El Poder para Cambiar

Estoy condenado sin esperanza a repetir el modelo pecaminoso que está profundamente arraigado en mí. Igual que tú. Así es, desde luego, a no ser que el estado pecaminoso en el cual fuimos nacidos haya sido cambiado de algún modo.

¿Cómo puedo estar tan seguro de esta drástica afirmación? Por experiencia. He tratado con toda mi fuerza de escaparme de las acciones y las actitudes que me atan, y me he quedado corto. Quizá tú conoces el cuento demasiado bien. Estoy dolorosamente consciente de mi necesidad de un cambio profundo, substancial. Son incontables los que han repetido mi deseo de transformación.

Hay algunas buenas noticias y las compartiré contigo. Mucho antes de que nuestro Salvador fuera enviado, nuestro Padre hizo esta promesa:

“Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes.” (Ezequiel 36:26-27).

¡Esta promesa ha sido cumplida! Por medio de la fe en Cristo y la subsecuente infusión del Espíritu Santo, podemos experimentar nueva vida. Esto no debe ser confundido con una mera mejora. Es una transformación radical saltando desde el nuevo nacimiento del creyente. Lo que estaba muerto es resucitado. El corazón de piedra, frío y con callos, es removido. El nuevo corazón está instalado. ¡Esto es facilitado por el mismo Espíritu de Dios que está viviendo en nosotros!

¿El resultado? Dios dice que Él “les llevará a seguir mis decretos”. Eso es correcto. Cuando somos hechos nuevos, Dios Mismo se mueve en nosotros. Ya no estaremos sujetos a lo que usualmente nos movía. Ahora somos libres para seguirle, para obedecer a Quien nos creó, nos redimió y nos llenó con Su Espíriu Santo.

Joe Wickman es pastor de ministerios familiares en Ministerios Nueva Vida, una congregación Metodista Libre en Endicott, N.Y más escritos suyos se encuentran disponibles en joewickman.com..

DISCUSIÓN EN GRUPO:

[1] ¿Alguna vez te has sentido incapaz  de cambiar por ti mismo?

[2] ¿Hay alguna área de tu vida en la cual te has conformado con un cambio superficial, en vez de experimentar una transformación profunda?

[3] Si el Espíritu de Dios vive dentro del creyente, ¿qué tipo de transformación profunda es posible para ti?

Written By
More from Joe Wickman

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *