Enviados desde este Lugar

En 2013, 1,208 estudiantes graduados participaron en los ejercicios de graduación en la Key Arena, de Seattle. Algunos llegarán a ser educadores. Otros serán clérigos. Pero otros se convertirán en personas de negocios, enfermeras/enfermeros, ingenieros, diseñadores gráficos, psicólogos, novelistas, superintendentes escolares, directores de zoológicos, investigadores de cáncer, empresarios y profesionales de todos los campos.

La historia de SPU (por sus siglas en inglés) revela una constante claridad de visión por su envío de graduados al mundo para hacer el bien. Es una visión que ha permanecido admirablemente constante a través del avasallador avance de los cambios en cultura, economía, ciencia y tecnología a lo largo de 122 años

El pequeño grupo de Metodistas Libres que fundaron Seattle Pacific tenían muy poca educación formal, sin embargo fueron insistentes en la conformación de la escuela. Al actuar de esa manera, formaron parte de un movimiento Wesleyano mayor que se extendió por los Estados Unidos a fines del Siglo 19.

Seattle-Pacific-Ad-1Para el tiempo cuando cuando el antiguo Colegio Pacífico de Seattle se convirtió en la Universidad Pacífico de Seattle en 1977, el cambio de nombre en aquello en lo que ya se había convertido: una institución que preparaba estudiantes de colegio y de universidad para el servicio cristiano en carreras tanto en el terreno religioso como secular.

La frase: “involucrados en la cultura y cambiando el mundo”, introducida en 2002, no solo fue una visión para el futuro de la universidad, fue también una reflexión de lo que ya había pasado, de lo que estaba pasando , y lo que sigue sucediendo hasta hoy — por medio de los graduados que han sido enviados al mundo.

David Haslam ’09, M. Div. ’12, entrenado para el ministerio en el Seminario Pacífico de Seattle, en la Escuela de Teología de SPU, es un joven pastor en la Iglesia Metodista Libre Lakeview, de Seattle. David dice que él estaba preparado para poner su educación en el seminario en uso para beneficio de otros. Y, como un exalumno de 4ª generación, él se imagina que los fundadores estarían orgullosos de la actual generación de graduados de Seattle Pacific.

“Si ellos vieran lo que los exalumnos que han salido y han hecho en el mundo, pienso que se sentirían muy felices”, dice, “ellos están ïnvolucrados en la cultura y cambiando al mundo — y lo hacen en el nombre de Dios”.

Written By
More from

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *