¿Es Necesaria la Educación Cristiana Superior?

Es posible que tú te hayas hecho la misma pregunta de arriba, o alguna de las siguientes:

“En la actual economía y con los altos costos de las colegiaturas, ¿tiene aún sentido la educación superior privada”?

“¿Es la educación Cristiana verdaderamente Cristiana”?

“¿No hay oportunidades de trabajo abiertas para los que buscan avanzar sin tomar en cuenta su formación académica”?

¿“Por qué no aprovecho la educación gratuita por la internet, o la educación de bajo costo en muchos campos sin la necesidad de suspender mi carrera, pedir préstamos o cambiar de ciudad”?

Los líderes de las instituciones educativas Metodistas Libres conocen muy bien estas preguntas. Ellos tratan de asegurarse de que el valor de educación superior cristiana se mantenga alto. Los campos que requieren experiencia técnica están a la alza y se reflejan en números cada vez más grandes de programas en nuestros colegios y universidades.

La experiencia en colegios es más que conferencias, libros y exámenes. Incluye la formación de disciplinas holísticas de la vida, el desarrollo del carácter, expertos en habilidades y entrenamiento en el liderazgo. La ocupación en empleos es más alta entre para graduados del colegio que para personas que terminan su educación en la escuela preparatoria, y pocos graduados del colegio se arrepienten de su decisión de haber procurado su educación.

Los presidentes de nuestros colegios y universidades toman estas preguntas muy en serio y buscan soluciones en forma sistemática. Trabajan en mayores números de becas (en número y cantidad) y educación creativa (la innovación en las aulas, el uso de la tecnología de vanguardia y la educación a distancia). Hacen que la educación sea más accesible para personas que tradicionalmente tenían poca esperanza de conseguir un diploma.

Esto puede sonar como un anuncio comercial. No lo es. Yo me siento en un cuarto durante tres días todos los años con presidente de colegios y universidades Metodista Libres y presidentes de  juntas escolares. Me siento muy animado por el efecto positivo que estas instituciones tienen en sus comunidades y alrededor del mundo. También me siento impresionado por la marcada inclinación hacia la información y cómo estas escuelas la dirigen.

Gran parte de nuestra cultura ha dejado de lado su herencia Cristiana. Nuestras instituciones de educación superior trabajan con diligencia para hacer que el testimonio del cristiano sea un testimonio fresco y viable en un mundo donde la línea divisoria entre el Cristianismo y la educación es más grande que nunca antes.

Los esfuerzos de nuestros colegios y universidades me hacen desear volver de nuevo a la escuela. Ore por estas instituciones, y sepa que sus engranes son para honrar a Dios y hacer una diferencia. Sin ellos, corremos el riesgo de la pobreza espiritual e intelectual.

Written By
More from Matt Thomas

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *