Fundacion Ofrece Esperanza Despues de la Tragedia

La Fundación de Esperanza se inició en Ruanda cuando una familia Metodista Libre luchaba por satisfacer sus necesidades después de sobrevivir a una masacre. La masacre ocurrida en 2004 cobró las vidas de 180 personas en Gatumba, Burundi, un campamento para refugiados provenientes de la República Democrática del Congo.

La familia formó un coro que presentaba conciertos a fin de levantar fondos para ganarse la vida. Cuando la familia se estableció en Rochester, Nueva York, el coro se enriqueció con nuevos miembros y patrocinadores en la Iglesia Metodista Libre Nueva Esperanza.

La fundación ahora incluye personas de los Estados Unidos, así como de Ruanda que ayudan a los sobrevivientes de la masacre de Gatumba, y reúnen dinero para construir escuelas en Ruanda para niños que de otra manera no tendrían oportunidad de adquirir una educación.

“Venir a los Estados Unidos y encontrarme con una familia que incorpora tanto la cultura norteamericana como la africana fue una bendición. Así es como se identifica la Fundación Esperanza”, dijo la estudiante Adele Kibasumba, del Colegio Roberts Wesleyan: “Me dio algo por qué luchar: paz y sanidad”.

La sanidad no se consigue tan rápido cuando se ha sido testigo del asesinato de familiares y amigos.

“Yo no he sido totalmente sanada, pero voy por ese camino”, dice Kibasumba cuya familia fue la iniciadora de la fundación: “Dios me dejó una gran comisión, servirle a Él y a otros por medio del canto y el amor por las personas”.

El coro de la fundación ahora incluye refugiados africanos y residentes toda su vida en los Estados Unidos.

La Fundación de Esperanza me ha permitido experimentar una cultura a la que de otra manera yo no hubiera pertenecido. He podido establecer amistades duraderas”, dice Mabel Hope, otra de los miembros del coro.

La fundación promueve su misión a través de la concertación de presentaciones del coro y conferencias.

Los líderes de la fundación se han conectado con la Red del Legado Africano de la Iglesia Metodista Libre, y la voluntaria Kim Barker dice que la fundación está buscando otras alianzas. Ha recibido reconocimientos por medio de la participación de Sandra Uwirinwiyimana en la Cumbre Mundial de Mujeres (Página  9)

“Definitivamente es colocarnos en el aparador de los medios”, dice Barker: Cada paso que damos nos abre una nueva puerta”.

Para más información o hacer una donación, visite bit.ly/fofhope.

Written By
More from Jeff Finley

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *