Feliz en la Luz del Sol de Dios

Eliza Suggs pasó gran parte de su vida en una carriola para bebés empujada por miembros de la familia a causa del retraso en su crecimiento por el raquitismo, medía solamente 33 pulgadas de altura (97 cm.).

Su padre, James, era un ministro metodista libre quien se mudó con su esposa, Malinda, y su familia a Nebraska en 1886 para que sus hijas pudie-ran asistir al Seminario de Orleans, una escuela metodista libre. Conocido por su activismo de templanza, el seminario se involucró en un movimiento masivo de prohibición en su pequeña comunidad mientras Eliza Suggs era estudiante. Ella tomó parte activa en la campaña por medio de su voraz escritura de cartas al periódico local.

Su familia luchó con problemas económicos. Suggs vio sus dificultades como una prueba gozosa de su fe. Mucha gente animó a la familia afro-americana a que pusieran a Suggs in uno de los espectáculos de cosas raras, comunes en aquel tiempo. Su corta estatura, sus rasgos infantiles y su raza le podrían hacer ganar mucho dinero a la familia si ellos la exhibieran.

Suggs explicó, “Nunca ha sido una tentación para mí querer ir con un espectáculo o estar en un museo con el propósito de ganar dinero. Una vez fui a un museo en Chicago solamente para ver y aprender. Alguien me preguntó ahí por qué no hablaba con el gerente para conseguir un puesto en el museo, y ganar mucho dinero. ¡Oh, no! Lugares así no son para mí. Dios quiere que yo viva para Él, y ahí yo no podría hacerlo. Debo mantenerme separada del mundo … Algunos se preguntan cómo puedo ser feliz en mi condición. Es la luz del sol de Dios en mi alma lo que me hace feliz. Sería difícil vivir sin el Señor.”

Suggs no veía su falta de habilidades como discapacidad. Ella era, como todos los demás, una creación única de Dios con un propósito específico para Su gloria.

Leer la autobiografía de Eliza Suggs, “Sombras y Luz del Sol,” en fmchr.ch/elizasuggs.

More from CHRISTY MESAROS-WINCKLES

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *