En Busca de la Dignidad y Valorando a Todos

¿Cuál es el valor de la vida humana? ¿Valoramos las vidas de otras personas? En un nivel más personal, ¿reconocemos nuestra propia valía?

En un reporte del 1 de octubre, Bilboard afirmó que la canción de Daigle, “Tú Dices” había rompido el record de más semanas como la No. 1 en la tabla de las más populares canciones cristianas de la revista (fmchr.ch/ldbillboard). No solamente fue la canción que se mantuvo 62 semanas como el primer lugar en la industria de la música cristiana, “Tú dices” es también un éxito en la radio, y se ha ejecutado en múltiples ocasiones en televisión, por Daigle o concursantes en competiciones de canto.

La pegajosa melodía puede no ser la única razón de la popularidad de la canción. La letra dice: “Mantengo voces en mi mente que me dicen que no soy suficiente. Cada mentira que me dice que nunca daré la medida. ¿No soy más que la suma de cada alta y cada baja? Recuérdame una vez más quién soy, porque yo necesito saberlo”. Dice Daigler en su canción: “Encuentro mi valor en ti, en ti encuentro mi identidad. … Tomando todo lo que tengo y ahora lo pongo a tus pies. Te entrego cada fracaso, Dios, y tuya será cada victoria” (fmchr.ch/yousay).

¿Podemos ver nuestro valor en Dios? y si es así, ¿podemos ver también el valor de otras personas? Esta edición de LUZ Y VIDA se enfoca en “el valor de todos los humanos”, mientras que en forma simultánea continuamos con nuestro tema anual de la serie: #MiCaminoBíblico, que en este mes enfatiza el libro de Gálatas. El tema del mes se inspira en una frase de la sección del Libro de Disciplina, ampliada recientemente, que dice que Los Metodistas Libres “estamos comprometidos a la dignidad y el valor de cada ser humano, incluyendo a los no nacidos, independientemente de su raza, color, condición socioeconómica, discapacidad, o cualesquier otras características (Hechos 10:34-35) y los respetaremos como personas hechas a la imagen de Dios (Génesis 1:26-27) y redimidas por la muerte y resurrección de Cristo”.

La sociedad moderna tiene profundas divisiones que pueden llegar a nuestros lugares de trabajo, nuestras familias e incluso nuestras Iglesias. Podemos echar la culpa a las redes sociales, la radio hablada o las noticias de la TV por cable, pero la división ya era común hace 2,000 años en la iglesia de Galacia, donde los cristianos de herencia judía y gentil no pudieron ponerse de acuerdo, si obedecer o no a la ley mosaica. Pablo les dice a estas personas divididas: “Todos ustedes son hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús, porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de Cristo. Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús” (Gálatas 3:26-28).

Nos hemos revestido de Cristo, ¿pero nos estamos fraccionando de tal manera que ponemos un más grande énfasis en nuestro artista o político favorito que en el Rey de Reyes?

Pablo añade: “Ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar renda suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor. En efecto, toda la ley se resume en un solo mandamiento: ´Ama a tu prójimo como a ti mismo´. Pero si siguen mordiéndose y devorándose, tengan cuidado, no sea que acaben por destruirse unos a otros” (Gálatas 5:13-15).

|   Puede ser muy difícil para algunos negarse a la carne y refrenarse virtualmente de morderse y devorarse unos a otros en grupos de Facebook o vía mensajes de texto. B. T. Roberts, uno de los primeros editores de esta publicación, escribió sobre un tema en 1860 en su otra revista, El Cristiano Ferviente: “En ninguna parte de las Escrituras encontramos el mandamiento: ´Amarás a tu prójimo como a ti mismo´ limitando su aplicación a aquellos de complexión comparable a la nuestra. Cualquier persona que la Providencia coloca al alcance de tu oficina es nuestro prójimo, no importan las opiniones que esa persona pueda tener, o cuál sea el lugar de su nacimiento”.

Roberts no era solo un editor. Él fue también el principal fundador de la Iglesia Metodista Libre, y pienso que él apreciaría el énfasis de su denominación en la dignidad y valor de todos, desde inmigrantes hasta criaturas no nacidas, incluso cuando nuestras posturas no estén de acuerdo con los temas de los que habla la gente en diferentes lados de la línea cultural. Sigue leyendo el texto íntegro de nuestra declaración sobre la “Dignidad y Valor de las Personas”, junto con un artículo y trabajos artísticos resaltando mujeres de la Biblia. También leerás sobre la manera en que los Metodistas Libres valoramos la vida humana con nuestra lucha contra el tráfico humano, apoyando a los padres substitutos, estimulando la donación de órganos y preocupándonos por las necesidades educacionales y físicas de los niños de los Estados Unidos y del resto del mundo.

 

Jeff Finley sirve como editor ejecutivo de esta revista, y anteriormente trabajó como reportero y editor para Sun-Times Media.

Written By
More from Jeff Finley

La Influencia Divina de Dios

Nuestra visión es “llevar integridad al mundo a través de comunidades bíblicas...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *