influencia Divina de Dios

Nuestra visión es “llevar integridad al mundo a través de comunidades bíblicas...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *