En Busca de una Educación Centrada en Cristo

Desde muy temprana edad en la vida del niño, la narrativa de educación empieza y es entretejida desde los años primarios hasta que llega a ser un adulto joven. Hay muchas experiencias que la familia, comunidad o sociedad provee, pero la educación tiende a ser un foco centralizado. Mientras los de 17 – 18 años disciernen sobre lo que van a hacer después de su graduación de Preparatoria, muchas opciones se les vienen a la mente. Algunas de esas opciones incluyen cuál universidad, comercio, trabajo o pasión perseguirán.

La búsqueda de una o más de estas opciones podría ser impactada por factores económicos (ejemplo, qué tamaño de deuda están dispuestos a tomar, cuantas becas se pueden conseguir, o aun si tomar más estudios es una buena opción), responsabilidades familiares, o la incertidumbre de lo que el próximo capítulo de vida traerá. De cualquier manera, un factor adicional a considerar es: ¿Cómo está Cristo integrado en cualquiera y en todas estas decisiones específicamente cuando se está discerniendo el entorno universitario?

Por años la sociedad ha dicho a los jóvenes que sigan ciertos grados o disciplinas de educación que los prepararán para el éxito con un diploma y una guía de posibles oportunidades de empleo. Los estudiantes tienden a seguir universidades que son comercializadas con el número de graduados con trabajos post graduación, y en donde los estudiantes saldrán con la más mínima deuda posible. Estos resultados deseados, un empleo y la mínima deuda posible, son resultados importantes por muchas razones y se pueden procurar mientras se está en busca de una educación enfocada en Cristo en el entorno universitario. Puede ser que te preguntes: ¨¿En dónde empiezo?¨ Todo lo que tengo para ofrecer es mi propia experiencia en una universidad cristiana y porque escogí la clase de universidad que escogí.

Regresemos el reloj a la primavera del 2009. Yo estaba en el último grado de preparatoria y más listo que nunca para salirme de mi pequeño pueblo — el pueblo donde conocías a todos y todo. Un buen número de mis amigos escogieron ir a grandes escuelas públicas, en donde te conviertes en un número en medio de una multitud, y terminas desfilando en el escenario con muy pocas conexiones con la persona que te da la mano, y te dice: “¡Felicidades! Hiciste un buen trabajo´´. Yo sabía que no solo quería ser un número más, sino que al lugar que fuera a asistir terminara siendo como mi casa y mi comunidad por lo menos durante los siguientes cuatro años.

Mis tres primeras opciones eran estar en un lugar en donde pudiera explorar la base de mi fe y crecer, estar en una ciudad con gente de todas las esferas de la vida, y poder abrazar la belleza de Dios por medio de la humanidad, y aprender en un ambiente académico riguroso que me respalde en mi camino para poder crear un impacto positivo en este mundo.

Muchas de las instituciones tienen raíces Cristianas, pero encontrar una institución centrada en Cristo y tomar acción como comunidad era el siguiente paso. Después de buscar y explorar la coalición de universidades cristianas en la Costa Oeste, terminé haciendo un viaje a Seattle y me encontré con una pequeña universidad Cristiana de nombre Seattle Pacífic. Si nunca has estado ahí, esta pequeña universidad escondida en un hermoso vecindario con muchos árboles, acceso fácil al transporte público, a poca distancia de diferentes vecindarios ¡y de hecho está en la ciudad! El niño pueblerino dentro de mi creyó haber encontrado una mina de oro. Seattle Pacific tiene tres pilares claves – fe, academia, y Seattle – cada uno cubre mis principales consideraciones y terminaría siendo mi casa para dos grados de bachillerato, una maestría y un doctorado.

Para mi gusto, encontré y seguí carreras que expandieron mi conocimiento y entendimiento de este mundo. Pude aprender en un entorno diverso mientras organizamos (estudiantes y personal de Seattle Pacific) tiendas de campaña, me ofrecí de voluntario en toda nuestra comunidad de Seattle, y adoramos en muchas iglesias cristianas (Romanos 12:16). Nos comprometimos en oportunidades de voluntarios en el extranjero que permitieron alcance y aprendizaje global (Hechos 1:8). En la casa, abrimos nuestros salones de lecturas para la diversidad de pensamientos mientras buscábamos de Cristo en conversaciones, diálogos y relaciones. Aprendimos, practicamos y predicamos la reconciliación entre todos los aspectos de vida (2 Corintios 5:11–21). Aprendí a participar en la cultura alrededor, y podré seguir cambiando el mundo viviendo mi fe y amando a la gente. Los profesores, personal y administración fomentaron un ambiente en donde aprender en todas las facetas de la vida era bueno. ¿Éramos perfectos? No, pero cada día y año crecemos en gracia y mejoramos como comunidad (Hebreos 4:16, 1 Pedro 4:10).

Hay muchas clases de universidades en donde puedes escoger. ¿Soy portavoz de Seattle Pacific? No. ¿Pero amo esta universidad? Si, y las muchas universidades centradas en Cristo como esta. Como un aprendiz de vida y alumno antiguo de una universidad Cristiana centrada en Cristo, puedo decir sin lugar a dudas que el ambiente del que escojas ser parte formará quien eres durante ese tiempo y quien seas cuando te retires de este entorno académico. La universidad que yo escogí era perfecta para mí. No importa cual universidad escojas, te reto a que sigas dos de mis tres consideraciones principales: la academia y la fe. La manera en que disciernas el ambiente en donde tú practicarás lo académico y la fe, ya sea una ciudad grande o un pueblo chico, depende de ti. Como persona en una comunidad cristiana grande, espero ver cómo continuas buscando la guía de Dios al aprender, crecer, comprometerte con otros y moldear el mundo a tu alrededor.

Jake Redding tiene un doctorado en psicología industrial organizacional de la Universidad Seattle Pacific. Trabaja en desarrollo de liderazgo y se enfoca en ayudar a organizaciones a crear diversas e inclusivas fuerzas de trabajo.

Written By
More from Jake Redding

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *