Extraño o Extranjero

“La ciudad entera les era favorable, y cada día Dios añadía a ellos todos los que iban siendo salvos” (Hechos 2:47, Traducción libre).

Todos los días, Dios estaba añadiendo al reino los que habían de ser salvos – cierto entonces y sigue siendo cierto hoy. La razón que sea, Dios decide usarnos en ese proceso. A veces nos interponemos en el camino. Algunas veces, realmente se lo dificultamos a las personas, y otras veces, hacemos una contribución positiva. Amo lo atractiva que era la iglesia primitiva para las personas ajenas a la fe. Las personas alejadas de Dios eran atraídas por esta nueva y extraña manera de vivir. Con relación a este movimiento nuevo y fresco de Dios, Eugene Peterson dice: “Al pueblo en general le parecía bien lo que veía” (Hechos 2:47).

La gente de la calle viendo hacia adentro no decía: “¡Oye! Esas personas son extrañas. Yo no quiero tener nada que ver con ellas”. Por el contrario, a ellos les agradaba lo que veían, y querían ser parte de lo que estaba pasando. ¿Qué crees? ¿Qué piensan las personas de tu barrio acerca de ti? ¿Qué piensan los no creyentes en tu comunidad acerca de tu expresión particular de la iglesia?

Como un pastor joven, yo pertenecía al personal de una iglesia en la zona de Denver. Como equipo decidimos ir de casa en casa y preguntar a las personas lo que ellos pensaban acerca de los cristianos. Fue una experiencia extraña. Las puertas se nos cerraban en plena cara, nos gritaron palabras insultantes, hablaban de nosotros. No había muchas personas que tuvieran buena impresión acerca de los cristianos.
Con el tiempo, cada persona, familia y organización adoptará comportamientos culturales. Algunas de estas conductas son buenas, algunas puede que no sean saludables, otras más, serán algo extrañas, y otras más podrán ser sanas y extrañas. La iglesia no es diferente. Si tenemos el deseo de vernos al espejo y ser honestos con nosotros mismos, cada uno de nosotros podremos identificar alguna otra conducta en cada una de nuestras organizaciones. De hecho, la mayoría de las conductas sociales que violan lo convencional o lo que es apropiado en el mundo secular probablemente se considerarían extraños dentro de la iglesia. Y seamos honestos, hay algunas que no han ayudado a la imagen del Cristo en este sentido.

Saludos secretos, el lenguaje extraño, palabras de $100, una lengua vernácula de una generación anterior, no hemos facilitado que el mundo entienda el evangelio. Esta no es una lucha nueva. Cada generación ha tenido que luchar con la tensión de seguir siendo fiel en el evangelio, a la vez que lo contextualiza para la cultura. A la vez que hemos usado palabras para proclamar el evangelio, infortunadamente, no siempre hemos reflejado ese evangelio con nuestras vidas. Con demasiada frecuencia hemos proclamado la gracia, pero hemos rechazado a los quebrantados. En ocasiones, hemos disfrazado la murmuración bajo el velo de una petición de oración. Debido a que despreciamos el dolor y el sufrimiento, hemos pasado por alto el dolor y la pérdida con clichés. Por tener temor del conflicto, hemos ignorado el principio de Mateo 18, y hemos perseguido las ambiciones egoístas con respecto a la unidad de la comunidad.

Viviendo la Vida de Manera Diferente

Quizás lo más difícil de entender, sin mencionar lo más difícil de experimentar personalmente, es la facilidad con la que nos enfrentamos. Las facciones, las maniobras políticas y la desunión parecen estar en su punto más alto en muchas comunidades de iglesias. Y nos preguntamos por qué no vivimos totalmente la misión dada por nuestro Dios, personal o corporativamente. El desafío para nosotros, y me pongo en el centro de esta declaración, es el de hacer un giro de 180 grados de esta conducta destructora. ¿Sabes cómo le llama la Biblia a eso? Arrepentimiento. Arrepentimiento es la clase de conducta extraña a la que son atraídas las personas – vivir la vida de manera diferente. ¿Te unirás conmigo? No más colocar nuestra preferencia personal sobre cómo deben hacerse las cosas por encima de la misión y la unidad de la iglesia.

¿Recuerdas la descripción de la iglesia en Hechos 2? Ellos vivían en una hermosa armonía, teniendo todas las cosas en común (Hechos 2:44). ¿Es eso una fantasía? ¿Puede eso realmente ser una expresión de la iglesia en nuestros días? Si vamos a ser extraños, seamos extraños como la iglesia primitiva. El amor que ellos tenían los unos con los otros era tan atractivo que las personas literalmente se unían para ser parte de ellos. Jesús nos enseñó que el verdadero amor siempre se expresa a través del sacrificio. El amor tendría un costo para ti. Finalmente, el amor le costó a Jesús Su propia vida. A ti te podría costar tu orgullo, tu dinero, o tu camino.
Después de todo, seguir a Jesús requiere que tomemos nuestra cruz y vivamos conforme a Sus palabras. Vivamos conforme a las enseñanzas de Jesús de amar a nuestros enemigos y orar por los que nos hacen daño. Uno de mis mentores espirituales recientemente partió a estar con el Señor. Meses antes de morir, él me acompañó a través de un camino muy tenebroso de traición y rechazo. Lo más transformador espiritualmente que él me enseñó en aquel tiempo fue que audiblemente yo perdonara a la persona que me hizo daño. Yo no estaba preparado para hacerlo. Sentí que le estaba mintiendo a Dios. Lo que descubrí a través de ese hábito es que Dios está realmente más preocupado por mi deseo de llegar a ese punto de perdón que por estar completamente allí en este momento. Yo despertaba en medio de la noche, lenta y dolorosamente obligué a aquellas palabras a salir de mi boca: “Jesús, yo perdono a _______.” Ahora honestamente puedo decir, en ocasiones con una dolorosa punzada, pienso en aquello y oro por el éxito y el beneficio de aquellas personas.

No es fácil. Nada que sea transformador en la vida ha sido fácil.

Extraños que Atraen

Así que exploramos algunas maneras en las que podemos ser extraños en este mundo que son atraídos a los que están fuera de la fe.
Primero: Podemos crecer en nuestro deseo de poner las necesidades de los demás por encima de las nuestras. La iglesia primitiva era descrita como un grupo que tenía todas las cosas en común. En verdad, esto era cristianismo radical. Las personas que tenían algún bien lo vendían y compartían con los que tenían necesidad. Ellos no daban por obligación, sino sólo como el Espíritu Santo les indicaba. El obstáculo más significativo a este tipo de obediencia radical es la mezquindad. Sólo tenemos que ver a la iglesia de Filipos; ellos tenían algunos problemas. Ellos se estaban desgarrando, y el egocentrismo estaba en el corazón del conflicto. Cada uno se preocupaba de sus propios intereses.

¿Qué tiene que ver la mezquindad con el egocentrismo? Bien, la mezquindad es solo un síntoma externo de egocentrismo. La mezquindad era el pecado más grande de la iglesia en Filipos, y sigue sirviéndonos de tropiezo el día de hoy. Tú y yo somos mezquinos. Yo te estorbo a ti y tú me estorbas a mí. ¿Sabes cómo le llamamos a eso? Matrimonio. Ciertamente, nosotros experimentamos la mezquindad en la relación del matrimonio, lo que me lleva a mi siguiente sugerencia.

Seamos diferentes en relación a cómo amamos a nuestro esposo/a. Ahora, yo sé que no todos son casados o ni siquiera son llamados al matrimonio, de modo que sólo tienes que pensar sobre él para convertir en prioridad otras relaciones. Para aquellos que somos casados. ¿Qué si decides amar a tu pareja igual que Cristo nos ama? ¿Qué si fuéramos de los extraños cuyo matrimonio prospera por 50, 60 o incluso 70 años? Mientras escribo esto, mi esposa y yo estamos a pocos días de celebrar nuestro 21 aniversario. Se vuelve mejor con el tiempo, pero no sin tener que realizar un arduo trabajo y el deseo de hacer a un lado preferencias y ambiciones individuales.

¿O qué si siguiéramos el ejemplo de Jesús, de dirigir con gracia? Para ser honesto, sólo pregunta a cualquier padre, poner en evidencia es un poderoso motivador. Avergonzar un poco a un niño lo puede poner en el camino correcto: “Si sólo te parecieras más a tu hermano…” Aquí está el problema con poner a alguien en evidencia, no produce ningún cambio. De hecho, lo que hace es destruir una relación. Jesús sabía bien esto. Poner en evidencia conduce al ocultamiento, la negación, apartarse del tema, pero no conduce a un cambio de vida. Por otra parte, la gracia te dice: “Te puedo ver dondequiera que estés, te puedo abrazar, y quiero ayudarte a seguir adelante en tu fe”.

Lo que más me gusta de la iglesia primitiva es que eran personas reales, tomaban decisiones difíciles para beneficio de toda la comunidad. Por un período de tiempo, ellos no eran motivados por deseos egoístas y ambiciones personales. Es cierto que fue de corta duración. Ananías y Safira (Hechos 5) pronto entraron en escena y contaminaron las cosas, pero, en general, a la gente le agradaba lo que veía. Había un sentido de autenticidad, y como resultado, Dios añadía a sus números los que iban siendo salvos.

Mientras reflexiono en lo que es común sobre las personas que me son agradables, estas personas casi siempre tienen lo que yo he dado en llamar, una fe auténtica. ¿Cómo se integra una fe auténtica? Primero: Yo creo que una fe auténtica es una fe honesta. Es una fe que se molesta con las injusticias en el mundo y en la iglesia. Es una fe que dice: “Personalmente tengo defectos como cualquier otra persona”. Es una fe que dice: “Tengo algunas dudas”. Es una fe que dice: “La vida no es fácil, y realmente estoy luchando por ver la bondad de Dios en este momento”.

Eugene Peterson dijo: “Nosotros no nos hacemos más espirituales haciéndonos menos humanos”. Ser más espiritual significa aprender a vivir y luchar con nuestra fe, honestamente a través de todos los altibajos de la vida. Lo que he descubierto es que a las personas que llevan una máscara no les agrada que otros sean vulnerables. A la vez que la vulnerabilidad crea tensión en algunos, también señala una senda a la libertad para otros – la libertad de ser una persona en proceso, la libertad de experimentar la gracia. Yo creo que la gente de nuestra sociedad está cansada de los cristianos falsos, plásticos. Abracemos a un nivel más profundo lo que significa verdaderamente vivir auténticamente.

Segundo: Creo que la fe auténtica se trata de que es una representación fresca de Jesús al mundo. Verás, Jesús puso en claro como el día, el plan de Dios para nosotros. Todo lo que tenía que ver sobre su estilo de vida hasta el lenguaje que Él decidió utilizar y las historias que contaba, reveló al Padre (Juan 1:16-18). Jesús convirtió a Dios y el amor de Dios en una tangible realidad. Jesús, tanto como el resto de nosotros, era un extranjero en este mundo. Y yo argumentaría que Él era muy extraño, pero solo en la mejor manera posible. Creo que es realmente interesante que Jesús optara por contar historias en lugar de disertar sobre el Antiguo Testamento para el pueblo. ¿Por qué Jesús escogió este método? Posiblemente, porque el pueblo ya conocía el Antiguo Testamento y creía que lo comprendía. Su problema, como el nuestro, es que ellos conocían la Escritura, pero no la practicaban. Jesús puso a Dios y el plan del amor de Dios tan claro como el día. Como Jesús, tú y yo tenemos un rol de poner a Dios en claro delante de los que nos rodean.

Finalmente: Una fe auténtica es una fe práctica. Toma en serio permitir que tu fe permee o se infiltre en cada aspecto de tu vida. La fe puede ser lo mismo práctica como divertida, así que mientras yo te animo a tomar tu fe en serio, no te tomes tan en serio tú mismo. Aprende a disfrutar tu vida, ríete de ti mismo, diviértete y sácale la vuelta a los golpes.

Esencialmente, la fe auténtica es la aplicación imperfecta de los dogmas simples de la fe. Protege la unidad de la iglesia rehusándote al chismorreo. Una fe seria dice: “No voy a tener nada que ver con especulaciones tontas e ignorantes, disputas inútiles sobre lo que no edifica, controversias sin sentido porque yo sé que estas conversaciones producen luchas y dan a luz disputas” (véase Tito 2:7-8 y 2 Timoteo 2:23). Estas son buenas palabras para nosotros al involucrarnos en polarizar conversaciones acerca de la iglesia, protocolos de COVID-19, y una temporada política sobrecargada.

Si descartas cualquier cosa de tu conversación, espero que te aferres a la oportunidad que has recibido de Dios para ser una expresión fresca de Su amor por los amigos, vecinos y colegas. Amigos: Yo pido por ustedes, para que Dios les dé oportunidades divinas para proclamar claramente con sus vidas el ministerio del amor de Cristo al mundo. Yo espero que hagas a un lado todas las experiencias no esenciales que tienes por el pueblo. Las enseñanzas de Jesús son duras de por sí sin acumular requisitos extras como aprender un nuevo idioma—a lo mejor “cristianol” — en el conjunto. Se Sabio. Sé lleno de gracia. Esté dispuesto a salir de COVID-19 arriesgando las relaciones con personas que no se parecen en nada a usted.

Jon Swanson, D.W.S., es superintendente asistente de la Conferencia Reach y pastor de comunicaciones de la Iglesia Timberlake, en la región de Seattle. Anteriormente sirvió en iglesias de Washington y Colorado en una variedad de roles que han incluido ser pastor principal y ministro de alabanza. Posee un doctorado y una maestría del Instituto Robert E. Webber para Estudios de Adoración en Jacksonville, Florida.

Written By
More from Jon Swanson

La Influencia Divina de Dios

Nuestra visión es “llevar integridad al mundo a través de comunidades bíblicas...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *