Gálatas, la Gracia y el Evangelio

Asistí a la Universidad West Texas, en Canyon, Texas, para estudiar horticultura. Yo venía de Los Ángeles, y buscaba tener un inicio fresco para mi vida. Eran algunos años después de la escuela preparatoria, y habiendo hecho recientemente una decisión verdadera y real de seguir a Cristo, estaba ansioso de ponerme en contacto con otros creyentes, de modo que comencé a visitar algunos grupos cristianos en el campus. Las opciones eran limitadas, y pronto me vi involucrado con un grupo que tenía una teología única y legalista. En algún momento, me convencí de que los miembros de esta iglesia dependían totalmente en sus obras religiosas para ganar y asegurar su salvación. Eran amables, buenos para probar con textos sus argumentos. Pronto me sentí confundido y estremecido en mi fe.

Al principio yo no estaba seguro de que entendía apropiadamente sus enseñanzas, pero les di demasiado crédito y beneficio de la duda, conocí a una dama de nombre Brenda, que trabajaba en otro ministerio como coordinadora de evangelismo en el campus. Brenda había crecido en el seno de la iglesia ya mencionada. Ella confirmó mis sospechas acerca de su doctrina. Señalándome Escrituras claves, incluyendo Gálatas. Brenda me ayudó a enderezar mi teología y recuperar la paz.

Para mí, trabajar en la clarificación de mi fe mientras estaba en el colegio, Gálatas fue un aliento de aire fresco. Martín Lutero fue inspirado profundamente por Gálatas, y fue uno de los libros que le sirvieron de guía mientras lideraba a los protestantes durante la Reforma. Yo leo Gálatas por lo menos una vez al año, y siempre me estimulan en mi fe las palabras de Pablo mientras pone a descansar los argumentos que desafían el principio cristiano básico de la salvación por gracia, por la fe en la obra completa de Jesucristo. Su vida. Su muerte y Su resurrección son para darme fe, no para confusión.

El libro de Gálatas es una carta que es fundacional a nuestra comprensión de la gracia de Dios. A menudo la gente se refiere a la Epístola de Pablo a los cristianos romanos como el pináculo de su escritura teológica. Gálatas tiene temas similares y procesos bien pensados, pero fue escrita para una situación específicamente difícil. Históricamente, los escritores han considerado la Epístola de Gálatas como una inspiración para el texto romano, o quizá incluso como un borrador temprano. Sin embargo, definitivamente tienen diferencias. En Romanos, Pablo le escribe a una iglesia en la que nunca ha estado, pero, en Gálatas, está escribiéndoles a personas que conoce y a las que ha enseñado. Es un libro de corrección, restauración y estímulo.

Esta es la escena: Pablo ha ayudado a establecer una iglesia, o algunas iglesias en la región de Galacia. Los cristianos allí habían recibido el evangelio de Jesús el Cristo y el perdón de pecados con gran gozo, y aparentemente habían ocurrido muchos milagros. Después Pablo y sus colaboradores se movieron a otros lugares, para continuar su tarea de predicar el evangelio. Algunas personas llegaron de Jerusalén con diferentes enseñanzas y crearon turbulencia dentro de la iglesia con una versión diferente del evangelio. La controversia básica era esta: ¿Una persona recibe la salvación y el perdón de sus pecados solamente por la fe en Jesucristo, o deben primero realizar los rituales que fueron requeridos al pueblo judío bajo la ley de Moisés? Dicho de otra manera, el problema es este: ¿Tienes que ser judío antes de ser realmente un cristiano?

Echemos una ojeada al libro. Típicamente Pablo abre su carta con una salutación, que incluye su nombre y la mención de otros que lo acompañan. Usualmente menciona su posición como apóstol (su calidad y autoridad), usualmente hace una declaración sobre la naturaleza del mensaje del evangelio, y usualmente nombra al recipiente de la carta. El formato (o algo similar) se sigue usando en la actualidad en la escritura formal de cartas. Así que saluda a la iglesia y declara el propósito de la carta.

De modo que pasa gran cantidad de tiempo. ¡Alguien está predicando un mensaje diferente al que él les ha enseñado! Ahora él hace algo inusual. Él ya ha declarado su posición como un apóstol. Aparentemente las personas que estaban causando confusión en la iglesia estaban cuestionando si Pablo si realmente tenía o no la autoridad de hablar en favor de la iglesia y el liderazgo de nuevo en Jerusalén. En esencia, a él lo habían llamado un fraude. Así que en los versículos de 1:12—2:14, él detalla una sinopsis del testimonio de su vida, llama a sus interacciones con los demás apóstoles, para decir: “Sí, soy un apóstol legítimo. Tengo el mensaje correcto. Tengo la autoridad”.

Algunas personas pasan mucho tiempo examinando la primera sección, poniéndola junto a otras referencias en el Nuevo Testamento, con el fin de crear una línea de tiempo de la vida de Pablo en la cronología de la iglesia primitiva. Esa clase de historia puede ser interesante, seamos cuidadosos en varias cosas:

  1. El propósito de Pablo al escribir esta sección es el de establecer su autoridad, no el de darnos una línea de tiempo de su vida.
  2. En muchas culturas del mundo, y esto se puede ver a todo lo largo de la Biblia, las referencias de tiempo son aproximadas y no tan exactas como muchas personas occidentales querrían. La narración de historias no siempre es lineal. Nuestra cultura es diferente, y Pablo no escribió esto siguiendo las normas de nuestra cultura para recontar el tiempo. Como se ve en el ¶108 del Libro de Disciplina Metodista Libre (disponible en línea en fmchr.ch/fmaor), “los autores bíblicos, según la inspiración de Dios, en el lenguaje y formas literarias de su tiempo”.
  3. No nos distraigamos. Enfoquémonos en la idea de que, como un apóstol, habiendo sido confirmado en su ministerio por los líderes de la iglesia en Jerusalén, su tarea claramente es predicar el evangelio de Jesús y el perdón de pecados. Ese es el mensaje que Pablo les ha dado a los gálatas y al que ellos necesitan apegarse con firmeza.

La Tesis

En los escritos de Pablo, él siempre hace alguna declaración de tesis. Dependiendo en la materia del libro, algunas veces es más fácil encontrarla que en otras, pero de alguna manera siempre está ahí. La que mejor se entiende — y es más fácil de encontrar — es su tesis de Romanos 1:16-17: “A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos, primeramente, pero también de los gentiles. De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin, tal como está escrito: ´El justo vivirá por la fe´” (Romanos 1:16-17).

Todo fluye de su tesis o declaración de propósito, y la declaración usualmente se inculca con la esencia del evangelio de Jesucristo. La palabra “evangelio”, significa esencialmente “buenas noticias”, y uno de los lugares más claros de encontrar lo que Pablo quiere decir cuando usa este término es en 1 Corintios 15:1-4: “Ahora, hermanos, quiero recordarles el evangelio que les prediqué, el mismo que recibieron y en el cual se mantienen firmes. Mediante este evangelio son salvos, si se aferran a la palabra que les prediqué. De otro modo, habrán creído en vano. Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras”. El énfasis es mío.

Si lees cuidadosamente los saludos de Pablo, las declaraciones de tesis y las declaraciones de propósito, encontrarás todo lo que necesitas saber acerca de Jesucristo. Dios tuvo un plan para permitir que tus pecados fueran perdonados. Él lo organizó en la historia y en la vida, muerte y resurrección de Jesús. Ahora los que reciben este mensaje por fe tienen sus pecados perdonados, y pueden ingresar a una nueva y libre relación con Dios el Padre, empoderada por Su Santo Espíritu y sin culpa. De modo que sabiendo esto, si lees algo en alguno de los libros de Pablo que no esté en total acuerdo con ese mensaje, probablemente no lo leíste bien. Regresa y vuélvelo a leer, o quizá lo leíste en una versión diferente. Ambas deben concordar.

Ahora, comenzando en 2:15 y hasta el final del capítulo 2, encontramos la tesis del mensaje de Pablo. La Nueva Versión Internacional y muchas otras colocan comillas en torno a esta sección como si fuera parte de su conversación con Pedro. No todos los eruditos concuerdan. Por ejemplo, La Versión Standard Inglesa y la Nueva Versión Standard Revisada no añaden entrecomillado a esta sección.  Leo esta parte, esté o no esté entrecomillada, como la declaración de tesis de Pablo para el libro de Gálatas, su sumario (la cuestión de párrafos, el orden del contenido, comillas, comas y otros signos gramaticales tiene que ver con hacer el texto más comprensible para el lector moderno, y esto es ciertamente digno de un artículo aparte. Sin embargo, es importante hacer notar que ninguno de estos convencionalismos fue usado por los escritores del griego del primer siglo. Ellos aparecieron mucho después).

De modo que, teniendo la declaración de tesis. La desmenuzo y la relaciono con los pasajes que siguen de esta manera:

  1. “Los que son judíos de nacimiento y no pecadores gentiles saben que una persona no es justificada por las obras de la ley, sino por su fe en Jesucristo. Así nosotros también hemos puesto nuestra fe en Jesucristo para que podamos ser justificados por la fe en Cristo (2:15-16), lo que se relaciona con 3:1-9.
  2. “… y no por las obras de la ley; puesto que por las obras de la ley nadie será justificado. Pero si buscando ser justificados en Cristo, también nosotros (los judíos) hemos sido hallados pecadores, ¿es Cristo, entonces, ministro de pecado? ¡De ningún modo! Porque si yo reedifico lo que antes destruí, yo mismo resulto transgresor, Pues mediante la ley yo morí a la ley, a fin de vivir para Dios” (2:16-19, que se relaciona con 3:10-25).
  3. “Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. No hago nula la gracia de Dios, porque si la justicia viene por medio de la ley, entonces Cristo murió en vano” (2:20-21), que se relaciona con 3:26-6:18.

Lo Básico

Los mensajes básicos son los siguientes:

  1. Un creyente judío debe saber que ellos no son justificados por las obras, sino por la fe.
  2. La Ley ceremonial de la religión judía no tenía poder para traer la justicia y la salvación. La ley nos enseña acerca de nuestro pecado, y sobre nuestra necesidad de Cristo.
  3. Ahora por fe somos libertados, para que podamos vivir con, y para Dios.

La declaración más enfática y poderosa de Pablo es la que pronuncia al fin del capítulo 2: “… si la justicia viene por medio de la ley, entonces Cristo murió en vano”.

En el libro de Gálatas, Pablo toma gran cantidad de tiempo hablando acerca de la circuncisión. Había formas prescritas para una persona que no fuera judía de nacimiento y que venía a la fe, una de ellas era la circuncisión. Como práctica, la circuncisión era un procedimiento doloroso que muchas veces impedía a la persona (hombre) abrazar totalmente la fe judía. Obligar a las personas a seguir la ley y someterse a la circuncisión, era añadir a la obra de Jesús, negando por tanto la gracia de Dios, alejando a las personas de la gracia que Dios les había ofrecido.

La gracia no se puede ganar (¶113 en fmchr.ch/fmaor). Si la gracia no se puede ganar, entonces ninguna cantidad de buenas acciones religiosas que se hacen con el fin de ganar el buen favor de Dios y Su don de salvación puede servir de nada. De hecho, Pablo nos dice que este tipo de cosas cancela la gracia de Dios por nosotros.

La circuncisión y la ley eran cosas que se usaban para crear división entre la gente. Las personas siguen intentando muy fuertemente crear barreras que los separen unos a otros, y levantarlos. En contraste Pablo dice claramente en 3:26-29: “Todos ustedes son hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús, porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de Cristo. Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús. Y si ustedes pertenecen a Cristo, son la descendencia de Abraham y herederos según la promesa”.

Debemos leer Gálatas y no obsesionarnos sobre ninguna cosa sino en los puntos más importantes. A la vez que nos agrada saber algo acerca de la vida de Pablo, o es interesante hacer preguntas sobre la relación entre Pablo y Pedro, el hecho es que el mensaje de Pablo en este libro es claro. La gracia de Dios y la salvación son gratis para los que confían en Cristo Jesús. Leamos este libro para lo que fue escrito. Una carta de estímulo y de paz.

Dave Mann es presbítero Metodista Libre que actualmente reside en un suburbio de Charlotte, Carolina del Sur, que pertenece a Carolina del Norte. Él ha sido pastor en congregaciones de Chicago y África, y como gerente de proyectos, y escritor de Curriculums para Alimentos para los Hambrientos Internacional.

Written By
More from Dave Mann

La Influencia Divina de Dios

Nuestra visión es “llevar integridad al mundo a través de comunidades bíblicas...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *