El Plan de Ahorro de José

Con ayuda de la habilidad de interpretar sueños dada por Dios a José. El faraón supo que su país estaba a punto de pasar tiempos difíciles. Armado con esta información el faraón puso a José a trabajar (Génesis 41:1-46).

Egipto necesitaba un plan para los siete años de hambruna que se le venía en el futuro. Durante los siete años de prosperidad de Egipto, José recolectó y almacenó grano. Ellos guardaron tanto grano que estaba más allá de cualquier medida, tanto como la arena del mar (Génesis 41:47-49).

José tenía un plan y se convirtió en un ahorrador bastante disciplinado.

Aunque pocas personas son ahorradores tan serios como José, muchos no dan prioridad al ahorro a largo plazo y no planean para el futuro. Si somos capaces de ser buenos administradores de los recursos confiados a nuestro cuidado, debemos tomar seriamente la responsabilidad de planear para el futuro de nuestra familia y para el futuro de los ministerios que amamos.

Hay, sin embargo, un balance que tenemos que alcanzar cuando ahorramos. Es bíblico seguir un plan financiero de ahorro metódico para usarlo en las necesidades futuras de tu familia (1 Timoteo 5:8). Eso además nos proporciona paz mental. Existe una enorme disparidad entre una persona que se enrola en este tipo de ahorro cuidadosamente planificado y uno que no tiene ningún plan pero que se obsesiona en acumular riquezas llenando almacenes (Mateo 6:19; Lucas 12:13-21). Esta última persona confía insanamente más en sus posesiones que en la provisión del Señor.

No tenemos a alguien como José para decirnos qué nos traerá el futuro, pero sabemos que a causa del pecado la vida no siempre será fácil. Por medio de la combinación de una adecuada planeación y el contentamiento que trae el saber que Jesús promete cuidar de todas nuestras necesidades (Mateo 6:25-34; Lucas 12:22-34; Filipenses 4:19), tenemos la receta para un descanso nocturno reparador y sueños llenos de paz.

Chris DeBacker de Spring Arbor, Mich., es uno de los vicepresidentes regional de la Fundación Metodista Libre.

DISCUSION EN GRUPO:

[1] ¿Qué debes decir a las personas que no han apartado dinero para “proveer para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa” (1 Timoteo 5:8)?

[2] ¿Cómo haces un balance entre ahorrar para el futuro y dar generosamente?

[3] ¿Cuál es la diferencia entre ahorrar y acaparar?

Written By
More from Chris Debacker

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *