Como Puedo Honrar a mi Padre y a mi Madre?

La década de los 50 fue un período único en nuestra nación. Los Estados Unidos acababan de derrotar a dos poderosas fuerzas militares: los alemanes y los japoneses.

Mis padres se separaron poco después de que yo naciera. Luego mi madre se volvió a casar. Mi padrastro había sido un marino en la Segunda Guerra, de modo que mi hermano, mi hermana y yo aprendimos disciplina y obediencia de parte de un hombre excepcionalmente amoroso.

Luego, en 1958, la madre de mi padrastro vino a vivir con nosotros. Yo tenía 10 años y pronto me hice amigo  de “Bambi” (un sobrenombre que le habían dado sus nietos mayores inspirados en la película de Disney, filmada en 1942), Bambi tenía 70 años cuando vino a vivir con nosotros. Vivió con mis padres por los siguientes 23 años, moviéndose con ellos de Nueva York a Paris, Oslo, Boston, Los Ángeles, Alameda, Saipán, y finalmente, Fresno.

Extraño a Bambi todos los días de mi vida. Yo siempre hablaba con ella, ella me escuchaba y me daba los consejos que me hacían falta. Cuando contrajo Alzheimer a la edad de 90 años, mi corazón se rompió. Luego, cuando mi padrastro necesitó un marcapasos, requiriendo la total atención de mi madre, mi esposa y yo no lo pensamos mucho para llevar a Bambi a vivir con nosotros y nuestras hijas de 3 años una, y 3 meses la otra.

Al paso de los años, ya había aprendido observando a mi madre y padrastro que tienes que cuidar a tu familia. Aunque no éramos personas que asistieran a la iglesia en aquellos días, este principio familiar quedó bien engranado, yo estoy muy agradecido por aquel principio.

Ahora mi esposa y yo estamos mezclados en el centro del sándwich de la generación sándwich. Mi madre se vino a vivir con nosotros cuando tenía 85 años. Después de ocho años, se dio cuenta que aun podía valerse por sí misma y quiso vivir otra vez sola. Un albergue local para jubilados le había enviado invitaciones periódicamente para que fuera a vivir en sus instalaciones. Ella aceptó y sigue tan vigorosa ¡A los 97 años!

Mi suegra, que cumplirá 80 años el próximo mes de marzo, ha estado luchando con una cadena de enfermedades. Aun sigue viviendo en su casa a unos 110 km. de distancia, pero puede ser que necesite venirse a vivir con  nosotros. Mi ‘caverna’ acaba de ser transformada en el cuarto de mi suegra en caso de que venga a visitarnos o decida instalarse con nosotros.

Mi esposa, la hermana mayor de seis, de Portugal, siente la carga de cuidar a su madre y mi madre a la vez. Se preocupa mucho en ir de compras para mi madre que ya no puede moverse mucho más allá de los confines de su apartamento. Maneja hasta la casa de su madre para llevarla al doctor o solo para pasar la noche.

Entendiendo el Honor

Creemos que esta es la manera como el Señor ha hecho que honremos a nuestros padres. Ya que ambos tenemos padres de edad avanzada que amamos y respetamos, esto hace que el cuidado por ellos sea mucho más manejable. Sin embargo, es muy común que los cristianos se confundan cuando tratan de comprender el honor y el papel que juega en sus vidas cuando cuidan a los ancianos. Un vistazo más de cerca al significado de la palabra “honrar” nos servirá para aclarar los malos entendidos y, por tanto, la perpetuación de las relaciones ilógicas y abusivas entre los hijos adultos y sus padres.

En su libro “Los Lazos Familiares que no nos Tienen qué Atar”, James Osterhaus presenta valiosos puntos de vista en las relaciones a menudo tormentosas entre generaciones debido a una tradición de enseñanza que ha puesto en peligro históricamente la cohesividad de la familia en lugar de fortalecerla. El hace la pregunta:  “Como vas a honrar a tus padres si consistentemente ellos te han deshonrado a ti?” El sugiere cuatro supuestos para desarrollar un cuadro que equilibre la honra a los padres y mantenga  tu propia dignidad y auto-estima.

1. Puedes haber vivido una infancia dolorosa, pero eso no fue tu responsabilidad. Tu eres responsable de construir una vida saludable desde este momento. Hay conexiones entre tu infancia y tu vida adulta, pero estas conexiones no tienen que manejar-o arruinar-tu vida en el presente.

2. Tú eres una persona separada de tus padres. Tienes el derecho de pensar por ti mismo y tener tus propios sentimientos. Tú eres un adulto y eres responsable  de llevar a ser tu propia persona. Aceptar esa responsabilidad puede ser muy incomodo, pero es la clave para vencer esas emociones dolorosas, recuerdos y hábitos del pasado.

3. Debes considerar honestamente tu relación con tus padres. Necesitas develar y difuminar los explosivos secretos del pasado. Debes rehusar dejar que esos secretos te dañen o te controlen un solo momento más. Debes abrir las líneas de comunicación y re-examinar las reglas no escritas (tales como: “Nunca hablamos de eso” o “no hacemos caso de sentimientos”). Debes cambiar esas reglas y remplazar la negación  con la verdad. Como dijo Cristo: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32)

4. Debes confrontar y desmantelar cualquier poder y control enfermizo que tus padres puedan tener sobre tu conducta o sentimientos, sea que ellos estén vivos o hayan muerto. Tu puedes honrar a tus padres aunque tengas que sacudirte su dominio de sobre ti. Tu puedes honrar a tus padres aunque confidencial y totalmente asumas el papel de un adulto que confía en sí mismo.

Cuando honres a tus padres, honras a Dios

Chuck Roots es el pastor titular de la IML de Ripon (California), es un capellan jubilado y autor de “La Generacion Sandwich: Hijos Adultos Cuidando a Padres Ancianos”. Mas  información de sus escritos visitando chuckroots.com.

DISCUSION:

[1]  Cuales son los recursos disponibles en el cuidado de padres ancianos?

[2] Como se puede animar a otros familiiares a involucrarse en el cuidado de los padres?

[3] Hay algunos temas sin resolver que Dios quiere que tu atiendas con tus padres?

 

Written By
More from Chuck Roots

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *