Dos parábolas sobre compañerismo

Sucedió que una vez, hubo un tiempo en que los seres humanos conspiraron para asaltar el cielo. Parecía que Dios o los dioses ya no los visitaban y ya no estaban ahí para ellos, si es que alguna vez estuvieron.

“Además”, pensaron, “¿quién puso a los dioses a cargo? Somos imaginativos, creativos e ingeniosos, especialmente si trabajamos en equipo. No hay necesidad de esperar a los dioses, de hecho, no hay problema si no nos visitan. Nosotros vamos a soñar, diseñar y después construir. Vamos a alcanzarlo a Él o Ella o… lo que sea. Haremos una torre que nos permita llegar al jardín que alguna vez existió. A partir de ahí, las delicias del jardín fluirán hacia la tierra”.

Tristemente, ellos aprendieron que ninguna torre de esa magnitud podría jamás alcanzar el cielo.

El Jardín Restaurado

Erase otra vez, como nunca antes o después, que un Dios bueno dejó a un lado el poder, sus privilegios y prestigio para visitar el jardín que había quedado estéril por una imprudente decisión. Dios descendió y entró en el ambiente desagradable para estar ahí, una vez y para siempre, con toda la gente de la tierra.

Así que empezó a soplar el polvo, humedecer, suavizar y vivificar con agua viva para moldear y darle forma a una estructura hecha a mano, sin embargo, aún en construcción.

Estas personas de la tierra, ahora de barro, procedentes de todos los rincones del pantano se juntan y crecen hasta que de alguna manera tienden un puente sobre áridos desiertos y montañas fértiles.

Se crean los puentes hasta que, finalmente, la gente de barro, ve renacer el jardín. Esto sucede hasta que toda la tierra es cubierta con el brillo del esplendor del Santo como las aguas cubren el mar.

Después de eso, la unión de las personas de la tierra, irradia el esplendor del Santo, y nadie se acuerda de nada más, sólo del jardín.

More from OBISPO DAVID KENDALL

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *