Feliz Navimesías

Soñar despiertos, es ese momento cuando “nuestros pensamientos vuelan” disfrutando un escenario con palmeras y ventiladores de techo, o quizá pasar un sábado viendo un partido colegial de futbol, y una bolsa de Doritos. ¡Puedes darte cuenta de lo bueno que soy para esto! Soñar despierto es un respiro para mis nervios hechos polvo, y las enredadas partes de mi cerebro, que se preocupan de los riesgos y amenazas. Supongo que tú sueñas despierto de vez en vez también. Es una manera de mantener la esperanza. ¿No lo crees?

No quiero parecer un Scrooge, el famoso personaje del cuento de Navidad, pero puedes haberte dado cuenta que tu vida no se parece mucho a “tu soñar despierto” ¿Se oyó el ruido de una decoración al caer? Para ser honestos, lo que puede ser la mejor política no siempre es la más confortable, la vida es dura. Está llena de enfermedades, tensiones, conflicto y división, y eventualmente la muerte nos gana y nos arrebata a todos. “¡Es la temporada para celebrar!”

Como he pasado los últimos seis años inmerso en el Evangelio de Lucas preparando los videos y el libro “Aquí está Jesús”, he visto a Jesús navegar en aquel espacio entre los sueños y la realidad. Las horas, meses y años de memorizar y editar Lucas me han obligado a quedarme viendo la realidad de Jesús en lugar de las pequeñas secciones pre empaquetadas de las que predicamos como si fueran materiales devocionales de ´tomar y llevar´. Me he visto forzado a ver que Su vida no se parecía a un “sueño diurno”. Ni siquiera fue algo agradable. Estaba lleno de conflicto. Era un día raro cuando Lucas no registra a nadie que juntara su cabeza con la de Jesús. Si el Mesías vino a arreglar el mundo, ¿por qué el mundo estaba en contra suya de esa manera?

Pero aun en medio de las turbulencias Jesús sigue hablando sobre algo muy diferente, el reino de Dios. ¿Es ese reino un sueño cuando estamos despiertos, o algo más: un atisbo? Ah, eso es, ¿o no? Es un atisbo de lo que viene. Es la esperanza, es seguridad, y es fe. El reino de Dios es más que un sueño de un escapista; es una descripción de lo que viene a la vuelta del camino. Esa venida que viene (es difícil de decirlo de esa manera, ¿no creen? Por eso es la Navidad un tiempo lleno de esperanza. La Navidad es el mirlo de la primavera, la hoja roja de otoño del maple o arce. La Navidad es el Mesías que nos trae un regalo, sí, pero también un vistazo por debajo de la envoltura de un regalo mucho más grande.

Ya que fue mucho más que soñar despierto, Jesús insistía en decirnos sobre ese reino donde Dios es el Rey. Sólo en Lucas, Él habla sobre ese reino de Dios ¡32 veces! Él sigue hablando sobre ese lugar donde Dios gobierna porque ese lugar viene hacia nosotros; viene hacia nosotros; ya casi llega. Y Navidad (literalmente, la Natividad del Mesías) reconoce y celebra esa venida. Jesús vino. El Mesías vino. Él nos ha dado un atisbo de cómo será, cuando odas las cosas sean liberadas de la opresión.

El título de “Mesías” es intercambiable con el título “Cristo”. Esos dos títulos son las versiones hebrea y griega del otro. “Cristo” no era el apellido de Jesús, (y la “H” (de la palabra inglesa ´Messiah´, no era la letra que se usa como inicial del nombre intermedio.

También debes de fijarte en que no usamos el título “Mesías” en un sentido personal de la misma manera en que lo hacemos con “Salvador”. Hablamos de un “salvador personal”, pero no de un “Mesías personal”. “Porque “Mesías es el libertador de una comunidad más grande, o de todas las comunidades, no solo mi mayordomo personal que arregle mis pequeños desórdenes. Jesús el Mesías, es el Redentor global. ¡Feliz Navimesías!

Lo que nos lleva de vuelta a la cuestión de soñar despiertos. ¿Has tenido sueños diurnos que no son personales? Como, ¿tienes sueños diurnos globales? Creo que no, excepto la esperanza de cliché de la “paz mundial”. Puede que no, pero Jesús lo hizo, y lo sigue haciendo. Eso es lo que hace el Mesías, lo arregla todo. Él no solo pone aparte mis problemas inmediatos, Él está poniendo aparte el todo de todos en todas partes. El Mesías es el Rey que rescata. ¡La ayuda ya viene en camino!

Yo no ando comprando carro Nuevo, no tengo deseos de unas vacaciones en la playa, y los Doritos me causan ampollas en el corazón. Esos sueños diurnos míos son solo mi apoderamiento de las fantasías de alguien más, ni las visiones de un nuevo futuro. Realmente, muy en lo profundo, estoy en busca de una verdadera reparación, una reparación permanente, una reparación mundial. Deseo y sueño en el reino del Mesías, totalmente maravilloso y que consume al mal que tan fácilmente surge de nosotros y de nuestros vecinos globales. Deseo que todos los males queden bajo mis pies. Deseo que todas Sus bondades sean derramadas sobre nosotros, sanándonos y alimentando nuestra alabanza de Su reino perfecto. ¡Feliz Navimesías!

 

El Obispo Emérito David Roller y su esposa, Yvonne Roller, grabaron “Aquí está Jesús”, una historia del libro de Lucas, en 45 países alrededor del mundo. Visita heresjesus.org para los videos, y fmchr.ch/heresjesusb para comprar  una copia autografiada del libro de la guía de viajes que viene con el paquete de Light + Life Bookstore.

Written By
More from David Roller

La Influencia Divina de Dios

Nuestra visión es “llevar integridad al mundo a través de comunidades bíblicas...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *