Desaliento

¿Eres hijo de Dios? Entonces ¿qué derecho tienes de rendirte al desaliento?

Un corazón desalentado es casi seguramente presagio de vencimiento. Nunca se ha conocido como victorioso a un ejército que va a la batalla con la expectativa de ser conquistado. Si tienes dudas sobre la aceptación de Dios hacia ti, arréglalas. ¡De rodillas, arrepiéntete, conságrate, cree!

No descanses hasta estar satisfecho de que eres sincero y completamente, y para siempre apartado para hacer y sufrir la voluntad de Dios en todas las cosas. Busca evidencia de tu aceptación. Tómala. Es para ti. Ten la seguridad de que gozas del favor divino.

Ponte inmediatamente toda la armadura de Dios. Inquiere no solamente en apariencia, pero con un deseo sincero de obtener una respuesta. ¿Señor, qué deseas que haga? Recibe una respuesta. Luego ponte a trabajar.

Nunca te permitas sufrir por desaliento. El desaliento, para quien está haciendo la obra del Señor, es del diablo. Debe ser resistido como cualquier otra tentación. Él tratará de desalentarte.

1. En venganza hacia tu propia experiencia religiosa.

2. En tu negocio.

3. En el trabajo para la salvación de las almas.

¿Eres un Ministro? ¿Te ha llamado Dios a predicar?¿Y Estás desalentado?¡Deberías estar reuniendo los ejércitos de Dios para la batalla e infundiendo un espíritu de valor a los más tímidos!

No te desalientes. Si te encuentras con dificultad, oposición o persecución, enfréntalo. Mira hacia arriba. El desaliento es del diablo. No tengas nada que ver con él.

Esta es una versión condensada de un artículo que Roberts, uno de l os principales fundadores de la Iglesia Metodista Libre, escribió para la revista El Cristiano Ferviente de octubre de 1860 la cual él editaba. Para bajar el artículo completo visita fmchr.ch/btdiscouraged.

Written By
More from B.T. ROBERTS

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *