Dando y Trabajando Juntos como Familia Global

Como directora de los Ministerios Internacionales de Cuidado de Niños, tengo un asiento de primera fila para ver a Dios obrar por medio de Su pueblo. Sucederá este mes. Algunas personas se darán cuenta por estas páginas de una necesidad, y se conmoverán para hacer su donación muy específicamente. Quizás una foto les moverá el corazón y responderán a la necesidad.
Amo la pasión de la gente cuando da de esta manera. Regalos para proyectos especiales o para “donde sea más necesario”, frecuentemente aparecen justo a tiempo, exactamente en la cantidad correcta.
Algunos de los más increíbles de estos regalos vienen de testamentos y fideicomisos establecidos hace mucho. Los donantes nunca vieron la precisa situación donde se mostraría la necesidad, pero dieron en fe y su regalo fue en el tiempo perfecto, muchos años después. Esto acaba de suceder otra vez, y estoy de nuevo maravillada.
El 6 de diciembre de 2014 una casa de personal de ICCM en las Filipinas fue consumida por un incendio. Una dinámica joven mujer, Nova Nuez de 25 años, pereció en las llamas. Nova había sido una niña patrocinada por ICCM y era recipiente de nuestro programa de becas. Estaba trabajando en nuestra oficina nacional como líder del programa Puerta de Esperanza de ICCM en Davao City. Todos amaban a Nova.
La trágica pérdida ha sido sentida ya por dos años por los niños y el personal del programa. Este año, el pastor de Puerta de Esperanza Johnny Campos propuso un centro de actividades de dos pisos para los niños para reemplazar los escombros carbonizados de la casa del personal al lado del edificio de la iglesia. Su propuesta pasó por todos los canales apropiados y carecía solamente de los fondos — $40,000. Él y los niños estaban orando para que surgiera de las cenizas un nuevo y flamante espacio para los niños.
Cuando supe sobre esta oportunidad, le pregunté al Rev. Gerry Coates, director global de apoyo de iglesias para las Misiones Mundiales Metodistas Libres. “¿Tienes $40,000 para ICCM?” Probablemente estaba perplejo, porque yo nunca había hecho eso antes.
“No,” respondió “No que yo sepa.”
Cuatro días después, Gerry entró a mi oficina con una gran sonrisa y me dio un cheque. “Pienso que esto te pertenece”, dijo.
Vi la cantidad: $42,854.46. Después de descontar nuestros costos administrativos, todavía quedarían más de $40,000 para las Filipinas.
¿De dónde vino ese misterioso cheque y por qué me lo dio Gerry a mí?
En 1992 (hace 25 años), John y Ruby Schlosser – misioneros en las filipinas – establecieron un Fideicomiso Caritativo con Derecho a ser heredado con la Fundación Metodista Libre. Los términos del fideicomiso estipulaban que después de su muerte, los fondos deberían ser usados para “una propiedad urbana esencial en una ciudad de las Filipinas”. El regalo había crecido a través de los años para alcanzar la cantidad exacta necesaria en 2017 para esta propiedad urbana esencial en Davao City – y quedaba algo de sobra.
Me gusta cómo esta historia ilustra la unidad de nuestra familia global – Las Misiones Mundiales Metodistas Libres, ICCM, líderes nacionales, niños patrocinados y la Fundación Metodista Libre. Nosotros trabajamos con un propósito, hacia metas comunes. Ya sea por medio de una tarjeta de crédito en cinco minutos o por medio de un plan de herencia preparado 25 años atrás, los dadores se asocian con Dios para el bien del mundo.

Linda Adams es la directora de International Child Care Ministries – el programa de patrocinio de la Iglesia Metodista Libre global. Antes de ser directora de ICCM, ella sirvió como pastora Metodista Libre por 17 años.

Written By
More from Linda Adams

Música de Adoración en los Cines

Aún si el nombre Hillsong no te parece familiar, probablemente has pasado...
Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *